Una mujer paraguaya afirmó haber sido violada por el mítico “Pombero”

pombero2

Una mujer paraguaya denunció que el mítico “Pombero” la vejó sin que ella se diera cuenta y que dio a luz a una extraña criatura que falleció a las 7 horas de haber nacido. Según la víctima, en más de una ocasión amaneció desnuda en su cama.

El curioso hecho ocurrió en una humilde vivienda en Colonia Santa Clara del distrito de Liberación, departamento de San Pedro, Paraguay. Una mujer asegura que fue violada por el mítico “Pombero” y que, producto de esa vejación, dio a luz a una extraña criatura que falleció a las 7 horas de nacida.

El “Pombero” es una especie de duende de la mitología guaraní y es muy popular en Paraguay y en el noreste de Argentina. Al parecer, es un ser petiso, robusto, moreno, de brazos muy cortos y presenta abundante vellosidad. Su boca es grande y alargada, y los dientes muy blancos. Sus ojos, chatos con cejas de pelo largo.

La mujer, identificada como Rosalía Suárez, de 24 años y madre de tres hijos, señaló que nunca tuvo síntomas de embarazo y que su período menstrual era normal. Sin embargo, tenía un leve dolor de panza. Cuando se disponía a ir a un hospital el pasado domingo, en compañía de su cuñada Andrea Villanueva, comenzó a dar a luz a una criatura negra.

Según publica Diario Crónica de Paraguay, el extraño ser nació vivo y se mantuvo así por unas 7 horas. Villanueva recordó que el recién nacido lloraba de una manera muy extraña y que parecía al maullido de un gato. La familia le dio cristiana sepultura en el patio de la casa, donde oraron a Dios “por el descanso de la criatura”.

Rosalía confesó que desde hace un año es perseguida por una criatura muy extraña y con las mismísimas características del “Pombero”. Además, contó que en reiteradas oportunidades despertó desnuda en su cama y que una vez le ocurrió lo mismo a su hijita.

Pablino Villanueva, esposo de Rosalía, recordó que “el domingo a la noche vimos debajo del galpón de la casa a ese ser extraño de color negro que no logramos distinguir bien por la oscuridad pero que sospechamos que se trataría del Pombero”.

Iglesia católica: “El Pombero no existe”

Después que salió a la luz la historia de Rosalía Suárez, quien dijo haber tenido un hijo del mismísimo Pombero, el relato no solo recorre el mundo, sino que además presenta un intenso debate sobre qué es lo que realmente pasó.

Mientras tanto la afectada como el marido de la misma, Pablino Villanueva, insisten en que sí tiene mucho que ver el “Karai Pyharé”, integrantes de la Iglesia Católica aseguraron que en realidad este fenómeno no va más allá de cuestiones científicas.

Para los religiosos, la explicación más fácil es atribuirle este tipo de hechos a mitos o leyendas. O sea, que según ellos es falso que el Pombero haya “acosado” a la mujer y por eso sea el padre biológico del bebé fallecido.

Es por eso que insistieron en que lo más importante en este caso es averiguar bien cuál fue el motivo que derivó en este nacimiento, ya que no es el primero que se está dando en la zona, de acuerdo a los datos que se manejan, y todo apunta a que si no se pone un freno a la situación, se volverán a repetir.

En este sentido, apuntan directamente al uso de los agrotóxicos que ya han generado un sinfín de malformaciones genéticas en varios puntos del país, más allá de lo que aseguran algunas autoridades sanitarias.

Mientras que surgió el debate de qué es lo que pudo haber causado el nacimiento con tantas anormalidades de un bebé, la familia Villanueva-Suárez pasa las horas rezando a Dios y  además se hicieron con agua bendita para proteger la casa y así evitar que el “hombre de negro” los siga acosando.

pomberoLa leyenda del Karai Pyharé, “el señor de la noche”

Según las leyendas recogidas por historiadores y antropólogos, el Pombero es un duende antropomorfo, similar a un hombre feo, más bien bajo, fornido, retacón, moreno, con manos y pies velludos, cuyas pisadas no se sienten. Lo describen también andrajoso, cubierto con sombrero de paja y con una bolsa al hombro. Habita en el bosque o en casas o chamizos abandonados. Anda de noche, viajando por todas partes.

Tiene habilidades tales como mimetizarse con facilidad, hacerse invisible cuando quiere y hacerse sentir por un toque, con sus manos velludas, que producen pirî (escalofrío); puede deslizarse por los espacios más estrechos, pasar por el ojo de una cerradura, correr de cuatro patas, imitar el canto de las aves, especialmente las nocturnas, el silbido de los hombres y de las víboras, el grito de animales, aullidos, el piar de los pollitos, etc. Lo describen, también, como ventrílocuo.

Tiene ocurrencias y es travieso; suelta los animales del corral o dispersa tropas o manadas de animales salvajes o domésticos; roba tabaco del perchel, desparrama el maíz amontonado y el popî (mandioca mondada), roba miel, gallinas, huevos, echa del caballo al jinete andante, asusta a la cabalgadura.

Es sensual. Despierta a las mujeres con el suave roce o caricia de sus manos velludas, especialmente a las que duermen afuera en las noches de verano. A veces las posee, y se cuenta de mujeres embarazadas por el Pombero, cuyo hijo nace muy parecido a éste. Se cuenta, también, de jóvenes raptadas por Pombero, que después de saciarse en ellas, las deja sueltas, a veces embarazadas.

Para granjearse su amistad o simpatía, su buena voluntad, hay que hacerle regalos. La gente suele dejarle un poco de tabaco, miel u otras ofrendas, como una botella de caña, etc., en lugar accesible, en un sobrado, sobre algún apyka (banco o silleta), en el okupe (atrás de la casa), cerca del rancho, pronunciando una corta oración, rogándole no cometa más fechorías. Ganando su simpatía, el Pombero cuida de la casa del que le regaló, de sus animales, de sus cosas y hasta se dice que retribuye atenciones, apareciendo en la casa frutas, huevos, etc.

Si se habla mal de él o no se le hacen regalos puede vengarse persiguiendo a los moradores de la casa; asusta al que habla mal de él o mediante un simple toque le deja con ataques o mudo (ñe’engu) o zonzo (tavy) o tembleque (marachachâ). La gente paraguaya se guarda muy bien de pronunciar el nombre del Pombero, particularmente en las reuniones nocturnas, y a él se refieren como Karai-Pyharé, “el señor de la noche”, porque puede aparecer cuando se lo nombra, como acudiendo a un llamado.

mujer-paraguaya-embarazada-pombero

La familia dio cristiana sepultura al bebé en el patio de su casa

Fuentes del reportaje: Varios medios.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s