Archivo del Autor: Josep Riera de Santantoni

Los médiums que utilizan mal sus dones están en riesgo de ser poseídos por espíritus malignos

espiritus-mediums

En estos últimos tiempos, miles de personas en todo el mundo -y Chile no es una excepción- afirman ser canalizadores (channelers), médiums o psíquicos, sin contar siquiera con los mínimos conocimientos y sin tener apenas experiencia, presumiendo de sus ‘dones’ o ‘cualidades’ de una manera tan alegre como irresponsable y alarmante, por las implicaciones negativas y peligrosas que esta actividad conlleva, si no se tienen bases muy sólidas de conocimientos y estudios.

En Chile como en otros muchos países, es notable el interés existente por todo lo que representa lo sobrenatural. Dentro de este ámbito, la posibilidad de comunicarse con los espíritus llama mucho la atención, y por esto mismo hay personas que se aprovechan de esta curiosidad o necesidad, no para ayudar realmente a quien necesita saber cómo están sus seres queridos que ya partieron, sino con evidentes intereses egoístas y para obtener lucro económico.

La primera advertencia que debemos hacer, y que ciertos/as “médiums” pretenden ignorar o bien dejan a un lado, es que las capacidades de mediumnidad no se desarrollan espontáneamente en la persona. En el aspecto positivo, las menos, son fruto y resultado de muchos años de estudios y experiencias. En el aspecto negativo, las más, tales cualidades o dones se consiguen con la ayuda de los espíritus impuros, y por eso son muy peligrosas y dañinas. Es cierto también que los espíritus malignos no advierten de su presencia para no asustar al neófito y se presentan o bien como inofensivos espíritus vagabundos o también, utilizando términos y palabras comunes entre los seguidores de la Nueva Era, como “energía no-física impersonal expandida en el universo y presente, aunque en forma oculta, dentro de la persona misma”.

No hay duda de que entre los espiritistas, los canalizadores y los médiums existen muchos charlatanes y aprovechados. Sin embargo, existen también profesionales honestos, que se comunican realmente con seres extra-terrenales y que reciben de ellos conocimientos y capacidades que son inaccesibles para las personas comunes.

La gran mayoría de las personas que frívola e irresponsablemente se autocalifican de ‘canalizadores’ o ‘médiums’, no tienen siquiera idea de la perfidia y la peligrosidad de aquellos espíritus a quienes ellos/as se entregan con tanta confianza. No son almas inofensivas, vagabundas, ni tampoco son las fuerzas impersonales de la naturaleza. Al contrario, según el testimonio de muchos médiums y chamanes profesionales, los espíritus que se comunicaron con ellos los engañaban conscientemente. Fingían ser bondadosos para apoderarse de los médiums y hacerles daño. Así, por citar sólo un ejemplo, Satprem, el discípulo del ocultista y maestro hindú Sri Aurobindo, escribe: “Todos los ocultistas saben que los espíritus están en condiciones de tomar cualquier forma que se les ocurra”. (Satprem, “Sri Aurobindo or the Adventure of Consciousness,” New York, Harper and Row, 1974).

Robert Monroe describe brillantemente lo que le ocurrió cuando en uno de sus viajes “astrales” fue víctima de un ataque insolente y obstinado de los espíritus malignos. En el momento más decisivo de la lucha, dos de esos espíritus tomaron el aspecto de las dos hijas muy queridas del atacado. Lo hicieron de una manera tan repentina e insólita, que Robert perdió por un instante la capacidad de resistencia, lo que casi le costó la vida. (Robert Monroe, “Journeys out of the Body” Garden City, NY, Anchor Books, 1973).

El reconocido médium Emmanuel Swedenborg, que se consagró a la evocación de los espíritus y que fue considerado por muchos como un serio especialista en las temáticas del ocultismo, atestigua que una buena parte de los espíritus con los que se comunican los espiritistas y los médiums son hasta tal punto astutos y mentirosos, que a una persona que tiene contacto con ellos le es imposible determinar su verdadera personalidad y sus fines. Estos espíritus son unos excelentes actores, que se ponen máscaras de los espíritus de los muertos. Swedenborg pone en guardia a los ocultistas neófitos recomendándoles lo siguiente: “Cuando estos espíritus les dicen algo, ustedes no deben creerles nada, porque ellos inventan todo y siempre mienten. Y lo hacen con tanto aplomo e insolencia que la persona se desconcierta. Y si esa persona les cree algo de lo que le han dicho, entonces ellos con el extremo cinismo inventan otras patrañas confundiéndolos del todo. Por eso deben ustedes cuidarse de esos espíritus y no creerles ni una gota”. (E. Swedenborg, “The True Christian Religion,” New York, E.P. Dutton, 1936).

