Archivo del Autor: Josep Riera de Santantoni

Los devoradores de pecados

La restaurada tumba de Richard Munslow (Foto sacada de la web)

El término Devoradores de pecados (Sin-eaters), a veces llamados “Come pecados”, hace referencia a un tipo particular de individuo quien mediante rituales adecuados propios, es capaz de asumir sobre sí los pecados de otra persona. Ritual que es sumamente privado y que, se cuenta, está volviendo a ejercerse en diversos países.

Los Devoradores de pecados comen místicamente las faltas de otros, que asumen como propias, liberando a sus clientes de los pecados cometidos durante sus vidas y absorbiéndolos para purificar almas que no necesariamente se arrepienten de sus errores.

Antropológicamente hablando, los Devoradores de pecados existen desde que existe el pecado. El acto de devorar las malas acciones de un tercero puede clasificarse dentro de los rituales antropopaicos.

Extrañamente, los Devoradores de pecados poseen más referencias dentro de la literatura que en la historia propiamente dicha, por poseer un trato muy secreto ante sus clientes. Sus apariciones, escasas y furtivas, están rodeadas por un halo de misterio y total discreción. Incluso hoy se desconoce cuál es la relación existente entre los Devoradores de pecados y las autoridades religiosas de diversas denominaciones.

Los Devoradores de pecados también participan activamente de la teología, por ejemplo en México, a través de la diosa Tlazolteotl, que se conoce dentro de la maternidad y la fertilidad, cuyo rol como redentora del individuo se extendió a través de distintas prácticas ya relegadas.

Una de las pocas prácticas que aún se conservan, sostiene que Tlazolteotl se presenta al final de la vida de sus devotos, y que si estos confiesan sus pecados abiertamente ella limpiará sus almas devorando la suciedad que roe las entrañas del alma, que de lo contrario jamás dejará descansar al pecador en su trascendencia a otra vida.

No hace falta incursionar en el territorio de la mitología para descubrir la presencia de los Devoradores de pecados. Sin ir más lejos, el propio Jesús interpreta el arquetipo universal del Devorador de pecados, al ofrecer su vida y su sangre para purificar los pecados de la humanidad.

Más cerca en el tiempo, durante el siglo XVIII, los rituales de los Devoradores de pecados eran bastante comunes entre las clases altas. El bibliógrafo y anticuario John Bagford (1650-1716) dio cuenta de un extraño rito por el cual un hombre devoró los pecados de un alto funcionario local a cambio de una fuerte suma de dinero.

El procedimiento era siempre el mismo. Durante la agonía, cuando la medicina ya nada tenía que hacer, y posterior a la extremaunción de los sacerdotes, los hombres y mujeres adinerados podían, si desconfiaban de la salvación de su alma, convocar a un Devorador de pecados.

Al comer pan y beber cerveza, y dando un breve discurso en su tumba, el Come pecados tomaba para sí los pecados del fallecido. El discurso que pronunciaba es el siguiente: “Te doy alivio y descanso ahora, querido hombre. No vengas por nuestros caminos o a nuestros prados. Y por tu paz empeño mi propia alma. Amén”.

El Devorador de pecados tenía una vida mayoritariamente itinerante, aunque en la actualidad -se conoce- reside en ciertos lugares por más tiempo. Se movía de una región a otra, siendo temido y respetado por todos. No se le permitía acceder a lugares públicos, aunque en general se lo dejaba pernoctar gratuitamente en graneros y chozas. Su dinero estaba manchado por el pecado de terceros, de modo que rara vez se los asaltaba.

Nadie hablaba o trataba con el Sin Eater, que podía vivir en el pueblo, pero en una casa apartada o deambular, durmiendo en graneros. Nadie lo tocaba, era tratado como un leproso y ocasionalmente era agredido o evitado, considerado como una persona maldita que llevaba todos los pecados de los difuntos encima.
Hubo familias enteras de Devoradores de Pecado. Un relato de 1825 lo describe como un leproso, una cosa inmunda, dada a los malos espíritus y a la brujería. Cuando el devorador de pecado terminaba su comida, tanto el plato como el vaso eran quemados.

