Archivo del Autor: Madame Aguamarine

Reglas elementales que un mago ha de respetar

libro-magia

 

Para que sus rituales tengan los efectos que usted pretende, y sus invocaciones y plegarias se cumplan, el Mago ha de respetar normas fundamentales. Los postulados de la antigua Magia siguen vigentes hoy en día y responden a leyes inmutables; ya que, como todo en este mundo, esta Ciencia o Arte también tiene sus normas.

En este caso, se basan en la convicción de que, a través de la voluntad del Mago y realizando determinados actos, se puede modificar la realidad. La Magia es una fuerza que se canaliza y se dirige intencionalmente con un fin. Para poder practicarla correctamente, es conveniente conocer esos principios que la rigen.

Primera ley: La unidad del Todo
Dios es la mente universal que todo lo contiene. Es el poder del Verbo. La herramienta fundamental del Mago es su “mente”. De ella parten la Imaginación y la Voluntad, la Fe y la Fuerza. En la práctica: Esto se resume en una frase: Toda
palabra, oración o decreto que pronuncie debe hacerlo mentalizando y visualizando con fuerza aquello que desea realizar. Tenga en cuenta que, por formar parte del Universo, está unido a él y a toda su energía. El poder de la Fe, la Voluntad y el deseo son mayúsculos y la verdadera fuerza de un Mago.

Segunda ley: Las invocaciones
Cuando se realiza un Acto Mágico, se invoca la presencia de entidades espirituales para que ayuden a concretarlo. Los Ángeles, los elementales, los santos y las representaciones Divinas son energías afines con el hombre, y le ayudan a someter y modificar situaciones terrenas. En la práctica: Recuerde que una de sus principales herramientas es la devoción. Realice ofrendas, rezos y devociones a los Espíritus Guías con quienes se sienta más identificado. Jamás invoque a demonios o espíritus oscuros.

Tercera ley: La polaridad negativa y positiva
Nadie puede practicar Magia si se halla deprimido o nervioso. Tampoco puede hacerlo en malas condiciones de higiene. El motivo es simple: lo negativo atrae lo negativo. Es la Ley de la Polaridad. En la práctica: Si va a hacer Magia, tome un baño de descarga, y vístase con ropa cómoda y clara. La higiene de las manos es esencial para manipular elementos.

Cuarta ley: La purificación del templo
Para un Mago, su lugar de trabajo es un templo en el cual cada uno de los accesorios y herramientas debe estar purificado. Esto se hace mediante conjuros de exorcismo.

Quinta ley: Consagración del libro mágico
Todo Mago debe tener su propio libro de hechizos. Conviene que esté encuadernado en cuero (o cartón duro, madera, cartulina) para grabar a fuego (o pintar) las iniciales de su dueño y los símbolos mágicos que desee. En la práctica:
Procure escribir en el libro con una lapicera a pluma y tinta. Anote en él todos los hechizos que le hayan resultado más eficaces. Será “su” libro. No lo muestre a nadie. Conságrelo encendiendo una vela blanca y haciéndole una cruz en el lomocon agua bendita, mientras dice: “Que este Libro de la Luz sea la fuente del bien”.

Sexta ley: El dominio de los cuatro elementos
Un verdadero Mago debe controlar a los cuatro elementos: Aire, Fuego, Agua y Tierra. Si tiene miedo a alguno de ellos, no podrá dominarlos.
En la práctica: Para hacerlo, cuando los convoque en sus hechizos, recurra a los 4 Ángeles de los Elementos y, también, a los Espíritus de los Elementos.

Séptima ley: El secreto
Cualquier acto mágico debe ser secreto. Si se comenta, pierde su fuerza. En la práctica: Sea reservado. No se olvide de que la Magia es ocultismo (lo oculto) y hermetismo (lo cerrado); no algo para divulgar a los cuatro vientos.