Si esos espíritus -de los que nos hablan expertos ocultistas en sus obras- mienten, es evidente que dichos espíritus no son ángeles buenos ni servidores de Dios, ni las almas de nuestros seres queridos fallecidos. ¿Qué son entonces? Lo más probable es que sean espíritus subordinados a la voluntad de aquél, a quien Cristo llamó “mentiroso y el padre de la mentira”, es decir, el diablo (Juan 8:44). Consecuentemente, los canalizadores y los médiums, confiándose en los espíritus del más allá, ponen en gran peligro a los demás y también a sí mismos. Es difícil entender cómo  gente que jamás confiaría en un desconocido, entrega ingenuamente su confianza a personas que dicen tener la capacidad de comunicarse o de recibir mensajes de unos espíritus o seres del más allá, que han dado suficientes pruebas de ser mentirosos y cuya naturaleza real tales ‘canalizadores’ ingenuos, ignorantes o irresponsables desconocen.

El mediumnismo realizado sin una buena base espiritual, sin tener el conocimiento y la fuerza necesaria que otorgan una fe sincera y una firme creencia en Dios, lleva en la gran mayoría de las ocasiones a la persona que lo practica, a contactarse con espíritus malignos o perversos. Aunque al principio, esta actividad ayude a quien la practica con fines egoístas a conseguir éxito y fama, y dé la sensación de que ante la persona se abren perspectivas y posibilidades ilimitadas, en última instancia ese o esa ‘médium’ terminarán pagando caro por los efímeros y temporales favores recibidos de parte de esos espíritus del mal.

Allan Kardec, el fundador del espiritismo, lo explica muy claro cuando dice: “Dejando a un lado la facultad, la potencia del médium para atraer a los buenos espíritus y rechazar a los malos, está en razón de su superioridad moral; ésta es proporcional a la suma de cualidades que constituyen el hombre de bien. De este modo se concilia la simpatía de los buenos y ejerce ascendiente sobre los malos.

Por la misma razón, aproximándole a la naturaleza de los malos espíritus, la suma de imperfecciones morales del médium le quita la influencia necesaria para alejarlos; en vez de ser él quien se impone a ellos, son ellos los que se imponen a él.

Para imponerse a los médiums, los malos espíritus saben explotar, hábilmente, todas las imperfecciones morales, y la que les es más propicia es el orgullo, y por esto es el sentimiento que domina en el mayor número de médiums obsesados y sobre todo en los que están fascinados.

El orgullo les hace creer en su infalibilidad y rechazar las advertencias. Desgraciadamente, este sentimiento es excitado por los elogios de que son objeto los médiums. Cuando tienen una facultad algo notable, se les busca, se les adula y acaban por creer en su importancia, juzgándose indispensables, lo cual les pierde.

De aquí resulta que los médiums imperfectos moralmente, y que no se enmiendan, son, tarde o temprano, presa de malos espíritus, que a menudo los conducen a su ruina y a las mayores desgracias incluso en este mundo. En cuanto a su facultad, de bella que era y que hubiera continuado siendo, se pervierte al principio por el abandono de los buenos espíritus y concluye por extinguirse.

“Pues ¿qué provecho obtendrá un hombre si gana el mundo entero, pero pierde su alma? O ¿qué dará un hombre a cambio de su alma?”  (Mat. 16:26).

 

Mal de ojo: la dolencia más común de quienes recurren al curandero

curandera-argentina-donya nena

Doña Nena reza principalmente para curar a la gente que la busca desesperada en su casa de la Rinconada, en Yerba Buena. LA GACETA / FOTOS DE JUAN PABLO SÁNCHEZ NOLI.

En pleno siglo XXI, no desaparece el hábito de buscar ayuda para curar la ojeadura, el empacho y la paletilla.

Es una casa sencilla, a dos cuadras y media de la avenida Solano Vera, en Yerba Buena. Hay que doblar justo donde está la plaza Vieja. Un pasillo largo lleva hasta una puerta de madera. Ahí está el lavadero. No es uno común y corriente. Frente a la pileta de cemento, hay una camilla con una frazada, debajo de un cartel que reza “Dejar su voluntad”. Hay una bolsita con talco, un plato de lata, un frasquito con aceite y fósforos. Y sobresale, rodeada por un marco de madera, una imagen de la Virgen de la Merced.

Ese es su lugar en el mundo. El lugar donde Doña Nena pasó gran parte de su vida. Nunca le importó si era a la madrugada o un domingo al mediodía. Si alguien golpeaba su puerta y suplicaba ayudaba, ella siempre estaba dispuesta. Eso fue hasta hace algunos años. Porque ahora, a los 73, Rosa Argiró no tiene las mismas fuerzas. Mucho menos después de la dolorosa muerte de su nieto, cuenta. Ahora tiene días y horarios para atender, en los que su “sala de espera” está desbordada de gente que confía en sus “dones” para curar el empacho, la ojeadura y la paletilla.