Con el tiempo los “Devoradores de pecados” fueron ampliando su rango de acción. Por ejemplo, ya no se necesitó estar de pie frente al lecho del moribundo para devorar sus pecados. Una visita al cementerio, un discurso sentido sobre la tumba en privado, alcanza a suavizar la desesperación de los deudos.

Era algo desaprobado por la Iglesia, aunque lo habitual era que los eclesiásticos mirasen para otro lado. Esta costumbre fue especialmente popular en Inglaterra y Gales, donde se perdió a partir del siglo XIX.

Aunque los devoradores de pecados solían ser gente pobre, el último de ellos conocido en Inglaterra, Richard Munslow, era un próspero granjero de la zona de Shropshire. Los vecinos de su pueblo decidieron recientemente hacer una colecta para restaurar su tumba, la cual se encontraba en muy mal estado. Lograron 1000 libras con las que restauraron su lugar de descanso. Los lugareños quieren que se recuerde a Munslow como parte de la historia religiosa de su región.

Cuatro realidades sobre la falsa metafísica

1.- “No se permitirán discusiones ni negaciones públicas de las Verdades asentadas. El que no las acepte puede seguir asistiendo al grupo hasta que llegue el momento de comprender (si así lo desea), pero bajo ninguna condición tendrá derecho a rebatir, discutir o negar. Al grupo se asiste a estudiar, investigar y a aprender a vivir la Verdad, jamás a discutirla o negarla”.
El texto entrecomillado está sacado del Manual del dirigente, Metafísica, nº33.
Díganme si esto no es totalitarismo y una evidencia clara de que la secta Metafísica es cualquier cosa menos tolerante.

2.- Sus seguidores -de los que hemos atendido a muchos en nuestro consultorio-, al creerse por encima de los demás, en un “nivel de conciencia superior”, no discuten ni dialogan, simplemente interpretan todo cuestionamiento como una falta de “conciencia espiritual”. Todo cuestionamiento o intento de diálogo doctrinal es visto como una falta de espiritualidad o como un ataque directo contra ellos, y no hay lugar posible para la discusión. Si esto no es sectarismo…

3.- La práctica de la metafísica genera una falsa conciencia, que no reconoce los errores propios: “Cada vez que tu mente (conciencia terrena) te acuse de algún defecto, ¡Protesta!… di: Imposible. Yo no soy así: Yo soy perfecto… Al decir “Yo soy perfecto”, tu yo superior lo confirma, tu subconsciente lo acepta y tu conciencia carnal comienza a transformarse… No sabes aún lo agradable que es sentirse con toda la razón. Sentirse bueno, libre de acusaciones”.
La Metafísica Cristiana de Conny Méndez se ubica dentro de la Nueva Era. Es claramente un gnosticismo esotérico. Utilizan términos cristianos con otro sentido.

4.- Conny Méndez escribió sus textos metafísicos en un lenguaje sencillo para estimular a la gente con baja autoestima para que se valore más. Su doctrina metafísica la aprendió de Guy Ballard, teósofo norteamericano. De la teosofía de Blavatsky, tomó el culto al Conde Saint Germain, a la presencia Yo soy, la idea de la reencarnación y la idea de que todos somos dioses. Del mentalista Emment Fox, la doctrina sobre el pensamiento positivo. Sus seguidores se llaman Hermandad Saint-Germain.
Los investigadores han podido identificar a los maestros ascendidos de la teosofía. Y todos fueron personajes históricos del siglo XIX, cuya verdadera identidad fue escondida por Helena Blavatsky, fundadora de la teosofía, porque eran personas que se oponían a la colonización británica en la India.
Otra razón fue que, al darles nombres exóticos, le daba a la teosofía un sabor místico. Una vez que salen a la luz la identidad y historia de estos pretendidos maestros, un gran parte de las enseñanzas de Conny caen por tierra. De hecho ella queda un poco en ridículo:
El maestro “Chohan” en realidad fue Baba Khem Singh Bedi, un guru sikh por herencia y envuelto en conspiraciones anti-inglesas. “Hilarion” fue Otón Liatto, un mago chipriota. El maestro “Koot Hoomi” en realidad fue Sirdar Thakar Singh Sabha. “Morya” fue Ranbir Singh, maharaja, estudioso del hinduismo revolucionario y ocultista involucrado en la alquimia y ciencias ocultas de la India. El maestro “Djwal Kul” era en realidad Sirdar Dayal Singh Majithia, periodista y lider politico.