Octava ley: El devenir del péndulo
Al igual que el péndulo de un reloj, todo aquello que lancemos al Universo, tarde o temprano, regresará a su lugar de origen multiplicando aquello que enviamos. En la práctica: Su deseo tiene límites y esos límites son de dos tipos: uno, el de la libertad ajena; el segundo, lo que las leyes y los valores esenciales del ser humano nos señalan que hemos de hacer.

Novena ley: La unidad con la Naturaleza
La Tierra es una entidad viviente que se expresa a través de plantas, animales, humanos y energías telúricas diversas. Utilice elementos de la Madre Tierra en sus actos de Magia. Ellos potenciarán sus hechizos. Estudie minuciosamente las energías de cada gema, planta, etcétera para emplearlas correctamente. En la práctica: Por ejemplo, utilizar cuarzo rosado para solucionar conflictos amorosos y turmalina negra para expulsar entidades negativas. Todas las sustancias naturales le responderán, ya que usted está compuesto de los mismos elementos, dado que: “Todo es uno”, como dice la Ley de la Magia.

Décima ley: El principio de simbolismo
Los crucifijos, la estrella hebrea, el pez y tantos otros representan de forma material (sobre un objeto físico), una fuerza o energía perceptible de carácter inmaterial. En la práctica: La historia de los símbolos universales y sus
significados es una de las herramientas intelectuales más importantes para todo Mago. Aprenda a conocer cada símbolo y lleve consigo aquellos que tengan que ver con su fe. Le otorgarán mayor poder, ya que estará unido espiritualmente a las fuerzas que los animan.

Agradecimiento

Agradezco al Gran Espíritu por las bendiciones que me ha dado. Agradezco las lecciones aprendidas y con humildad acepto ser una herramienta más del destino para que se cumpla, cada vez estoy más atenta al Todo y a lo que me depara junto a mi amado compañero y amante esposo y nuestro maravilloso hijo, la bendición más grande de todas.
De la misma manera que agradezco con humildad las bendiciones dadas, ruego que se multipliquen a cada uno de aquellos que me han secado lágrimas, me han dado una mano, me han hecho reír, me han dicho la palabra que necesitaba en el momento exacto, porque han sido las expresiones más cercanas a la luz cuando estamos en la oscuridad.
También ruego que la Vida se encargue de volver a su lugar lo que debe volver y hacer fluir lo que debe partir.
Un 2015 lleno de amor, salud y trabajo con mis más intensos sentimientos de hermandad y amor.

Observaciones sobre el uso de las velas en rituales mágicos

velas2

.- A las velas no debe llegarles la luz solar. Esto significa que pueden encenderse de día, pero con la precaución de que no les llegue directamente la luz del sol. Si están cerca de una ventana o ventanal, debe taparse la luz con la cortina. Y deben encenderse también lejos de corrientes de aire.

.- No se pueden prender velas ni en el baño,  ni en la cocina. JAMÁS.

.- Las velas deben pegarse al candelabro o donde se van a colocar (siempre en pocillos, ceniceros o recipientes individuales) con otra vela común y corriente, de las que se tienen en todas las casa para cuando se corta la luz, y cuyo esperma se usará especialmente para ello. No se pueden pegar con la misma vela que se utiliza en el ritual.

.- Las velas deben estar al resguardo de la privacidad; es decir, mientras menos personas ajenas al Ritual las vean, mejor.

.- Si el ritual que se está realizando  consta de más de una vela a la vez, para encenderse (formas de pentágono, triángulo o cualquier otra), nunca encender sobre una bandeja o plato todas las velas, sino como se ha dicho antes, han de colocarse en en pocillos separados; puesto que el calor de todas juntas calentaría la bandeja y se derretirían y terminarían antes de lo normal. Si después, por seguridad, se desea colocarlas sobre una bandeja así, en pocillos individuales, no habría problema.

.- Todas las velas se encienden con fósforos o cerillas, nunca con encendedor o con la llama de otra vela (salvo que un ritual  específico lo exija, en casos muy señalados y se le especificará antes, como rituales de alta complejidad).

.- Si fueran más de una vela las que deben encenderse, éstas deben estar a una distancia prudente la una de la otra (20 centímetros. aproximadamente o más, no menos).