Detalla que aprendió el oficio de curandera a los 14 años. Su abuela se lo transmitió. Al principio, sólo usaba sus dones para sanar a su familia. A los 16 años tuvo su primera prueba de fuego. Una noche llegó una amiga de su mamá suplicando porque su hija, una niña, estaba muy mal. “Yo le dije que no la podía curar porque estaba grave, pero mi mamá me pidió que hiciera el intento. Gracias a Dios, se salvó”, detalla la mujer de mediana estatura, pelo ondulado y sonrisa suave.

En sus casi 60 años de curandera ha visto miles de pacientes, asegura. La gran mayoría llega porque cree que hay males para los que los médicos no tienen una explicación o un tratamiento. De todos los casos que vio en este tiempo, Doña Nena no duda: la ojeadura es el mal que más vigente se encuentra; es el que demanda más pedidos de ayuda en su casa. Llegan adultos, niños, bebés. Presentan llanto inexplicable, dolor de cabeza, sueño alterado, vómitos y diarrea, entre otras cosas.

Lo que Doña Nena percibe en su “consultorio/lavadero” es algo que sigue plenamente vigente en el siglo XXI. Existe en todos los niveles sociales y económicos. Es muy común seguir acudiendo a curanderas. Todo esto ha develado una investigación que ha desarrollado el antropólogo español Pedro Pablo Salvador.

“El mal de ojo es una patología popular que existe en todos los niveles socioeconómicos, absolutamente en todos, gente con titulación universitaria cree en el mal de ojo, y no es un fenómeno eminentemente rural sino que también se da en el ámbito urbano”, aseguró en una entrevista reciente con la agencia EFE.

Salvador define el mal de ojo como la creencia de que una persona, por el mero hecho de desearte mal o halagarte, puede producirte enfermedad o malestar. Y aclara que los antropólogos no juzgan las creencias, no valoran si es verdad o mentira; lo que sí analizan es el efecto sociocultural que existe.

Denisse Oliszewski, doctora en Ciencias Sociales e investigadora del Conicet, ha constatado que en el Gran San Miguel de Tucumán continúa más que vigente la práctica del curanderismo y que esta responde a una demanda sostenida de problemáticas que no tienen cabida en otros ámbitos.

La experta define al curanderismo como una práctica terapéutica en la que se conjugan aspectos físicos, religiosos y morales. “La presencia divina resulta un rasgo fundamental del curanderismo. Los terapeutas explican que su poder de curar proviene de Dios, aseveran que la cura ocurre porque Él se hace presente y que ellos sólo funcionan como mediadores con la persona enferma. El rezo en sí mismo supone una parte fundamental de la terapia”, define.

Oliszewski, que entrevistó a curanderos y a la gente que recurre a ellos, sostiene en su tesis doctoral que la ojeadura resulta una de las dolencias más generalizada y ampliamente difundida.

“Es común hacer curar sobre todo a los niños, pero también a los adultos. Incluso los bienes materiales pueden ser ojeados. La gente no cree que sea un daño voluntario y no habla con recelo de la gente que lo puede provocar”, opina. De acuerdo a los testimonios que obtuvo, la ojeadura puede ocurrir porque se extraña o se desea ver a una persona. Este anhelo provoca un malestar en la persona objeto del deseo. Asimismo, la mirada fuerte puede suscitar ojeo y también el que hablen mal de uno. Llevar una cinta roja es, para los tucumanos, la mejor prevención para las malas energías que suelen causar el mal de ojo.

En el campo o los cerros, según el médico Luis Rodolfo Agulló, estas creencias están más vigentes aún. Las razones: el peso de la tradición y de las creencias religiosas. Pero además hay otras cuestiones a las que se refiere el antropólogo Salvador: “creo que el ser humano necesita, a veces, explicarse el mundo, necesita explicarse la vida y las complejidades y como no encuentra respuestas en el campo de la ciencia más ortodoxa se agarra a otras formas de explicación, que son más míticas, más mágicas y que, al fin y al cabo, han configurado la existencia del ser humano desde los albores”.

 Mal de ojo 
Las personas “ojean” de manera inconsciente. “A veces hasta los propios padres pueden ojear a sus bebés”, señala Rosa Argiró. Una mirada muy fuerte de una persona extraña puede causar el mal. También cuando una persona desea mucho ver a otra o enfoca su energía en el mal alguien. Los síntomas son: dolor fuerte de cabeza, mareos, vómito, diarrea, llanto descontrolado sin causa, sueño alterado. Uno de los métodos de diagnóstico más usuales es mediante un plato con agua y aceite. La cura es de palabra (que incluye ciertos rezos específicos) y puede hacerse a distancia.

Paletilla
La caída de la paletilla está relacionada con el susto. La paletilla es el hueso que está en la punta del esternón. La caída se trata del desprendimiento de este hueso que termina quedando alojado en la boca del estómago. A la persona se le abre el pecho y se le desigualan los pies. Los síntomas, según Miriam (curandera) son cansancio, malestar general, dolor de espalda y de estómago. ¿Cómo se cura? “Acuesto al enfermo; le junto y le estiro las piernas. Luego, le estiro los brazos. Antes prendo fósforos y los coloco dentro de un frasco, a la altura de la paletilla, y rezo”, cuenta.

