Experiencia sobre la Muerte

“No llores junto a mi tumba; yo no estoy allí.

No estoy dormido.
Soy un millar de vientos que soplan.
Soy el diamante que brilla en la nieve
Soy la luz del sol sobre el trigo maduro.
Soy la suave lluvia de otoño cuando despiertas en la quietud de la mañana, soy el rumor de las alas de los pájaros que vuelan rápida y silenciosamente en círculos.
Soy las estrellas tenues que brillan por la noche.
No llores junto a mi tumba.
Yo no estoy allí; no he muerto”.

-Anónimo-.


Antes de fallecer mi padre, intentaba hacerme una idea de qué pasa con nosotros cuando nuestro envoltorio ya no nos puede contener.

Siempre la experiencia de otros nos es útil, pero ¿hasta dónde?. Mi viejo fue un hombre bueno, no fue un santo, pero sí fue un buen hombre, generoso, amable, servicial y sencillo, él era simple y sus respuestas siempre me aliviaban de cargas emocionales grandes.

Cuando le rezo a Nuestro Señor por su alma, me siento extraña, porque lo siento a mi lado, pero no en la forma que antes estaba acostumbrada, he tenido que cambiar mi manera de verlo, menos material… En una sesión de hipnosis logré entablar una conversación con él, entre las muchas cosas que le pregunté, creo que lo que más le agradezco fueron las siguientes respuestas:

-¿Papá te molesta cuando no voy al cementerio a verte?

R:- No, pero cuando vienes a verme a mi sepultura me siento feliz, porque de alguna manera te acercas a mí con tu recuerdo

-¿Papá, dónde estás?

R:- Estoy aprendiendo, nada de mi experiencia anterior me sirve, lo material acá no sirve.

-¿Te puedo ayudar?

R:- Sólo puedes orar por mí, existen otros que necesitan ayuda, no lloren por ellos, los pierden, sólo oren por su descanso.

-¿Dios existe?

R:- (sonrió) Todos somos parte de Dios, Él es tan grande que nadie tiene conciencia de su inmensidad.

Desde aquella vez mi espíritu, mi mente y mi corazón están en calma, aún desde el más allá se encargó de enseñarme como solía hacerlo hasta los últimos días antes de partir.

Cuando siento a los pájaros cantar con sus bellos arrullos, siento su voz.

Cuando el viento sopla fuerte mi pelo, siento su mano que me acaricia.

Cuando tengo frío, siento el calor de los tímidos rayos de sol en mi espalda como si él me cobijara.

Cuando miro a mi esposo, siento que él está tranquilo porque ahora me cuida un buen hombre.

Cuando me saltan las lágrimas porque lo extraño, un leve perfume de su colonia me recuerda que está a mi lado como siempre.

Gracias Papá, siempre fuiste un gran hombre y un buen padre.

2 Respuestas a “Experiencia sobre la Muerte

  1. Ver este mensaje,sobre la muerte,ya me corre escalosfrios de emoción,es hermoso la esplicación que tiene nos da esa tranquilidad de saber,que para nosotros es muy triste no tenerles,pero yo siempre pensé,que estan mejor que nosotros porque Dios,es un Padre con mucho amor y es como dice es mensaje,ellos estan en cada cosa que vemos,sentimos,o escuchamos.gracias esas palabras escritas son dictadas por Dios.Bendiciones.Ofelia Abad

  2. Hermoso..
    muchas gracias

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s