«Al diablo le interesa mantener a la gente en pecado»

joseluisdelrio-saltillo

Saltillo, Coahuila.- Tres casos de exorcismo se registraron ante la Diócesis de Saltillo (México) durante el año pasado.

Los perfiles de las víctimas del demonio no pueden ser revelados de acuerdo con las normas que rigen la Iglesia, pero el padre José Luis del Río, encargado desde el año 2000 de atender los casos de posesión diabólica, reveló que fueron tres mujeres jóvenes las que requirieron su intervención para liberarlas de los entes malignos.

“Esto sucede cuando la gente le abre las puertas al demonio”, sentenció el presbítero que desde 1975 practica toda clase de exorcismos.

Explicó que lo anterior ocurre cuando las personas viven en el pecado, pero también cuando buscan los servicios del demonio a través de intermediarios que practican la magia, la brujería o la hechicería, y que, según el sacerdote, han hecho un pacto con Satanás para obtener ciertos poderes.

“Curanderos, brujos, hechiceros, espiritistas, cajitas del Niño Fidencio, esotéricos, el manejo de la ouija o el péndulo adivinatorio, el uso de amuletos, la adivinación con las cartas del Tarot y los horóscopos, así como la devoción a la Santa Muerte”, son los ejemplos de prácticas que según el párroco de la iglesia de Santiago Apóstol, le dan la entrada al demonio.

No siempre se llega a la posesión total del individuo. En ocasiones las personas pueden ser perturbadas con sombras o siluetas extrañas, ruidos o voces, pesadillas, heridas en el cuerpo o hasta con impulsos hacia conductas negativas. Este tipo de posesión menor se registra con mayor frecuencia, siendo hasta cinco casos en promedio cada mes.

En el caso de la posesión máxima, precisó el padre, “el demonio controla el sistema nervioso central de la persona y la maneja tiránicamente”. Es entonces cuando se hace necesaria la intervención de la Iglesia.

Cada año se presentan en Saltillo entre dos y tres casos de exorcismo. Algunos de ellos tardan hasta uno o dos años en liberarse de la posesión diabólica. La mayoría son casos de jóvenes y se presenta más en mujeres que en hombres.

Los casos extremos no son tan numerosos como los de posesión menor, explicó el padre José Luis, porque Belcebú busca mantener a las personas en pecado.

“Al demonio no le interesan mucho los casos de posesión diabólica porque son tan aparatosos que se descubren inmediatamente y él lleva todas las de perder. En cambio, lo que a él le interesa es mantener a la gente en pecado porque así la tiene en su terreno propio, porque si así los mantiene en el momento de la muerte, la condenación es segura”.

En el país existen alrededor de 70 sacerdotes especializados en la expulsión de fuerzas malignas.

Fuente: zocalo.com.mx

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s