Empacho 
Es una especie de indigestión que tiene mayor incidencia en los niños. Los síntomas son panza hinchada, desgano, falta de apetito, malestar estomacal, vómitos, diarrea y “lengua blanca”. Las terapias populares más conocidas son: tirar el cuerito, la cinta, y la cura a palabra. Cuando son muy pequeños, Doña Nena les pone talco en el ombligo y reza para sanarlos. Doña Luisa, otra curandera de barrio sur (en la capital), prefiere usar una cinta que se va extendiendo desde el codo a la punta de los dedos, por tres veces seguidas, mientras dice sus oraciones.

“No sabemos por qué estas técnicas sirven, pero sirven”

Los antropólogos e investigadores advierten que no es válido preguntarse si las prácticas de los curanderos tienen validez científica. Lo importante, dicen, es que la gente cree y sigue acudiendo a ellos.

El médico mexicano Roberto Campos Navarro, doctorado en Antropología, investigó la práctica de tirar el cuerito en todo Latinoamérica. Su conclusión fue que esta costumbre nunca va a desaparecer.

En una entrevista con LA GACETA, explicó que el empacho es una enfermedad que padecemos en América Latina desde antes de la llegada de los españoles. A raíz de eso se fueron generando formas populares de curarlo. “A la tirada del cuerito se la utiliza desde hace cientos de años, se ha mantenido y se va a mantener porque sirve. Lo mismo pasa con la cinta. No sabemos por qué sirve, pero sirve. No tenemos una explicación lógica o coherente desde la medicina académica. De todos modos, eso no desecha la práctica. Si la medida de la cinta no sirviera, ya hubiera desaparecido. Quizás sea algo psicológico, pero no lo hemos estudiado. Aunque no sepamos la razón por la que estas prácticas generan alivio la gente las seguirá utilizando. Van pasando de una generación a otras”, señaló.

PUNTO DE VISTA

La ojeadura, una consecuencia usual de la envidia

DENISSE OLISZEWSKI / DRA. EN CIENCIAS SOCIALES – CONICET

Los roces y las fricciones en las relaciones sociales con las personas de nuestro entorno: familia, vecinos, amigos, etc., forman parte de la cotidianeidad. Esas rispideces –que integran el día a día- son reconocidas y nombradas dentro de la práctica del curanderismo. Resultan hechos identificables y explicables: la envidia se erige como la causa sobresaliente de estos conflictos y, el mal de ojo sería una de sus consecuencias usuales (el daño con malevolencia, otra).

La enfermedad como un hecho impersonal, fortuito e individual (concepción propia de la biomedicina) sin duda, resulta insuficiente para dar cabida a estas inquietudes. Las preocupaciones vinculadas a la mirada que los otros tienen de nosotros poseen reconocimiento y validación en las prácticas terapéuticas populares, allí encuentran no sólo una denominación específica, sino también una solución.

La malevolencia y la envidia son emociones frecuentes entre los seres humanos que circulan dentro del conjunto de la sociedad como pasiones censurables pero que, a su vez, no están materialmente penalizadas de ningún modo. Desde el plano de lo moral, el curandero sería la figura que en cierta medida responde a esta demanda social.

Los curanderos afirman que persiguen el bienestar de aquellos que los buscan, que curan con la finalidad de hacer un bien y que poseen un don otorgado por Dios para llevar a cabo esta tarea. Las ideas del don divino y el uso de ese don para obrar por el bien del otro cuentan con una amplia aceptación social. Los curanderos ponen de manifiesto así la relevancia de su quehacer terapéutico.

El daño en el curanderismo aparece íntimamente ligado a la concepción de la enfermad. Es catalogado como un mal externo al doliente, que es causado por un tercero y resulta necesario revertir para recuperar el equilibrio perdido. El curandero resulta el agente capaz de deshacer el daño y así devolver el bienestar de la persona aquejada por el mal. El daño sería la dolencia y el curandero el proveedor de la salud. Por ende, el curandero estaría actuando en función de un bien.

En suma, advertimos que los elementos religiosos y morales se imbrican y dan fundamento al hacer terapéutico del curanderismo. Responden a una concepción de salud –enfermedad holística que da respuesta al malestar en múltiples y diversos planos de nuestra vida: físico, social, moral y espiritual.

Fuente del reportaje: La Gaceta de Tucumán

Los secretos de la millonaria iglesia brasileña que vende milagros en Chile

Un interesantísimo reportaje de CIPER, del que recomendamos vivamente su lectura.

http://ciperchile.cl/2015/12/11/los-secretos-de-la-millonaria-iglesia-brasilena-que-vende-milagros-en-chile/

Acusan a Paola Olcese de liderar una nueva secta en Alto del Carmen

paola-olcese-2

El Sename evaluará la condición de los menores que integran la secta de Atacama, la cual está ubicada en el sector precordillerano y es liderada por la antigua cabecilla de la comunidad de Pirque.