Jesús ya nos advirtió en Mateo 24,23-27 que habría muchos falsos mesías capaces de engañar aun a los elegidos por sus signos portentosos. El Maestro Saint Germain, invento de la imaginación de los adeptos de la Metafísica (o invento de un espíritu engañoso, ver 2 Corintios 11,14). no es el verdadero mesías.

Cada noche morimos un rato

El sueño forma parte del descanso. En gran medida es cierto. Científicamente sólo se conoce el estado del cuerpo pero no el del espíritu, que marcha a las regiones del astral a las que pertenece para reencontrarse con sus seres queridos, olvidando toda la experiencia una vez retorna al cuerpo. Nos ocurre un fenómeno parecido al de la reencarnación, pero diariamente. Por eso se puede decir que cada noche morimos un rato.

El lazo que nos une al cuerpo es conocido como cordón de plata y es de color dorado;  ahí se encuentra el fluido vital que une el cuerpo físico con el espíritu, cualquiera que haya realizado un viaje astral podrá dar fe de ello. Esta cadena se rompe cuando desencarnamos y, dependiendo de la moral del espíritu, tardará mayor o menor tiempo en romperse definitivamente.

La función reparadora que tiene dormir viene acompañada por un viaje al plano astral del cual pocos tienen conocimiento. Apenas recordamos lo que hemos vivido mientras dormimos, recuerdo que está acompañado con imágenes del día a día que van quedando registradas en nuestro subconsciente. Aprender a descubrir lo que significan los sueños es muy difícil, debido a la mezcla de imágenes entre la verdadera experiencia y lo vivido en el mundo onírico.

Tenemos  muchas tareas que realizar en el mundo astral, tan importantes incluso como las que realizamos en el plano físico.

En ese mundo o plano paralelo al nuestro, ayudamos con consejos (a través del pensamiento) a seres queridos que se encuentran encarnados como nosotros, escuchamos los consejos de los guías espirituales que nos acompañan, planificamos parte de las experiencias que vamos a vivir en nuestro mundo físico, nos relacionamos con seres queridos que ya desencarnaron… Incluso podemos encontrar la inspiración de un proyecto que tengamos y muchas cosas más.

Durante el sueño podemos recibir información sobre el futuro que difícilmente retendremos al despertar,  pero suceden casos en los que es tan intenso el recuerdo, que podemos estar seguros de que lo que soñamos ocurrirá. Éstos son  los conocidos como “sueños premonitorios”, clara muestra de que nuestras capacidades extrasensoriales están receptivas, como ocurre en el mundo espiritual.

Aquellas personas que tienen a menudo este tipo de sueños, señalan que existe una serie de características que diferencia éstos de los demás:

1) Los sueños son muy realistas. 2) Representan una vivencia muy fuerte. 3) Las personas sienten que lo soñado se realizará. 4) Se despiertan con ganas de contarlos.

El camino hacia la Luz y los bajos astrales

Cuando una persona fallece, su alma se desprende del cuerpo, pero no lo hace instantáneamente. Hay quienes, por su propio proceso espiritual, saben que están listos para desencarnar, así como también algunos pacientes enfermos terminales, que se van despidiendo de sus seres queridos, dejando todas sus cosas –terrenales y espirituales- en orden, e inclusive hay quienes refieren que han visto a seres queridos o ángeles que se presentan a buscarlos. En estos casos, sus almas pueden ir más rápido hacia la Luz Divina.

Cuando la muerte ocurre por sucesos violentos o inesperados (un accidente de tráfico o laboral, una muerte súbita por infarto, una balacera, etcétera), es posible que las almas estén un poco desorientadas en el primer momento. Entonces se quedan cerca de su envoltorio físico, aunque éste ya no les sirve. Por eso en muchos países, como en Chile, es muy conocida la tradición de las ‘animitas’, pequeñas capillas-recordatorio en el lugar donde una o más personas han fallecido en un accidente o muerte violenta.

