Gary Thomas, el exorcista que inspiró la película ‘El Rito’, asegura que “el diablo puede ser llamado y actúa sobre la gente”

El sol brillaba en las Montañas de Santa Cruz cuando estacioné mi auto en San José, en una modesta iglesia donde el exorcista más famoso en Estados Unidos me recibió.

“Hola, soy el Padre Gary Thomas”. A sus 57 años, tiene una sonrisa fácil y fuertes convicciones acerca de la naturaleza de la maldad.

“¿Cree que existe el diablo?” le pregunto cuando nos sentamos en una pequeña y hermosa capilla cerca de la iglesia.

“Sí”.

“¿Cree que el diablo actúa sobre la gente?”

“Correcto”.

El sacerdote hace estas afirmaciones con la certeza que yo reservo a preguntas como: “¿Trajiste tu almuerzo?”. Pero eso no sorprende. Se ha enfrentado a los escépticos muchas veces y nunca más que ahora, porque su vida y entrenamiento como exorcista en Roma son la inspiración detrás de la película de Hollywood El Rito.

De hecho, en la premiere, cuando las cámaras orbitaban alrededor de la estrella Anthony Hopkins, Thomas caminó en la alfombra roja junto a él. Esta película, al igual que la salvación, es algo en lo que este sacerdote cree.

“Primero fue muy emocional para mí. Varias de estas escenas me parecieron muy difíciles. Vi que algunas son muy profundas. Son bastante precisas. Eso es lo que he visto en la vida real”.

Eso es decir bastante. El Rito está llena de personajes jadeantes, que maldicen y despotrican, quienes, de acuerdo con el guión, están poseídos por Satanás; gente que un momento parece estar bien y al siguiente están furiosos contra todo lo que es sagrado.

Thomas dice que la gente que teme ese destino viene a él constantemente. “A menudo comienzan la conversación con un: ‘Padre, necesito un exorcismo’. Y mi respuesta es: ‘No lo hago sobre pedido’”.

Pero él piensa que debe hacerse más. Es parte de un esfuerzo del Vaticano para hacer que más exorcismos estén disponibles para los creyentes. Algunos en la Iglesia Católica piensan que el mundo está enfrentando un aumento en la actividad demoníaca, ya que millones de personas están buscando alternativas.

“Mucha gente curiosea en lo oculto, o se involucran en prácticas (que) el catolicismo clásico considera al menos como idólatras. La gente puede involucrarse en brujería, o ir a ver algún adivino, o acudir a una sesión de espiritismo, o pueden aprender cómo comunicarse con espíritus”.

Le interrumpo: “Pero mucha gente te diría: ‘Solamente estoy jugando’”.

“Correcto. Absolutamente. Y no es así”, dice, indicando que aquéllos que se separan de la iglesia y de otras formas de fe tienen más posibilidades de ser atraídos. “Los demonios siempre están buscando seres humanos que tengan relaciones rotas”.

“El diablo puede ser llamado”

Dicho de manera simple, Thomas cree que así como una persona puede convocar a Dios a través de una oración, o a través de otros rituales, el diablo puede ser llamado también.

Thomas dice que un exorcismo usualmente toma de 45 minutos a 2 horas e involucra recitar oraciones, leer las Escrituras y utilizar objetos sacramentales como crucifijos y agua bendita. Por supuesto, eso es como decir que una cirugía conlleva un cuchillo y algunas gasas.

Es vastamente más complicado. Antes de que se considere el rito, debe haber un examen psicológico con profesionales, consultas extensivas y preguntas acerca del consumo de drogas y alcohol.

Thomas dice que el 80% de la gente que asegura que tiene una posesión demoníaca ha sufrido realmente de algún tipo de abuso. Un exorcismo, dice, es el último paso de un largo proceso.

Incluso cuando se indica un exorcismo, a menudo debe ser repetido. A juzgar por los comentarios de Thomas, se necesita un ojo entrenado para decidir si está funcionando.

Para ser francos, la película complica la discusión. Pero Thomas dice que le gustó El Rito, y que descubrió que Anthony Hopkins es un hombre encantador.

Thomas ha visto manifestaciones de posesión: “Algunas veces la cabeza de una persona comienza a moverse de maneras muy rígidas. Algunas veces sus ojos ruedan. Algunas veces se presentan convulsiones parecidas a las epilépticas”, dice Thomas.

“Ocasionalmente la gente toma un lenguaje corporal que asemeja al aspecto de una serpiente, y comienzan a sacar su lengua y a usar su lengua de formas en que lo haría una serpiente, y hasta se enroscan en una posición parecida a una serpiente”.

“¿Estas son cosas que ha visto en la vida real?”, pregunto.

“He visto eso”, responde con una sonrisa torcida.

“¿Podrían estas personas estar actuando?”

“No creo que estén actuando en un sentido consciente”, dice, “porque muchas veces… no recuerdan la experiencia en sí misma”

Lo que es más:  a veces la persona hace algo que no tiene explicación. “Algunas veces la persona comienza a hablar en un lenguaje en el que no tienen ninguna habilidad”.

Significa que, por ejemplo, gente que no sabe alemán, comienza a hablar con precisión en ese idioma. Thomas dice que ha atestiguado eso también.

Thomas dice que hay alrededor de 50 exorcistas católicos en Estados Unidos, y que eso no es ni cercanamente suficiente. Quisiera ver un exorcista en cada parroquia. Pero hasta ese día, no le importa explicar una y otra vez lo que los exorcismos son realmente.

“Son un ministerio de sanación. No son hechizos. No son humo y espejos. No es magia. Pero creo que si no respondemos a la gente que acude en momentos muy problemáticos, eso nos disminuye como iglesia”.

Pese a todo lo que Hollywood ha hecho para mitificar los exorcismos, aún cree en el poder de ese rito, un poder que no nace del miedo, sino de la fe.

Fuente: mexico.cnn.com

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s