Paola Olcese está en la mira del Instituto de Seguridad Ciudadana ya que aseguran que la ciudadana argentina estaría encabezando una supuesta secta donde se vulnerarían los derechos de hasta 30 menores. Olcese se encuentra en la región de Atacama donde estaría a la cabeza de la denominada “Comunidad Ecológica Cristiana”.

Serían 30 los niños que vivirían en la comunidad cristiana encabezada por Olcese, sin embargo serían los tribunales de familia quienes tendrían la última palabra debido a que el Servicio Nacional de Menores (SENAME) estuvo en la casa donde se desarrolla la organización cristiana.

La mujer fue sobreseída el año 2007 del juicio por homicidio de Jocelyn Rivas en la investigación de la llamada comunidad de Pirque debido a que el Servicio Médico Legal estableció que sufría de delirios mesiánicos.

La bailarina Jocelyn Rivas falleció debido a complicaciones luego de su parto que fue realizado en la parcela donde se estableció la llamada secta de Pirque. El caso se transformó en investigación por homicidio luego de su muerte y luego de verificar que la mujer fue enterrada en el patio del recinto.

Paola Olcese, líder de esta agrupación, fue acusada de homicidio por omisión e inhumación ilegal de Jocelyn Rivas Leyton, pero fue declarada inimputable por motivos sicológicos.

La hija menor de la fallecida en Pirque es integrante de la secta

Sin embargo, la ciudadana argentina vuelve al tapete noticioso, luego que se presentara una denuncia ante el Sename para resguardar la integridad de los niños que forman parte de la llamada “secta de Atacama”, la cual se ubica en el sector precordillerano de Alto del Carmen.

La acción fue realizada por Larry Rivas, padre de la fallecida Jocelyn Rivas y abuelo de Purísima, menor que es parte del grupo liderado por Olcese.

Según declaró el diputado PPD Daniel Farcas, “estamos muy preocupados por lo que está pasando en Punta Valeriana, que esta a cuatro horas de Copiapó, en la zona precordillerana, con condiciones atmosféricas difíciles y eso nos hace preocuparnos por la salud, educación e integridad de los niños que ahí están”.

“Acá hay un delirio místico de Paola Olcese y lamentablemente podría llevar a una desgracia como ya pasó anteriormente”, agregó.

Fuentes: chilevision.cl y eldinamo.cl

Diputados denuncian nueva secta de Paola Olcese ante el Sename

Daniel Farcas y Gabriel Silber realizaron la denuncia en compañía del padre de una joven que en 2007 perdió la vida en Pirque, producto de un parto que no recibió asistencia médica dentro de la misma secta.

Los diputados Daniel Farcas y Gabriel Silber (PPD Y DC) denunciaron ante el Servicio Nacional de Menores a una nueva secta, la cual operaría en la zona precordillerana de Copiapó, y cuyo grupo liderado por la ciudadana argentina Paola Olcese, que tendría entre sus integrantes a más de una docena de menores de edad.

Los parlamentarios realizaron la denuncia en compañía del padre de una joven que en 2007 perdió la vida en Pirque, producto de un parto que no recibió asistencia médica dentro de la misma secta. En la actualidad la red liderada por Paola Olcese tendría en su poder a su nieta menor de edad.

“Ella vive con su papá en esta comunidad, pero mi preocupación es sobre su salud, alimentación y educación. Me gustaría que esté en mejores condiciones, ya que están en una zona extrema, con mucho frío”, detalló el padre y abuelo Larry Rivas, quien agregó que “cuando hay doctrinas y órdenes se puede hablar de secta, porque no son personas libres”.

Farcas expresó que “es importante que el Sename envíe a su Directora Regional para que se haga presente en la comunidad, que se encuentra a 4:30 horas de Copiapó, en una zona precordillerana, con condiciones climáticas difíciles para los niños, los que estudian mediante exámenes libres y poseen una dieta baja en proteínas”.

Gabriel Silber, por su parte, explicó que “nuestra preocupación respecto de las condiciones de alimentación de los menores o el acceso a educación regular. Así, la reunión de hoy tenía por objeto recurrir al amparo de la justicia”.

En la instancia, los diputados pidieron que el Sename haga una presentación en la Corte de Vallenar para que“sus equipos puedan ingresar a este recinto privado y puedan hacer una evaluación técnica del estado de los niños para tener mayores certezas de lo que ocurre allá”, agregó Silber.

Fuente: lanacion.cl

Los contactos políticos de la ex secta de Pirque

paola-olcese01

Imagen: Gentileza de El Ciudadano

La comunidad “mística” de la trasandina Paola Olcese vuelve a estar en el centro de la atención. El Ciudadano viajó a la Región de Atacama e investigó las denuncias de una comunera diaguita, el padre de una bailarina que falleció luego de un parto y la madre de una joven que no pudo contener las presiones de sus hermanos de fe. Todas ellas apuntan al carácter destructivo del grupo y a un supuesto manto de protección que se deriva de sus conexiones con el poder.