Si a esto le agregamos que hay seres queridos que comienzan a llorarlos y no se resignan a su partida, los llaman cada día, los invocan con dolor y angustia, esas personas están reforzando el vínculo de alma a alma, reteniéndolos en un plano dimensional que ya no les corresponde.

Cuanto más tiempo transcurra entre el fallecimiento y el “dejar ir” al alma a la Luz, más difícil se le hace a ese ser elevarse, pues comienza a bajar su vibración. El riesgo en tales casos es que los fallecidos pasen a convertirse en lo que se denominan almas en pena, porque realmente están viviendo en una pena eterna.

BAJOS ASTRALES

Por otro lado, existen toda una serie de espíritus de bajas vibraciones que, cuando desencarnan, pueden aferrarse a nosotros causándonos problemáticas de muy distinta índole. Se trata de los llamados bajos astrales.

Esos espíritus bajos, aunque desencarnados, siguen aferrados a los placeres de la tierra y por eso, se arriman, pegan o “enquistan” a nuestras espaldas, o incluso toman posesión de nuestro cuerpo para satisfacer todas aquellas necesidades a las que ya no pueden acceder porque carecen del cuerpo material. Tales espíritus bajos pueden empujarnos a que bebamos alcohol por ellos, a que consumamos drogas, a que cambiemos parte de nuestra forma de sentir y nos tornemos poco menos que inadaptados para la convivencia familiar a la que estábamos acostumbrados.

Si el enquistamiento o posesión tiene lugar en personas libres de adicciones o carencias afectivas, los efectos no se harán tan visibles en un comienzo. Pero la energía negativa de esos bajos astrales terminará minando cada área de la vida de la persona, hasta que un buen día los afectados caen en la cuenta de que desde hace un tiempo han venido cargando inconvenientes, complicaciones y malestares que antes no tenían y para los que no encuentran una explicación lógica y real.

Por ello es muy importante que cuidemos el nivel de nuestra energía; que sellemos y protejamos nuestra aura con oraciones, meditaciones o distintas técnicas, evitando dar paso a esas entidades abrumadas y perdidas que forman parte del plano o nivel más bajo del extenso mundo astral.

Por ejemplo, una de las maneras concretas de hacerlo es evitar la curiosidad de andar mirando cuando hay accidentes o suceden tragedias o las personas se suicidan; tomando conciencia de que las almas de esas personas están desorientadas y lo primero que hacen es buscar un cuerpo en donde poder seguir viviendo. Un cuerpo que, si estamos débiles energética y espiritualmente, puede ser el de cualquiera de nosotros.

Parapsicólogo y actividad paranormal en Puerto Montt: “Es probable que sea un fenómeno poltergeist”

josep-riera-adn-radio

Ciudadano ADN 28/02/2017 –
El experimentado parapsicólogo español, Joseph Riera, analizó los extraños fenómenos paranormales que han sucedido en una casa de Puerto Montt.

El hipnoterapeuta señaló en El Ciudadano ADN que “hay muchos detalles que hacen pensar que es un tipo de fenomenología poltergeist”.

Riera hace referencia a fenómenos como la combustión espontánea de objetos, piroquinésis o pirogénesis, y el movimiento de las cosas sin intervención física, telequinésis.

“Se ha hablado de una abuela paralítica en silla de ruedas y de un nieto, pero no se ha hablado del resto de los integrantes de la familia”, agregó.

El experto en ciencias ocultas e investigador psíquico explicó que los poltergeist suceden por “psicorragias” o hemorragias psíquicas, que son descargas de energía tan poderosas que causan estos fenómenos.

También criticó a los medios de comunicación que han tratado el caso, porque “se le ha dado mucha importancia a lo que dijo el carabinero, por lo que puede hacer una palabra mal dicha”.

Para Riera, el uniformado quiso decir “imprecar al diablo”, porque pretendía maldecir, sin embargo, utilizó “invocar y ahí se armó la San Quintín”.

Finalmente, respaldó las denuncias de su colega en la parapsicología, José Luis Cainzo, quien acusó a Mega de ofrecer dinero a los vecinos de la casa para dar declaraciones sobre los sucesos paranormales.

