«Una vez el diablo me tomó el pelo»

Gabrielle Amorth

Texto sacado de «Memorias de un exorcista», del padre G. Amorth

-¿El demonio bromea con usted?

-No, no tiene sentido del humor, aunque alguna vez… Una vez yo diría que me tomó el pelo. Estábamos exorcizando a una señora, a quien
había exorcizado en muchas ocasiones el padre Candido. En mi opinión, es uno de esos casos que nunca se liberarán; ha mejorado, eso sí, puede hacer vida normal como madre de familia, pero nada de liberación total. Yo estaba con otro exorcista, mejor alumno del padre Candido que yo. Según creo, fue la única vez que practicamos un exorcismo de cinco horas y media. Era el día de la Inmaculada, un día sugestivo… Como he dicho, este exorcismo duró cinco horas y media, y creímos que el demonio había salido. Al final, lágrimas de emoción, abrazos, besos. Sin embargo, al cabo de una semana la situación volvió a ser la de antes. El padre Candido me dijo: «Ya lo ve usted, padre Amorth, hacer exorcismos largos no sirve para nada». Por eso mis exorcismos duran media hora».

-¿Cómo y por qué le tomó el pelo el demonio?

-Le hice el siguiente reproche: «Dijiste que ibas a salir ese día y a esa hora, pero no lo has hecho». Y él, con voz meliflua, me respondió: «¿No sabes que soy un mentiroso? ¿No te lo han dicho? ¡Yo digo mentiras, soy un embustero! ¿No te lo han enseñado?». Me sentí humillado, hubiese querido que me tragara la tierra.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s