En familia dice vivir, asentada en las recónditas alturas de Juntas de Valeriano en el valle del Huasco, la comunidad dirigida por la ex modelo argentina Paola Olcese, conocida en 2007 a raíz de la muerte de la profesora de baile Jocelyn Rivas, fallecida e inhumada ilegalmente a consecuencia de una descompensación tras un parto no hospitalario.

Sus miembros dicen estar empujados a mantener un estricto hermetismo para defenderse de los prejuicios de la prensa, alimentados por historias de personas que supuestamente no comprenden su contacto con la divinidad, o que simplemente no los conocen.

Pero Ana del Tránsito Bordones, diaguita con más de 80 años, madre de diez hijos, sí los conocía.

Cuando El Ciudadano visitó uno de los tres terrenos que Olcese y compañía han usado como refugio esperando la migración masiva de sus integrantes desde Lo Zárate, Región de Valparaíso, con más de 20 niños en los hombros, la conversación sólo pudo concretarse en la puerta del asentamiento “natural” de carpas y cultivos, internado en la precordillera.

Se les preguntó por la señora Ana. “Tiene una relación maravillosa con nosotros”, dijeron. Pero la mujer tiene otra versión. Para ella “se volvieron malos” porque Paola, cabecilla del grupo, trató de agredirla y a una de sus hijas la amenazaron de muerte, exhibiéndole un arma de fuego mientras la agarraban de los brazos.

Los carabineros del Retén de Conay tomaron nota. Sin embargo, a la Fiscalía Local de Vallenar sólo han llegado denuncias que ponen como víctimas a la ex comunidad de Pirque y no a la familia Bordones.

A mediados de febrero, la Corte de Apelaciones de Copiapó ordenó a la denominada secta el desalojo de un predio ocupado sin el consentimiento de la señora Ana en el sector de Los Pozos Bajos de Valeriano. Fue un camino largo y difícil, afirma la comunera, ya que no ha contado con el apoyo de sus pares diaguitas. Ni las organizaciones locales ni la alcaldesa Carmen Bou Bou han tomado palco en el asunto.

La entrevista que El Ciudadano pidió con la edil fue negada por el jefe de comunicaciones del municipio, Osvaldo Oyarce. Éste afirmó que los denunciados “no molestan a los vecinos” y que el gobierno comunal de Alto del Carmen “no tiene ningún punto de vista” sobre el conflicto.

Funcionarios municipales que hablaron en condición de anonimato aseguraron que la alcaldesa tiene un pariente al interior de la comunidad.

“OCULTARON SU MUERTE”

Un desamparo de características similares, luego de su encuentro con el movimiento religioso de Paola, dice haber sentido Larry Rivas, padre de la bailarina Jocelyn, y Ana Fernández González, madre de Gracia Francisca López, adolescente que se trastornó cuando no la dejaron continuar con una relación amorosa que mantenía fuera de la colectividad.

Rivas se acuerda nítidamente cuando Nataniel Requena, pareja de la profesora de danza, llegó a su casa de Copiapó cargando en brazos a Purísima, la bebé que su hija dejó en este mundo antes de morir.

Nataniel se hacía acompañar por el pintor Roberto Stack Henríquez, uno de los fundadores del grupo cuya ex mujer creó, a fines de los ’60, la llamada “Iglesia del Amor” de Puente Alto. El prelado de la época denunció que la organización religiosa, que juraba recibir mensajes de salvación extraterrestre, practicaba supuestas orgías y ritos satánicos.

“Cuando Jocelyn murió, lo ocultaron. Tuvimos una pelea en el tribunal por la tuición de Purísima. Nataniel reclamó a la niña con la mamá, una concejal PS de Santiago. Al abogado que tomamos no lo dejaron ni hablar. Estaba tan arreglado el tema que yo me fui en contra de la jueza. ¿Cómo iban a dar mi nieta a una persona que no supo cuidar de su mamá?”, dice Larry.

Valeriano1Bordeando los 8 años, Purísima es una de las niñas que ha sido avistada últimamente en los predios de Juntas de Valeriano.

En la segunda mitad del año pasado se llevó a cabo otro parto “natural” en la comunidad. La lactante Vida Gotlieb González y su madre llegaron seis horas después al Hospital de Vallenar. El centro asistencial diagnosticó un factor de riesgo por las complicaciones que ambas presentaban. La mamá se negó a quedar bajo observación y la pediatra que la atendió no tuvo más opción que denunciar el hecho a Carabineros como una posible vulneración de los derechos de la menor.

“CASI YIHADISTA”

Junto con la historia de Larry está la de Ana Fernández, cuartelera del Cuerpo de Bomberos de Huasco Bajo que desertó de la secta y compartió sus vivencias con El Ciudadano.

Relata que a su hija Francisca le dijeron que “tenía un demonio adentro”. La entidad supuestamente le impedía ver el camino deparado a ella por “El Señor”, quien dispuso unirla sentimentalmente con otro varón al que ella sólo quería como amigo.