ENLACE PARA ESCUCHAR EL AUDIO DE LA ENTREVISTA
http://envivo.adnradio.cl/widget/audio/3395661/93

La influencia de los espíritus en nuestras vidas

espiritus01

En muchas ocasiones, los espíritus de los muertos permanecen entre nosotros y nos influencian, motivan y hasta nos dirigen. La fe, la confianza en Dios y una fuerte coraza espiritual, nos mantienen libres de todas las influencias negativas.

En muchas ocasiones, las personas tienen dificultades para mantener la estabilidad emocional. Varían mucho, de la tristeza a la alegría, de la depresión a la euforia, del buen ánimo al desaliento. No siempre esas emociones están asociadas al día a día. La diversificación de estados emocionales, en muchas ocasiones está asociada a la naturaleza de los Espíritus que se aproximan a nosotros, y tiene relación directa con las influencias que sufrimos por parte del mundo espiritual.

¿Hablamos de las almas de los muertos? Sí.

Hombres y mujeres, desencarnados, liberados de la materia, pero presos y sujetos al interés humano, atados todavía a este mundo material por distintas razones. Permanecen entre nosotros y nos influencian, motivan y hasta nos dirigen. Escribe Allan Kardec  que  esa influencia es a veces tan intensa, que no es raro que sean los espíritus los que dirijan en parte nuestros comportamientos, actitudes o forma de pensar.

Es inevitable preguntarse: ¿Por qué hacen eso? ¿Cuál es su propósito?

Las motivaciones de esos espíritus desencarnados atienden a su propia condición. Los hay que están perplejos y quieren ayuda, o piden oraciones, o no saben siquiera que ya no tienen cuerpo físico, porque fallecieron en circunstancias trágicas o de manera súbita e inesperada (un accidente de tráfico, por ejemplo).

Hay espíritus malévolos que se divierten en atenazar, amedrentar, asustar a los encarnados;  los hay que ejercen venganza; los que han sido enviados por los poderes de la magia negra, por un brujo negro que ha recibido el encargo de otra persona, para hacer daño a un ser vivo o a una familia entera… También hay espíritus que se vinculan a los vicios y desean intermediarios para seguir satisfaciéndolos, pues ya no pueden disponer de su propio cuerpo … Las influencias de los espíritus en nosotros, seres encarnados y habitantes en este plano terrenal, son muy variadas y las motivaciones muy distintas.

¿Cómo distinguir, pues, nuestros pensamientos de aquellos que pueden ser inspirados por un desencarnado?

En principio es difícil, por cuanto el flujo mental de los espíritus a los cuales nos asociamos –o de aquellos que se acercan a nosotros por cualquiera de las razones antes expuestas-, se expresa en nuestra mente como si fuesen nuestros propios pensamientos, algo de nuestra intimidad. Y es necesario también  tener muy en cuenta y considerar la cuestión de la sintonía. Generalmente, esas entidades guardan una cierta compatibilidad con nuestra manera de ser, con nuestras tendencias y con nuestras ideas.

Esta sintonía o compatibilidad de los espíritus con los humanos encarnados podría llegar a explicar, por ejemplo, casos tan extremos como el que las influencias llegaran a ser tan negativas que pudieran llegar a impulsar al suicidio a alguien que jamás pensó tomar esa iniciativa.

Si la entidad desencarnada que influencia y perturba al ser vivo, fue en su vida un suicida, puede seguir induciendo, sugestionando y llevando a la persona hasta un grado de depresión o de inestabilidad emocional tan profunda, que lleve a la persona a sentir el deseo de matarse.

En ciertas ocasiones, si la persona, por circunstancias afectivas, laborales, o por hallarse en una situación emocional  muy compleja, llega a hacerse afín a esa idea del suicidio, a entrar en sintonía con ella, puede suceder que llegue a admitirla y, en consecuencia, a aceptarla como la única solución válida en ese momento de su existencia.

Para superar las influencias negativas de los espíritus maliciosos, vengativos, endurecidos o rebeldes y para reforzar todo nuestro ser de manera que sólo reciba buenas influencias del mundo espiritual que nos rodea, sólo dos cosas son indispensables: Practicar el Bien y poner en Dios toda nuestra confianza.