.- La vela debe arder hasta apagarse por completo cuando ya no le quede mecha, nunca hay que apurarla.

.- Si por fuerza mayor deben ser apagadas, nunca se soplan, sólo se ahoga la llama con los dedos húmedos, un apaga velas o aplastando el pabilo o mecha de la vela.

.- Si el ritual que se está realizando con velas son más de una a la vez para encenderse juntas (formas de pentágono, triángulo o cualquier otra), se debe esperar hasta que se apague la última de las velas por sí sola, andes de deshacerse de los restos.

.- Los restos deben ser tirados a la basura solamente.

Principales reglas de la magia superior

bruja-magia

Los animales nos acompañan y protegen, por ello  los respetarás y cuidarás.

No realizarás ninguna curación, limpieza  o ritual que impliquen el sacrificio o la tortura de ningún ser animal.

Tu cuerpo es único, es tu templo-. No expongas tu cuerpo al juicio de terceros, rechazarás la desnudez en cualquier tipo de ceremonia o ritual público, incluyendo la iniciación, porque la desnudez sólo es entre tú y el cosmos, no entre tus iguales.

Las enseñanzas de los santos, maestros, mártires, ángeles, imágenes o personajes espirituales sólo podrán ser una guía de vida para tus prácticas, por lo que no le rendirás ningún tipo de culto a imágenes y figuras, y te mantendrás cercano a los creen en un ser superior pero no te enajenarás haciendo propio el sentir religioso o la fe de alguien. No olvides que el Dios-Diosa, Creador, Padre- Madre omnipotente no posee religión alguna, es una energía suprema, infinitamente superior y permanente en el Todo.

Tu deber es ayudar a las personas con sus problemas humanos, siempre y cuando ellas deseen ser ayudadas y estén dispuestas a cambiar aquello que les produce el dolor. No debes nunca dejarte seducir por las palabras o los regalos, por ende si la persona está forzando una situación artificialmente no debes participar porque  involucionarás, toda persona que no acepta su camino de evolución, involuciona.

Si no tienes las habilidades, experiencia o conocimientos acerca de un caso que se te presente, no aceptarás el trabajo y lo traspasarás o consultarás con un compañero de mayor experiencia.

Todos los días se aprende de todo. No mezcles conocimientos superiores, ni dejes que  doctrinas de moda contaminen tu conocimiento ancestral. Todo está ya escrito en la memoria del Cosmos, nada nuevo hay bajo el sol y en los libros sagrados ya están presentes todas las enseñanzas necesarias para tu crecimiento espiritual. No creas en nuevas tendencias de pensamiento, cuyos promotores terminan haciendo un negocio rentable y confundiendo a los ignorantes; tú no eres un ignorante por ende no debes ser confundido.

Sólo serás un instrumento de energía para ayudar a los demás seres que necesiten ser ayudados… aplica tus conocimientos y habilidades para el bien, si tú puedes; a veces quedarse en actitud pasiva será lo mejor, deberás saber cuando intervenir.

Dedicarás parte de tu tiempo y de tus habilidades para dar servicio a personas o causas que estén en situación de necesidad, pero si tus conocimientos son despreciados, no insistas; esas personas volverán cuando vean su real necesidad.

Sabrás que nadie tiene la verdad ni tampoco la mentira, utilizarás tu criterio para analizar opiniones de los demás sin prejuzgar, pero tus bases nadie puede cambiarlas, porque son tu fe y tu ancla a tierra.

Te pondrás en sintonía con tu energía femenina o masculina, con los ciclos de la naturaleza y con la Madre Tierra, sentirás el ciclo de los cielos y del agua, sentirás la energía del fuego, estarás en contacto con tu tótem de protección, él te guiará cuando no veas el camino.

Vive una vida con equilibrio: cuida tu salud física, tu bienestar emocional, una mente ágil, tus finanzas sanas, una vida social enriquecedora y la familia en armonía, enseña con tu ejemplo.

Dignificarás la imagen de la bruja, con tu dedicación y sabiduría.