Con casi 20 años y sumida en la depresión, fue expulsada del círculo de Lo Zárate por sus antiguos hermanos de fe. Al poco tiempo bajaron sus defensas y cayó grave en el Hospital de Vallenar, falleciendo de una apendicitis.

Supuestamente Cristo habla a través de Olcese. La gente siempre está condicionada a hacer caso a la orden que se le da. Ella tiene una cosa casi militar, casi yihadista. Se ha dicho que está enferma, que sufre delirio místico. Pero por lo que yo viví adentro tengo la sensación de que es una mujer muy inteligente. A lo mejor quiere ganarse la vida de una manera fácil y nos convenció. Por lo pavos que éramos, todos caímos”, cuenta la señora Fernández.

Aún queda un hermano de Francisca en las garras del “delirio místico mesiánico”, diagnóstico del psiquiatra del SML Ítalo Sigala que permitió a Paola Olcese evitar la cárcel. Fue declarada inimputable por el delito de homicidio por omisión a los ojos de la justicia. Pese a esto, y al incidente de 2012 en que resultaron quemados dos de sus hijos, ella conserva la tuición de los menores.

Familiares que visitaron hace algunos días a Ian López Fernández, quien permanece desconectado del resto del mundo en Juntas de Valeriano, aseguran haber notado las precarias condiciones de vida de los menores de la comunidad: escaso acceso al agua, pocas prendas de vestir y baños insalubres.

UN COLCHÓN PARA SENAME

El Ciudadano pidió hablar en reiteradas ocasiones con la Dirección Regional del Servicio Nacional de Menores de Copiapó. Uno de los objetivos era conversar sobre la carta que el Instituto Chileno de Seguridad Ciudadana, en representación de los abuelos de algunos infantes, hizo llegar a manos del organismo en Santiago, levantando la alarma sobre el delicado entorno en que se encuentran.

La respuesta fue categórica: Sename no se referirá al asunto.

El 25 de febrero, prácticamente todo el equipo del Sename copiapino se dejó caer en el terreno en disputa de Paola Olcese y su pareja Nicolás Carrión para una visita de inspección. Testigos dijeron a este medio que los funcionarios permanecieron largo tiempo en el predio de Los Pozos Bajos mientras que los otros dos, donde se concentra la mayor cantidad de observaciones del Instituto Chileno de Seguridad Ciudadana, eran acomodados con colchones y otros elementos por integrantes del grupo.

En el viaje de vuelta, la comitiva encabezada por el director regional subrogante Claudio Cortés sólo se detuvo un par de minutos en los sectores restantes, mientras periodistas de Canal 13 les pisaban los talones.

Una integrante del grupo de Olcese de nombre Carolina dijo a El Ciudadano que ellos tuvieron la oportunidad de leer un informe del servicio que no los perjudica en nada. Aseguró que la segunda visita es sólo la extensión de una primera fiscalización, motivada por las “calumnias” del Instituto.

“Tienen contactos por todos lados. Hasta con el Sename los deben tener”, aventura a decir Ana Fernández.

HIJOS DEL PODER

Entre las personas con nexos políticos de la comunidad es posible identificar a Augusto Larraín Sutil, hijo de Augusto Larraín Orrego, el primo del senador Andrés Zaldívar que operó al ex presidente Eduardo Frei Montalva.

También está Fernando Castillo Echeverría, hijo de Fernando Castillo Velasco, ex alcalde de La Reina de militancia DC y la escritora Mónica Echeverría, quien redactó la novela de facto “Cara y Sello de una Dinastía” sobre la izquierdista hermana de Agustín Edwards. Fernando hijo es hermano de Carmen Castillo, exiliada cineasta que convivió con Miguel Enríquez, torturada por Krassnoff . También trabajó con Luisa Durán, esposa del ex presidente Ricardo Lagos, antes de sumarse a Olcese.

Según Fernández, los integrantes de la ex secta de Pirque siempre tuvieron apoyo de afuera y nunca se pudieron conciliar las divisiones socioeconómicas de algunos de sus miembros. “(Paola) tiene el gobierno de la plata. Nadie puede usar plata supuestamente, pero los ABC1 se iban a sus lugares y contaban que habían comido esto, que se habían bañado con los mejores champús”, afirma.

-¿O sea que está segregado adentro?

-Claro, porque nunca se ha podido acercar estas instancias de la gente que está bien, que tiene plata, que ha sido rica toda la vida, con los que no lo hemos sido y que siempre hemos trabajado para tener nuestra vida, nuestra comida, nuestra ropa. El acercamiento que Paola tenía con esas personas era bastante.

-¿Con los Castillo Echeverría?

-Claro, Marcela Yentzen es la esposa de Castillo. Tienen dos hijos.

-¿Tiene contactos políticos?