La fe, la confianza en Dios y una fuerte coraza espiritual nos mantienen libres de todas las influencias negativas.  La confianza en Dios sustenta el equilibrio de las emociones, en todas las situaciones difíciles, y nos ayuda a evitar los estados depresivos que nos vuelven vulnerables a las influencias inferiores. Y la práctica del Bien nos pone en sintonía con las fuentes de la Vida, facultando la infalible protección de los benefactores espirituales.

El gran engaño de la Nueva Era

enganos-nueva-era

La Nueva Era, o New Age, es el conjunto de todas aquellas vías místicas que comprenden filosofías, búsquedas y prácticas para el despertar de la consciencia y la evolución espiritual del ser. Esto incluye todo tipo de búsqueda relacionada con lo místico, psíquico, esotérico, secreto, oculto, astral, ascensional, energético-vibracional, cósmico-holístico, cuántico-científico, etcétera.

Esta nueva era de luz o era de acuario, según afirman diversos practicantes, marca el inicio de una expansión cósmica de la consciencia y del ser, una expansión individual de conocimiento, luz y revelación sin límites para un nuevo despertar de búsqueda y avance espiritual.

Es así como este movimiento holístico está haciendo que  el ser humano se concentre más en el auto bienestar espiritual. De ahí que su estructura se apoye en sistemas como el yoga, el reiki, el vegetarianismo, el naturismo, el feng shui, la ciencia (sobre todo la física cuántica), la tecnología, la astrología, la numerología, la música new age, la bioenergética, la metafísica, el magnetismo,  el control mental, etc., y además de todo esto sintetiza todos los sistemas religiosos en uno solo llamado sincretismo (volviéndose en un sistema holístico que integra toda ciencia y sabiduría tanto actual como ancestral), extrayendo de cada uno lo que mejor le conviene para liberar a las mentes humanas del estupor y estancamiento de la ignorancia y de la desilusión y así conducirlo a una evolución, auto despertar, avance superior de la consciencia y de la espiritualidad. Sin embargo, para muchos, a pesar de que sus intenciones aparentan ser a primera impresión lo más positivas, edificantes, coherentes y convincentes, existe un tremendo daño y peligro espiritual en todo esto.

No cabe duda de que ciertas vías como el autocuidado físico, el vegetarianismo y el naturismo son de gran ayuda en la recuperación y mantenimiento de la salud. Pero aquí no radica el problema, sino que el problema está  en todos los sistemas místico-energéticos que van de la mano con muchas tendencias de la nueva era que atesoran, incorporan y mezclan toda clase de conocimientos, sobre todo de tipo científico.

La medicina occidental actual emplea la energía y la vibración para el diagnóstico y tratamiento de las miles de enfermedades que aún siguen en estudio, como la resonancia magnética nuclear, la tomografía, el ultrasonido, la radioterapia, etcétera. Asimismo, estamos utilizando y modificando el código genético del ser humano mediante la medicina genética, la biología, la fisiopatología, la física nuclear, la física molecular, la física cuántica, la fotónica, la farmacocirugía, etcétera. Todo ello, para producir energía y activar los procesos de curación del organismo, para ayudar al ser humano a través de nuevas investigaciones avances y horizontes médicos de esperanza en la salud humana y no por esto estamos haciendo brujería o hechicería, ni nos estamos involucrando con las fuerzas oscuras o fuerzas del mal.

El problema son las terapias energético vibracionales insustentadas científicamente y que se asocian con temas espirituales de la nueva era anticristiana como los cuarzos, las gemas, los imanes, el péndulo (radiestesia), el reiki, la cosmobioenergía, las sanaciones cuánticas, los códigos sagrados… o todo lo que prometa sanación o curación e involucre simbologías o simbolismos místico cósmicos, más ritualismos de diverso tipo.

Todas estas seudoterapias, todo tipo de prácticas que incluyan el control mental, sonidos, simbologías, visualizaciones y posturas para el despertar del potencial físico, mental y espiritual del hombre y que prometen armonizar y sintonizarlo con la energía del universo, a toda esta corriente místico-modernista y sensacionalista se le llama “Nueva Era”.

La Nueva Era afirma buscar la evolución del ser humano y ascenderlo a niveles superiores de luz, de consciencia, de evolución y de espiritualidad. Muchos afirman buscar, despertar y desarrollar su ser crístico para tal efecto. Esto suena fascinante, pero es un gran engaño.