A partir de ahora, el compromiso que adquieres con el mundo de la magia debe ser respetado, valorado y enaltecido por tu persona.

 

Cuidado con los falsos sanadores ‘psicomagos’

Por favor amigos, tengan cuidado con algunos pseudo sanadores o “psicomagos” que utilizan la palabra “psicomagia” y la publicitan o tratan de vender por internet servicios con ella relacionados, sin tener siquiera un mínimo conocimiento de lo que en realidad es.

En Wikipedia pueden encontrar un resumen  -bastante escueto pero gráfico  en su contenido-, para que comprendan realmente qué es la psicomagia y a qué se enfoca.

La psicomagia se suele utilizar en conflictos emocionales y karmas generacionales.

Si hay magia negra no la limpia, sólo si esta magia alteró la psiquis de la persona serviría de post ritual.

La “psicomagia” como concepto y técnica de sanación nace del escritor Alejandro Jodorowsky. Y también a él le debemos el conocimiento del Tarot curativo, que no se utiliza como un tarot predictivo como los tradicionales, sino como un mecanismo de descubrimiento personal.

Un acto psicomágico debe ser realizado por la persona que sufre el conflicto emocional, en algunos casos con la ayuda de cercanos a ella o bien totalmente ajenos, según sea el problema. Pero el “psicomago” sólo intervendrá en el momento de transmitir el tipo de ritual a realizar por la persona, un ritual que es individual y único. Dos personas diferentes no suelen necesitar el mismo ritual, porque son personas distintas a las que les afectan distintas cosas. Y aunque se tratara de un problema similar, las variables del conflicto en cada caso y los factores que hacen que dicho conflicto se manifieste de una manera o de otra, conllevan a que en cada situación exista la conveniencia de realizar un acto psicomágico distinto en cada caso.

Cada conflicto tiene una solución. La “psicomagia” es un recurso válido para ayudar en la sanación de una persona que no ha encontrado solución en las terapias tradicionales como son la Psicología o Psiquiatría; pero en lo absoluto reemplaza a la Magia.

Reflexiones sobre la Magia y la Vida

Me gustaría comprender un poco más a las personas.
La Magia no soluciona problemas que podemos arreglarlos con lógica, con inteligencia o amor…si no somos capaces de advertir algo que va a ocurrir por consecuencia lógica, si no somos capaces de disipar o entender signos y situaciones, si no somos capaces de comprender que alguien a quien amamos puede tener la dicha en esta vida de encontrar a su alma gemela lejos de nosotros, entonces no hay Magia que pueda ayudarle.
Si no somos capaces de pedir perdón cuando hemos errado, por orgullo y soberbia, si no somos capaces de decir: “que seas feliz” de corazón, si no somos capaces de aceptar un adios…entonces no seremos capaces de desarrollar el máximo de nuestra mágica existencia…
Y es el aceptarse imperfecto, pero intentar mejorar, no ser otro por los demás, sino mejorar por uno mismo, para no perder el tiempo en relaciones superficiales e inútiles, tener ideas estériles y obsesivas, estar siempre en actitud paranoica y creer que todos nos desean el mal…
Para ello debemos mejorar, para superar la ira, la tristeza, la angustia, el miedo…y poder ser LIBRES, generando una energía mágica y contagiosa para nosotros mismos y a nuestro alrededor.

Qué me gusta de la Vida y qué me gusta de la Muerte

En la Vida uno tiene la posibilidad y la capacidad de hacer cosas por los demás, por y para nosotros mismos, de pasar a ser y tener una existencia útil; pero eso no nos quita la fragilidad de la existencia humana y carnal…sobre todo carnal.