-Claro que sí, ella (Marcela) ha sido diplomática en Canadá. Alguna vez se rumoreó que tuvo una onda sentimental con este caballero Insulza. Todos amigos entre ellos, de Lagos, de los políticos…

-¿Quién era amigo de Lagos?

-Yo sé que la familia de la mujer escritora es amiga de esta gente.

-¿El matrimonio de abuelos alguna vez concurrió a la comunidad?

-Sí los conocí. Los abuelos de los niños iban a Zárate. Me tocó estar ahí. Los que estaban en la comunidad siempre tuvieron apoyo de los que están afuera, de sus parientes. Por ejemplo, si Fernando iba a Santiago en bus, después llegaba en el auto que le había pasado el papá y la mamá y lo tenían ahí. Hay una niña que es sobrina de un ex alcalde…

-¿Antonia Alcaíno Izquierdo?

-Ella. La cuestión es que esa niña una vez trajo un auto y en un momento de locura se lo regaló a la Olcese. Los ricachones siempre tenían una posición, porque si uno iba a reclamar que una persona la estaba molestando, le decían ‘no, es tu mente, tú crees que es así pero es tu mal, es tu daño’, para que uno siga soportando.”

En su visita al poblado de Juntas de Valeriano, El Ciudadano intentó conversar con Paola Olcese, pero no pudo ser ubicada. Testigos dijeron que la líder de la comunidad acompañó a su pareja al Hospital de Vallenar, donde se internó por unos días para combatir una grave peritonitis.

Matías Rojas
El Ciudadano

Cuidado con los seudo-síquicos que actúan en nuestro nombre o dicen ser ‘asociados’ del Templo

consultorio-tema

A través de pacientes que han acudido a nuestro consultorio para atenderse, hemos sabido de la existencia de determinados individuos que de una forma u otra, están tratando de aprovecharse o lucrarse con nuestro nombre y trabajo. En concreto, tales personas se dirigen o tratan de contactar con potenciales consultantes, afirmando que son “socios” nuestros, o que trabajan “asociados” al Templo de la Luz Interior, o dicen ir en presunta representación nuestra; llegando incluso a cobrar comisiones o “consultas” previas y a actuar como intermediarios o seudo-psíquicos, poniendo en riesgo a las personas contactadas -en consultorios, centros médicos u otros lugares de alta afluencia de público e incluso en plena calle-, o a quienes de buena fe pudieran confiar en ellos.

Por ello, queremos recordar una vez más a tod@s ustedes que:

Los responsables del Templo de la Luz Interior son únicamente dos personas. Madame Aguamarine de Santantoni, quien es experta en Alta Magia blanca, consejera y sanadora espiritual, vidente y médium; y Josep Riera de Santantoni, el cual  es parapsicólogo, hipnoterapeuta, exorcista laico y sanador espiritual, por la gracia de Dios.

Nos dimos a conocer públicamente en Chile hace ahora ocho años, concretamente en mayo de 2008. Y desde entonces, debido a lo novedoso de nuestra actividad, especialmente en el campo de la sanación espiritual y en el de la liberación de espíritus que contagian y obsesan a muchas personas, se han producido distintos intentos de aprovechamiento de nuestro nombre, experiencia y prestigio, tanto en Chile como en otros países. Siendo este caso de los “seudo-síquicos asociados”, el más reciente que hemos podido detectar, gracias a los informes proporcionados por víctimas de tales personas, para las que no tenemos otro calificativo que el de estafadores.

Por ello, nos vemos en la necesidad de reiterar lo siguiente:

Sólo existe un Templo de la Luz Interior, que virtualmente es este espacio de Internet: http://eltemplodelaluzinterior.com , y asimismo el grupo cerrado en Facebook localizable aquí: https://www.facebook.com/groups/981108105288249/

 Y físicamente, es nuestro consultorio ubicado en Santiago de Chile. No poseemos sucursales, ni delegaciones.

NO TENEMOS ASOCIADOS, NI OTORGAMOS NINGUNA FRANQUICIA, NI LICENCIAS, NI AUTORIZAMOS A NADIE PARA HABLAR Ó ACTUAR EN NUESTRO NOMBRE.

Repetimos que absolutamente nadie está autorizado a actuar en nuestro nombre ni a representarnos de ninguna manera, ni en Chile ni en ningún otro país. Por tanto, cualquier persona ajena a los fundadores del Templo y que se presente o trate de identificarse bajo estas premisas, está engañando y actuando fraudulentamente y de mala fe.

Para peticiones de hora relativas a asesoría y sanación espiritual, liberaciones de espíritus obsesores o para informarse sobre tratamientos de hipnosis o cualquier otra de nuestras terapias, nuestros teléfonos de Santiago de Chile  están a su disposición:

Fijo: 22 839 29 39

Celulares/whatsapp:  +56 9 96 69 58 35  y +56 9 77 16 13 77

Y también el mail: eltemplodelaluzinterior@yahoo.com .

Gracias como siempre por su confianza en nosotros y su preferencia hacia nuestro humilde trabajo.