Un abogado argentino alerta sobre la actividad de las sectas y ‘coaching’ coercitivos

gonzalezarribas01

González de Arriba, el líder de la secta ‘Defensores de Cristo’, tenía páginas web en las que se promocionaba su parecido físico con Jesucristo

El abogado rosarino Héctor Navarro contó al diario El Ciudadano su experiencia en el desmantelamiento de dos grupos sectarios. Advierte sobre la proliferación de los coaching coercitivos que prometen éxito económico

Entre la libertad de religión y los derechos humanos, civiles y de propiedad, los grupos sectarios modernos reúnen tanto sospechas como esperanzas de “sentirse bien” en mismas proporciones. Rosario se reserva un lugar en la historia de la lucha contra las polémicas sectas religiosas, categoría resistida por estos grupos. Hace más de 10 años un allanamiento en una vivienda de barrio Fisherton derivó en la detención de 52 personas y el secuestro de documentos y bibliografía de “Los Niños de Dios”, la interpretación del cristianismo del estadounidense David Berg a fines de la década del 60.

Acusado de promover prácticas sexuales entre y con menores de edad como parte de sus hábitos en distintos puntos del planeta, el grupo tenía su hogar en Rosario en una casa de fin de semana donde las fuerzas de seguridad secuestraron, entre otros papeles, versiones de “El libro de David”, un manual de pedagogía que contenía imágenes pornográficas con bebés. Los juicios que siguieron hicieron a la secta cambiar su nombre a “La familia” y negar parte de su historia. El encargado de peritar esa literatura, el abogado santafesino Héctor Navarro, participó durante el año pasado de dos desmantelamientos de sectas, uno en México y otro en Colombia, pero advierte que estos grupos están presentes en la ciudad. Su forma actual: los ‘coaching’ coercitivos que estafan a las personas a través de métodos para obtener el éxito.

Mi “Jesús” personal

Ignacio González de Arriba no es carpintero sino programador de computadoras, oficio aprendido en su Gijón natal. A principio del 2000 emigró de la ciudad asturiana gracias al dinero que distintos cibernautas le entregaron a cambio de su método basado en poderes mentales. Con ellos, el dolor pasaba, se mejoraba la autoestima y las relaciones humanas. Su “hacer la América” incluyó una reformulación épica: se presentó ante esos seguidores como la reencarnación de Jesús (aunque también respondía a “Maestro Fenix”).

“Defensores de Cristo”, la secta que se desmanteló el 25 de enero de este año por la Policía mexicana, funcionaba en una finca rural ubicada sobre el camino a la ciudad de Monterrey, jurisdicción de Nuevo Laredo, al norte de México. La acusación incluía estafa, reducción a la esclavitud y abuso sexual de sus apóstoles. La investigación comenzó desde la Red de Apoyo (de Víctimas de Sectas), una organización creada en Puerto Rico durante 2007 que integra Navarro.

Desde 2010 el español tenía su centro de operaciones en la finca. Había abierto una convocatoria para apóstoles con cuota de entrada de 10 mil dólares. Hubiera pedido 100 mil dólares pero nadie podía pagarlo, sostiene Navarro. Son montos habituales en este tipo de propuestas para elevar la espiritualidad. El modo propuesto por el Cristo de Gijón era compartir su vida y servirlo. Isha, cabeza de otra secta con asiento en Uruguay, Argentina y Chile, pide lo mismo: dinero para tener el privilegio de trabajar de cocinero, mucamo o telefonista en su secta.

El séquito del español incluía más de 30 personas, entre ellos varios menores de edad que vivían en condiciones inhumanas, haciendo sus necesidades en escupideras y esparciéndolas por los alrededores. “Es la primera secta que he estudiado donde la suciedad era un valor espiritual”, recuerda Navarro.

Puertas adentro se practicaba el celibato con la excepción de sus dos dirigentes: De Arriba y el obispo de América, un venezolano llamado José Arenas. La devoción por el nuevo Cristo haría que sus fieles volvieran al lugar meses más tarde y organizaran cadenas de oración para pedir su libertad. Algunos hasta publicaron en páginas webs las similitudes físicas entre De Arriba y Jesús (en esculturas, pinturas, etc.). Bigotes, frentes, ojos. Un detallista trabajo comparativo entre fotografías del español e imágenes que si no estuvieran enmarcadas en delitos de prostitución y prostitución infantil serían de lo más cómico. El Jesús de Gijón fue imputado también por tráfico de personas y espera su juicio.