A veces nos perdemos en la superficialidad de lo material, le damos una relevancia excesiva y jerarquizamos otorgándole prioridades a cosas que pueden esperar. ¿Qué haces cuando preparas ensalada y la aliñas? Tratas de que se conserve lo mejor posible, porque sabes que su buen estado durará un corto y limitado tiempo…

Algo así pasa con la Vida, no sabemos lo que va a durar, pero mientras eso ocurre, mientras dura, es bueno aprovecharla al máximo; tenemos capacidades que no ocupamos y a otros pueden ayudarles. Si uniéramos nuestras capacidades en vez de actuar egoístamente, seríamos mejores personas y este agreste planeta para algunos sería un mejor lugar donde viviríamos todos…

Pero las personas suelen discriminar en la Vida, por el color de la piel sin importarles el espíritu, que es invisible; discriminan a los demás por la ropa y por como visten, siendo que sus cuerpos desnudos suelen traer los mismos órganos; discriminan por los bienes materiales acumulados, pero son esclavos de esos bienes, porque tienen miedo de dejarlos solos y temen perderlos,  y sin embargo no se los pueden llevar una vez muertos; suelen discriminar por países siendo que nuestros antepasados compartían grandes y extensos territorios, compartían cultura y conocimientos;  suelen discriminar a quienes no piensan igual que ellos y pierden así la posibilidad de que su mente e inteligencia desarrollen más capacidad tratando de analizar y entender las diferencias; discriminan por la edad, siendo que existen personas con edades cronológicas mayores pero cuya vitalidad y jovialidad las hacen tener en su corazón más juventud que muchos otros amargados más  jóvenes en edad pero que por poseer un corazón huraño y seco aparentan más edad de la que tienen.

La Muerte es el estado más democrático que existe, no le importan la edad, las tendencias políticas, filósoficas, ni religiosas, ni las riquezas acumuladas, ni títulos que valgan, ella no discrimina a nadie. Y a todos siempre nos llega el momento de partir con ella.

Entonces, si sabemos que nuestra existencia está acotada por la visita de nuestra vieja y conocida amiga la Muerte, ¿por qué desaprovechamos así la Vida? Una palabra, un abrigo, un pan, un llamado de atención, una ayuda a alguien que lo pide o a quien realmente lo necesita… cuánto sentido dan estos sencillos gestos y actitudes a nuestra vida, y qué rápido pasa el tiempo cuando se hacen cosas realmente útiles, cuando se ayuda a los demás…

En cambio,  cuando la persona mira desde su “Olimpo” particular, la Vida transcurre lenta y triste, sin razón para sentirla, sin razón para vivirla… pero cuando por fin esas personas, como todos, deben partir, ¡qué mal les parece irse, y ya no lo desean de ninguna manera!

Para esas personas, la Muerte es sólo un cambio de estado, puesto que toda su Vida la vivieron estando ya muertos, sin hacer nada realmente útil para sí mismos, y sobre todo, tampoco haciendo nada por los demás.

Aguamarine

Recomendaciones para verse la suerte

por Aguamarine de Santantoni

En nuestro consultorio atendemos un porcentaje bastante alto de personas que se ven afectadas o perturbadas por espíritus. Son casos de posesiones por desencarnados e incluso por demonios o entidades malignas. Entre estos afectados, hemos podido comprobar que un buen número son personas asiduas a consultar los oráculos (tarot o cartomancia, buzios o caracolas, huesos, borra de café, restos de té, velomancia y un largo etcétera).

Por este motivo escribo esta nota, dirigida especialmente a las personas que suelen verse “la suerte” pero no tienen conciencia de lo que realmente ocurre “en el otro lado”.

Primeramente explicaré algunos conceptos, para que podáis entender mejor a qué me estoy refiriendo.

Los desencarnados (sin carne) son los espíritus de los fallecidos que se quedan pegados en nuestro plano y que por ningún motivo deben estar aquí; ellos se quedan pegados por la forma de morir (brusca, dramática y/o suicida). Todas las personas cuando fallecen inician su tránsito hacia el descanso, hacia la Luz; pero en muchos casos, cuando los familiares los lloran mucho o algún brujo negro los invoca atrapándolos y usándolos en su propio beneficio, no sólo no ascienden sino que se mantienen en este mundo y se quedan ‘pegados’ en nuestro plano terrenal.