La Nueva Era asombra a muchos, porque mezcla conceptos espirituales evolutivos con conceptos científicos profundos de alta vanguardia (así es como la nueva era usa la ciencia para convencerte de una falsa verdad) y es donde se crean muchas terapias y prácticas holístico-energéticas que buscan la sanidad y evolución espiritual del ser humano.

La Nueva Era utiliza conceptos y terminologías científicas como:
“Campo cuántico”, “campo biomagnético”, “curación bioenergética”, “curación biomagnética”, “curación cuántica”, “curación cósmica-universal”, o a veces mezclan la ciencia con lo espiritual como por ejemplo el término de “geometría sagrada” en donde se utiliza el concepto “flor de la vida”, un símbolo que supuestamente contiene los secretos de la vida basado en supuestos registros akáshicos (etéricos), que supuestamente son una memoria del éter o memoria cósmica omnipresente, donde se almacenan todos los conocimientos del universo desde su inicio.

Cuando se combina toda esta parafernalia, la ciencia con lo espiritual, lo místico, lo curativo, lo oculto y lo secreto, es hasta cierto punto lógico que muchas personas queden absortas primero, fascinadas después y finalmente, se sientan atraídas y atrapadas.

Toda curación proviene de Dios y no por canalizaciones de la energía del universo, ni por imposiciones o manipulaciones bioenergéticas, para reparar trastornos o bloqueos energético-emocionales que impiden tu sanación física y espiritual.

Todo ser humano que pretenda curar o despertar la auto sanación física, emocional o espiritual de otro ser humano con este tipo de técnicas,  y que además también utilice visualizaciones mentales con simbologías y canalizaciones energéticas, está cayendo en trampas del demonio. Ni siquiera los supuestos maestros, gurús, canales y avatares que enseñan y ejercen estas técnicas, saben que están siendo utilizados para ayudar a las fuerzas del mal. Lo dice muy claro San Pablo en 2 Corintios 11:14.

UNA TRAMPA EN LA QUE MUCHOS HAN CAÍDO

De todos los engaños que envuelven hoy en día a la humanidad, no he descubierto aun ninguno que haya engañado hasta la fecha a tantas personas de tantos y tan diferentes credos, visiones del mundo, antecedentes políticos o personalidad.

Desde los que saludan con el “Namasté”, sin saber qué es lo que dicen exactamente y cuál es el origen del uso, tan extendido en nuestros días, de esa palabra; pasando por los que se apuntan a talleres de Kabalah, contactos con ángeles, sanaciones cuánticas, apertura del tercer ojo y otros muchos, a los que creen que profundizan en su sabiduría si aprenden a “canalizar” a “sabios maestros del más allá”, o los que leen a Helena Blavatsky creyendo que era una santa y pura, todos han caído, en un grado o en otro, en alguna trampa de la Nueva Era, y su nueva religión mundial.

 

Lo importante es enmendar el error a tiempo, no caer más de la cuenta y ver por uno mismo los propios errores. La receta para todos nosotros es la misma:

-Habla sólo de lo que entiendas

-No pronuncies palabras que no sean en tu idioma y cuyo significado desconozcas profundamente.

-Desconfía de la novedad, las mentiras de hoy, son las mentiras de siempre, revestidas de bondad y salvación para el mundo.

-No te engañes a ti mismo.

-Si un nuevo “maestro” es anunciado por los canales de televisión, puedes estar seguro de que es una farsa, aunque mueva montañas.

–La única verdad es que todos estamos inextricablemente unidos a nuestro Creador y que no debemos decepcionarle. Para ello hay que ser astutos como serpientes y pacíficos como palomas.

-No todo lo que provenga del Tibet o la India es ‘per se‘ sinónimo de pureza, sabiduría, bondad o algo sagrado. Piénsalo; un país con tantos “sabios” por centímetro cuadrado nunca podría alojar la enorme cantidad de pobreza y miseria que hay allí.

-Las “buenas” palabras pueden encerrar pensamientos puros y pensamientos e intenciones “impuras”. Se requiere siempre un ejercicio posterior de alinear las palabras a los actos, para detectar posibles incoherencias.