Otro autoproclamada encarnación de Jesús, el coreano Sun Myung Moon, creador de la Iglesia de la Unificación, falleció el año pasado a los 92 años. Algunos investigadores sostienen que Moon apoyó, a través de su organización, una encarnizada lucha contra quien suponía era el Lucifer moderno, el comunismo, y brindó apoyo a las dictaduras de América Latina.

‘Coaching’ coercitivo

Los casos, siempre según cuenta Navarro, comparten elementos existentes en la mayoría de las sectas, ya sea religiosas o las más recientes, como las de ‘coaching’ coercitivo, donde el Dios es el dinero y se promete enseñar cómo triunfar en la vida. Muchos de estos, aún en actividad en Rosario, empezaron como grupos de venta directa. “Estafas piramidales que prometían que ibas a ser millonario vendiendo detergente o joyas de fantasía. El negocio estaba en el capital de ingreso que ponía el creyente. Ahora prescinden del producto y sólo prometen el secreto del éxito”, cuenta.

Lejos de la caricatura de lavado de cerebro, los líderes sectarios utilizan técnicas de persuasión coercitiva, tan antiguas como efectivas. Para Navarro, todos somos potenciales víctimas. No se trata de inteligencia sino de la experiencia humana, que incluye tragedias y vulnerabilidad. En un primer momento de captación de las víctimas es conocido por la explosión de amor. Luego siguen las confesiones, en la que la víctima es impelida a contar sus debilidades y pecados. Próximo paso: cortar las relaciones primarias: la familia y los amigos. “La finalidad es reverberar en forma armoniosa con el Cristo encarnado. La familia era una obstrucción”, ejemplifica y recuerda el caso de México.

cursosisha2

Cartel promocional de uno de los cursos del Sistema Isha

Otro elemento habitual son las pruebas físicas a las que se someten las víctimas, donde la vigilancia mutua reina. Sesiones eternizantes de mantras, esto es, frases con poder mágico-sanador. “Alabanza al amor por este momento en su perfección”, “Gracias a mi experiencia en su perfección”, son dos de los mantras o “facetas” utilizadas por la secta conocida como Sistema Isha. Sobre la misma pesan causas abiertas por delitos de defraudación, asociación ilícita, ejercicio ilegal de la medicina y reducción a la servidumbre.

La cabeza de la organización es Heather Isobel Judd, una domadora de caballos que ofrece métodos de sanación y autosanación. El formato, compartido con otras sectas, es el de conferencias, congresos pagos. Todo en dólares. El análisis de Navarro da a pensar que cualquiera puede hacer su propia secta. Pero no. “Hay que creérsela. El español estaba convencido de que era Cristo. Una vez le preguntaron por qué tenía los dientes en tan mal estado. Él respondió: «¿Qué pretendés después de dos mil años?»”.

Un caso con ovnis

Su primera experiencia de investigador de sectas fue hace 30 años en Córdoba. Ángel Cristo Acoglanis, un médico y autoproclamado sacerdote interespacial, manejaba un predio en Capilla del Monte, cerca del cerro Uritorco. Navarro fue convocado por una mujer cuya hija se había divorciado, vendido su casa y entregado ese dinero a esa secta platillista (categoría para los grupos basados en la vinculación con los ovnis). La joven y sus hijos se habían mudado a la finca cordobesa, donde un séquito levantaba la casa del líder.

Como el lugar “era sagrado” los seguidores recibían una estricta alimentación a base de maíz. Nada de carne. Eso rompería con la armonía necesaria para atraer a los extraterrestres que llegarían al lugar cuando el almanaque se llenara de unos. El 11 de noviembre de 2011, por ejemplo. Según la promesa, los alienígenas levitarían sobre esas coordenadas ya que allí está enterrada la ciudad de Erks, que sería la sigla para Encuentro de Remanentes del Kosmos Sideral.

Cuando los platos voladores regresaran a la tierra se posarían sobre ese lugar y arrojarían un haz de luz que serviría de protección para quienes estuvieran dentro de él. Este supuesto desarrollo urbanístico forjado por extremidades viscosas que primero se ubicaba debajo de los terrenos de la familia Anchorena se mudó. Una supuesta guerra en Erks creó la antológica división entre buenos y malos. El centro de la ciudad, ubicada debajo de los campos de Anchorena, era de “los malvados”.

Sin nada de casual, “los buenos” permanecieron en las afueras de Erks, justo debajo de la propiedad de Acoglanis. El sacerdote sería asesinado en 1989 a manos de uno de sus seguidores. “Acabo de matar a un brujo y me siento muy aliviado”, declaró Rubén Antonio –hermano de un reconocido financista de Perón en la década del 40– cuando se entregó a la Policía.

Fuente: Info/RIES-El Ciudadano

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s