Los oráculos son formas de adivinación a través de la consulta a los espíritus; por ende son invitaciones “acotadas” para que ellos estén presentes, a diferencia de la ouija que es una invitación abierta y permanente a través de una ‘puerta’ al otro lado que no se puede cerrar.

Con los oráculos se abren umbrales. El tarot sólo permite el ingreso de uno o dos espíritus, no más, y una vez cerrado el mazo el espíritu se va…a menos que conozca al consultante y se produzca lo que se conoce como “enamoramiento”.

El visitar a diferentes profesionales no significa que la tirada que al consultante le parezca más acertada y a conveniencia de sus deseos o necesidades, sea la válida. Todas las consultas son tomadas en cuenta, lo que puede variar es el juicio y la interpretación de los símbolos y signos de las tiradas.

Los buenos tarotistas (que no es lo mismo que un brujo o bruja que lea el tarot, aquí me refiero a la profesión de tarotista, entiéndandase personas que se dedican en exclusividad a la lectura e interpretación del Tarot y no ‘picotean’ de aquí para allá), saben a ciencia cierta que este arte produce una adicción muy fuerte y casi patólogica en personas con baja autoestima y problemas de depresión.

Una persona que se consulta de manera continua el tarot (semanalmente o incluso más a menudo) corre un altísimo riesgo de posesión por uno o varios espíritus o desencarnados, o de infestación de su propiedad por toda clase de entes o energías negativas, si se lo leen en su casa.

Si lo explicamos de manera gráfica, podríamos decir: si en la calle de nuestro barrio, se ven continuamente muchos delincuentes, ¿vosotros dejaríais abierta la puerta de la calle para ir a comprar a una cuadra de la casa?…NO ¿verdad?. Pues ocurre un hecho similar con los espíritus: cuando una persona consulta continuamente el tarot, los espíritus ya la conocen y suelen “enamorarse” del consultante. ¿ Y por qué no del tarotista? Pues porque el tarotista sabe tomar sus precauciones, por ello no es llegar y empezar a autoleerse el tarot o cualquier otro oráculo.

Algunas recomendaciones

– No es aconsejable leerse “la suerte” personas menores de 16 años o con su criterio sin formar.
– Tampoco las embarazadas o recién paridas ( o en cuarentena).
– Las personas con grandes depresiones diagnosticadas o que padecen alguna enfermedad psiquiátrica.
– Personas con enfermedades terminales.
– Personas demasiado ansiosas en recibir las respuestas (como si de ello dependiera su vida).
– Si alguien desea leerse el tarot, como máximo debe hacerlo 4 veces al año, es decir cada 3 meses o coincidiendo con el cambio de estación.
– No es recomendable preguntar por la salud, propia o de familiares, y mucho menos por la fecha de la Muerte.

Los tarotistas no son videntes o mediums, salvo casos excepcionales. Ellos son solamente intérpretes de un oráculo.

Si el profesional de las artes esotéricas tiene el don de la videncia, no le será necesario siquiera el uso o la consulta del oráculo; y si posee el don de la mediumnidad, se comunicará directamente con el espíritu del fallecido que se pretende invocar, sin obligarlo a hablar si éste no lo desea.

La mayoría de nuestros clientes suelen verse el Tarot por razones muy concretas y específicas: empresarios con proyectos que están por sacar adelante; gente de los medios suelen consultar por cómo les irá en determinados proyectos televisivos o programas de televisión; otros profesionales consultan en relación a proyectos inmobiliarios, sobre nuevos productos para lanzar al mercado… Inclusive, muchos de nuestros clientes, que son políticos de Chile y también de otros países americanos,  acuden a nosotros cuando van a lanzar sus candidaturas, para corregir posibles inconvenientes antes de lanzarse de lleno con las campañas, o para saber mejor qué decisiones o medidas tomar en determinados asuntos de su competencia. Pero todos ellos tienen muy claro, y si no es así nos encargamos de dejárselo bien especificado, que este oráculo sólo se puede y se debe utilizar en su justa medida.

