El plano astral, los espíritus malévolos y los peligros que corren los médiums

umbral

Toda la creación está compuesta por energía. Hay muchos niveles en la creación divina, los cuales difieren solamente por sus vibraciones. La mente humana tiene la habilidad de sintonizar los diferentes niveles de la creación de Dios.

Existen varios mundos o niveles que sobrepasan el universo material, pero su vibración es demasiado baja para hacerlos parte del mundo espiritual. Uno de estos mundos es lo que algunas enseñanzas esotéricas definen como el mundo síquico o plano astral. Una gran cantidad de seres residen en este mundo. A nivel de la Tierra, es fácil entender que los seres humanos se hallan en diferentes grados de conciencia. Lo mismo sucede en el mundo astral.

Dentro de las capas más bajas del mundo astral, se encuentran seres cuyas intenciones son evidentemente malévolas. Dichos seres (entre ellos los entes oscuros, bajos astrales, desencarnados maléficos, cascarones de energía, parásitos energéticos, larvas, etcétera) buscarán manipular deliberadamente a los seres humanos con diferentes propósitos, incluyendo uno de sus principales objetivos: el de robar su energía espiritual.

En los niveles medios del mundo astral, pueden encontrarse entidades cuyo propósito no es malévolo, sino que actúan simplemente por pura ignorancia. En los niveles superiores del mundo astral, pueden hallarse  seres que han logrado cierto nivel de desarrollo espiritual. Dichos seres podría parecer que son  -o pueden aparentar ser- personas sabias o avanzadas en el mundo material.

Estos seres quizás no sean del todo mal intencionados, y es posible que estén ofreciendo a determinadas personas con las que entablan contacto, instrucciones o enseñanzas que contengan una cierta dosis de verdad. Sin embargo, será preciso que se pregunten ustedes, lectoras y lectores, por qué estos seres residen dentro del mundo astral y no han logrado ascender al más elevado mundo espiritual. La razón obedece a varias causas. Entre ellas, el hecho de que estos seres se han quedado atascados en ese nivel de creación divina. Por lo tanto, si ustedes se ligan de cualquier manera a dichos seres o entidades, correrán el riesgo de quedar atrapados dentro de ese mismo nivel.

No pretendemos aquí afirmar que la canalización, la mediumnidad o la búsqueda voluntaria del contacto con los espíritus y/o los entes del mundo astral, sea algo automáticamente peligroso. Sin embargo, sí sabemos, por nuestros muchos años de estudio y de experiencia en este campo, que determinadas personas, y en especial muchos/as seguidores de la Nueva Era, defienden a pies juntillas la idea de que la canalización no conlleva ningún tipo de riesgos, que no es en absoluto peligrosa. Debo decir con toda rotundidad que esta idea es incorrecta.

En su sentido más amplio, la canalización se describe como un proceso por el cual una persona sobre la Tierra gira el dial de su conciencia y se sintoniza con un nivel de la creación divina que sobrepasa el universo material. Sin embargo, si piensan ustedes que todo lo que sobrepasa el universo material es bueno y espiritual, entonces están padeciendo una ilusión bastante peligrosa.

Para sopesar el peligro de esta ilusión, lo único que necesitan hacer es observar las acciones de los seres humanos. ¿Por qué creen que ciertas personas cometen actos que son instintivamente malévolos? La razón es que estas personas se han sincronizado con un nivel inferior de la creación de Dios. La canalización no es una actividad libre de riesgos.

Algunas personas han permitido que las fuerzas del mundo astral influyan o se apoderen de sus conciencias. Por lo tanto, dichas personas se convierten frecuentemente en herramientas de las fuerzas oscuras, ya sea voluntaria o involuntariamente, con conocimiento o sin él.

Lo que trato de explicar en este artículo es que si ustedes asumen que la canalización no conlleva riesgos, entonces se han situado en uno de los extremos. El otro extremo está representado por aquellos que nunca se atreven a girar el dial de su conciencia, permitiendo que algo se salga de los linderos del universo material. Ambos tipos de personas han asumido un enfoque desequilibrado hacia el crecimiento espiritual.

Si observan algunas de las personas más espirituales sobre la Tierra, verán que existe una única razón por la cual son espirituales. La razón es que ellas han girado el dial de su conciencia y sintonizado con el mundo espiritual. A través de esta sintonización, estas personas reciben visiones, entendimiento y, algunas veces, varios tipos de mensajes desde el mundo espiritual.

Muchas personas en la Tierra ya se han abierto y alineado con algo que supera el universo material y muchas más lograrán abrirse en las décadas siguientes. Esta apertura es en gran medida una parte del plan divino para elevar la conciencia de la humanidad. Mi deseo no es que las personas cierren sus mentes. Pero sí les recomiendo que analicen bien con qué nivel van a sintonizar.

Animo a ustedes a aprender cómo girar el dial de su conciencia y sintonizar ese algo más allá del mundo material. Sin embargo y en buena lógica, deseo que aprendan a sintonizarse con el mundo espiritual sin tener que conectar necesariamente con ningún mundo inferior, en este caso con el plano astral.

Hay, sin duda, muchas y buenas personas que están abiertas a la idea de que los seres humanos pueden comunicarse con el mundo espiritual. Sin embargo, algunas de estas personas pretenden tomarse el cielo por la fuerza e intentan esta comunión con motivos no válidos. Motivos entre los cuales se incluye la soberbia, la necesidad de auto engrandecimiento, la necesidad de poder y control, el ansia de enriquecerse o lucrarse con sus “dones” de canalización…

Si esas personas buscan una comunión interna a partir de un deseo morboso o de cualquiera de los motivos antes expuestos, probablemente van a contactar con un nivel inferior del plano astral.  El riesgo y el peligro de acercarse a estos niveles inferiores son, como ya hemos señalado en otras ocasiones, más que evidentes, pudiendo llegarse incluso a padecer auténticas posesiones de entidades malévolas; y después es muy difícil enviarlas a su lugar de procedencia o enviarlas hacia la Luz divina, donde deberían estar.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s