Y una última recomendación. Si desean o necesitan leerse el Tarot, infórmense bien antes y sepan adónde van. No se fíen de cualquiera que se anuncie en los periódicos, la radio o incluso que aparezca en TV. Lamentablemente hay muchos/as que sólo piensan en lucrarse económicamente, que han leído un libro de tarot para principiantes y ya creen ser o actúan como un tarotista profesional.

Los frutos del Espíritu

Siempre he actuado conforme a mis creencias y mi fe. Y llegando a la edad madura, me he dado cuenta de que ninguna religión creada por los hombres es la continuidad obligada del paso de Cristo por la Tierra.

Lejos de cumplir con el mandato que el Hijo de Dios nos dejó como los frutos del Espíritu: caridad, alegría, paz, comprensión de los demás, generosidad, bondad, fidelidad, mansedumbre y dominio de sí mismo (Gálatas 5:22), no veo a los actuales cristianos realmente preocupados -ni siquiera interesados- en practicarlos.

La Caridad escasamente la vemos, salvo en una gran catástrofe; pero si miramos el diario vivir, las personas que trabajan un ejemplo, trabajan para tener un mejor pasar, alcanzar un bienestar personal y familiar, una seguridad a diario; sin embargo las estructuras que los mismos hombres han creado, llamadas empresas, lejos están de entender esta finalidad, para ello hacen que la jornada de trabajo sea exageradamente larga, con almuerzos extremadamente cortos, sueldos bajos y pocos beneficios para los trabajadores, no son justos y muchos de los dueños de dichas empresas se jactan de pertenecer a tal o cual religión o secta, de creer en Dios, de ir al servicio religioso casi a diario, etcétera…

La Alegría es algo escaso también. Vemos que las personas con las necesidades básicas satisfechas tampoco son felices, ya no valoran la salud cuando se tiene, la familia, la pareja, el trabajo, sólo se sienten plenos alcanzando bienes materiales y compitiendo por quien tiene más, eso tampoco lo veo muy cristiano (Jesús dijo ” es más fácil que un camello entre por el ojo de una aguja que un rico en el reino de los cielos”).

La Paz, ¿dónde está? Donde más actos sangrientos se producen es en los lugares en que están más presentes las religiones, adoctrinamientos o sectas, Medio Oriente, América, Europa, o entre narcos que se amparan en pseudo religiones y pseudo santos creados a su medida como la santa Muerte, o el terrorismo…

La Comprensión de los demás, tampoco la veo. Lo que abunda es la discriminación, el racismo, el clasismo, la intolerancia de unos por los otros, el bullying ya desde la edad escolar… lo peor es que los que más discriminan son los que más alto tienen el estandarte de la religión.

La Generosidad, algo que ya no queda por ninguna parte. Y esto no se trata de ser caritativo, sino de ser generoso, de no ambicionar, no caer en la avaricia…a veces la generosidad va de la mano de escuchar al otro, tal vez no puedes ayudarle en su problema, pero a esa persona quizás le salvaste la vida con sólo escucharla.

La Bondad. ¿Cuántos son los que devuelven el vuelto de más, dan el asiento a una persona que lo necesita, piden disculpas si empujan a otro?… No se trata sólo de buenas costumbres y educación, es también el actuar bien, sin maldad, con respeto, sin tener una segunda intención en cada acto, como encerronas, humillaciones, denostaciones, increpar a alguien ante otros, ridiculizar, burlarse para hacer reír…

La Fidelidad, no sólo en el matrimonio, sino también en nuestras convicciones. ¿Dónde está? Si decimos algo, ser consecuentes con nuestras palabras, ser fiel a la amistad, ser fiel a la persona que está con nosotros sea polol@, novi@, pareja, conviviente o espos@, ser dignos ante el amor que nos dan, la fidelidad también pasa por no hablar mal de la pareja, ¿para qué?, ¿por qué?, si el problema lo tienes con él o con ella, soluciónalo con la persona indicada.

La Mansedumbre. A las personas sencillas, humildes, tranquilas, pacíficas no las vemos hoy muy seguido, ni en la calle ni entre los cristianos actuales; cuando una habla con un pastor, cura, obispo, sacerdote, anciano o rabino, lo último que he visto ha sido humildad, sencillez, mientras más dicen saber de Dios y su palabra, son más arrogantes, soberbios, vanidosos, déspotas, prepotentes; es una pena, porque si saben de Dios deberían estar al servicio de los demás.

El Dominio de sí mismo… igual escasea. En televisión vemos casi a diario que muere una mujer porque su ex pareja la mató a golpes, una bala loca mató a un adolescente, tres jóvenes dieron muerte a puñaladas a otro, un menor es abusado y muerto, otro lactante es muerto por maltrato de sus propios padres…¿cuál es el límite en que la persona debería preguntarse: ¿qué está pasando conmigo?…¿qué estoy haciendo? O mejor, decir ¿qué pienso hacer? ¿Dónde está el límite? Se han olvidado de Dios y sólo responden automáticamente cuando se les pregunta si creen en Dios… Creen que pertenecer a una religión los hace en consecuencia buenas personas, pero no son capaces ni siquiera de cultivar los frutos del Espíritu; sólo se preocupan de ello cuando tienen que ir a su templo o congregación, el día que toca servicio religioso.

Experiencia sobre la Muerte

“No llores junto a mi tumba; yo no estoy allí.

No estoy dormido.
Soy un millar de vientos que soplan.
Soy el diamante que brilla en la nieve
Soy la luz del sol sobre el trigo maduro.
Soy la suave lluvia de otoño cuando despiertas en la quietud de la mañana, soy el rumor de las alas de los pájaros que vuelan rápida y silenciosamente en círculos.
Soy las estrellas tenues que brillan por la noche.
No llores junto a mi tumba.
Yo no estoy allí; no he muerto”.

-Anónimo-.


Antes de fallecer mi padre, intentaba hacerme una idea de qué pasa con nosotros cuando nuestro envoltorio ya no nos puede contener.

Siempre la experiencia de otros nos es útil, pero ¿hasta dónde?. Mi viejo fue un hombre bueno, no fue un santo, pero sí fue un buen hombre, generoso, amable, servicial y sencillo, él era simple y sus respuestas siempre me aliviaban de cargas emocionales grandes.

Cuando le rezo a Nuestro Señor por su alma, me siento extraña, porque lo siento a mi lado, pero no en la forma que antes estaba acostumbrada, he tenido que cambiar mi manera de verlo, menos material… En una sesión de hipnosis logré entablar una conversación con él, entre las muchas cosas que le pregunté, creo que lo que más le agradezco fueron las siguientes respuestas:

-¿Papá te molesta cuando no voy al cementerio a verte?

R:- No, pero cuando vienes a verme a mi sepultura me siento feliz, porque de alguna manera te acercas a mí con tu recuerdo

-¿Papá, dónde estás?

R:- Estoy aprendiendo, nada de mi experiencia anterior me sirve, lo material acá no sirve.

-¿Te puedo ayudar?

R:- Sólo puedes orar por mí, existen otros que necesitan ayuda, no lloren por ellos, los pierden, sólo oren por su descanso.

-¿Dios existe?

R:- (sonrió) Todos somos parte de Dios, Él es tan grande que nadie tiene conciencia de su inmensidad.

Desde aquella vez mi espíritu, mi mente y mi corazón están en calma, aún desde el más allá se encargó de enseñarme como solía hacerlo hasta los últimos días antes de partir.

Cuando siento a los pájaros cantar con sus bellos arrullos, siento su voz.

Cuando el viento sopla fuerte mi pelo, siento su mano que me acaricia.

Cuando tengo frío, siento el calor de los tímidos rayos de sol en mi espalda como si él me cobijara.

Cuando miro a mi esposo, siento que él está tranquilo porque ahora me cuida un buen hombre.

Cuando me saltan las lágrimas porque lo extraño, un leve perfume de su colonia me recuerda que está a mi lado como siempre.

Gracias Papá, siempre fuiste un gran hombre y un buen padre.