Los espíritus dobles o “doppelgänger”

How_they_met_themselves

How They Met Themselves (Cómo se conocieron a sí mismos), pintura de Dante Gabriel Rosetti, 1864

La mitología de los espíritus dobles se remonta miles de años atrás y estuvo presente en muchas culturas del pasado, con un lugar destacado en las antiguas leyendas, cuentos, obras de arte, y en los libros de varios autores. Quizás la referencia más conocida al espíritu doble o ‘alter ego’ es el doppelgänger, una palabra que todavía se utiliza para referirse a una persona que en lo físico y comportamental similar a otra persona.

Doppelgänger es el vocablo alemán para definir el doble fantasmagórico de una persona viva. La palabra proviene de doppel, que significa “doble”, y gänger, traducida como “andante”. Su forma más antigua, acuñada por el novelista Jean Paul en 1796, es Doppeltgänger, ‘el que camina al lado’. El término se utiliza para designar a cualquier doble de una persona, que no proyecta sombra, comúnmente en referencia al “gemelo malvado” o al fenómeno de la bilocación.

Eran considerados generalmente como presagios de mala suerte o incluso signos de muerte inminente. Un doppelgänger visto por un pariente o amigo significa que una enfermedad o peligro caería sobre esa persona, mientras que ver al propio doppelgänger se consideraba un presagio de muerte.

Algunas historias de doppelgängers, a veces llamado el “gemelo malvado” sugieren que trataban de avisar a la persona a la que acompañaban, pero que este consejo podría ser engañoso o malicioso. También pueden tratar de plantar ideas siniestras en la mente de su víctima o causarles gran confusión. Por esta razón, se aconsejó a la población evitar la comunicación con su propio doppelgänger a toda costa.

Una de las más famosas representaciones de doppelgängers proviene del bosquejo de 1851 y 1864, la acuarela titulada “Cómo se conocieron ellos mismos” del poeta y pintor inglés Dante Gabriel Rossetti. De acuerdo a la interpretación de esa obra, dos amantes medievales estaban caminando por el bosque durante el crepúsculo cuando se encontraron con sus dobles que brillaban de manera sobrenatural. El hombre, asombrado, sacó su espada, mientras que su amante se derrumbó en un desmayo mortal. Las imágenes doppelgänger fueron descritas, entre otras, en los poemas de Rossetti y en relatos como ‘William Wilson’ o la fábula ‘El silencio’, ambas obras del maestro británico del terror y el misterio, Edgar Allan Poe.

Mientras se dice que los casos doppelgänger son obras de ficción, hay una serie de casos de la vida real en la que los individuos afirman haber cumplido con su dúo siniestro. Entre las más notables está la experiencia de Abraham Lincoln, como narra la autora  Noah Brooks en su libro ‘Washington en el tiempo de Lincoln’ (1895).

Según su relato, poco después de que Lincoln fuera elegido en 1860, llegó a casa un día y se miró en el espejo de la cómoda, donde se vio a sí mismo reflejado en dos imágenes. Lincoln dijo: “… casi en toda su longitud; pero mi cara tenía dos imágenes separadas y distintas”. Lincoln observó que “aunque las imágenes eran casi idénticas, uno era un poco más pálido, digamos unos cinco tonos más que el otro”. Su mujer, que estaba muy preocupada, dijo a Lincoln que creía que la palidez de la mitad de la imagen dual era un mal presagio, lo que significaba que Lincoln podría servir en su primer mandato completo, pero no viviría para acabar su segundo.

El tema del doble tiene una larga historia, sobre todo en la literatura. En la mitología griega Narciso se enamora de su reflejo; y en los cuentos góticos del ya citado Poe con su ‘William Wilson’ (1939), las ‘Memorias privadas y confesiones de un pecador justificado’, de James Hogg (1824), ‘La pobre Clara’ de Elizabeth Gaskell (1856)  e incluso en algunos cuentos de hadas de Hans Christian Andersen, como por ejemplo ‘La sombra’, los caracteres con frecuencia malévolos persiguen a sus semejanzas. Sin embargo, la mitología de los dobles espíritus tiene orígenes mucho más antiguos.

Una de las primeras referencias puede encontrarse en la rama  zurvanita del zoroastrismo. Esta creencia religiosa destila la dualidad abstracta general del zoroastrismo, en un concepto en el que los gemelos se manifiestan “nacidos” de un monista “Tiempo”. En este modelo cosmológico, los gemelos Ahura Mazda (Ormuz) y Angra Mainyu (Ahriman) eran representantes eternos del Bien y el Mal.

En la mitología egipcia antigua, un ‘ka’ era un “espíritu doble” tangible, el cual tiene los mismos recuerdos y sentimientos que la persona a quien pertenece como contraparte. En un mito egipcio titulado ‘La princesa griega’, una visión egipcia de la guerra de Troya, se utilizó un ka de Helena para engañar a Paris de Troya, lo que ayudó a detener la guerra.

El folclore nórdico describe entidades conocidas como vardøger, seres fantasmales que preceden a sus homólogos de vida, tomando sus lugares en las diversas actividades y la realización de sus acciones con antelación. El espíritu deja evidencias claras, como las huellas del sujeto, la voz, el olor o la apariencia y el comportamiento general de quienes los preceden en un lugar o actividad, dando lugar a la creencia o a testimonios de testigos que han visto u oído a la persona real antes de que dicha persona llegue físicamente. Esto tiene una sutil diferencia con el doppelgänger, con una connotación menos siniestra.

La gente de las Islas Orcadas en Escocia temía a pequeños animales, como de cuento, llamado “trows”. Según la leyenda, los trows darían a luz a niños que eran propensos a ser enfermizos. Las mujeres embarazadas eran cuidadosamente vigiladas por  las trows, que a menudo robaban bebés humanos sanos y los reemplazaban con sus propios hijos, conocidos como “cambiantes”, que luego se transformarían en réplicas exactas de los niños robados.

Muchos mitos de la creación de los nativos americanos asimismo prevén el papel de los gemelos dualistas. Las leyendas Hopi se refieren a los gemelos que fueron llamados el Hijo del Sol e Hija del Agua. Los Hopi también creen en la dualidad entre el Mundo Superior y el Inframundo; así,  todo lo que está sucediendo aquí en el Mundo Superior, está ocurriendo exactamente lo contrario en el Inframundo.

¿De dónde viene la creencia en los dobles espíritus? y ¿hay alguna verdad real sobre ellos? Mientras que muchos hoy todavía creen en la existencia de un doble ser, algunos científicos creen que el fenómeno se produce basándose en las lesiones o la estimulación de ciertas partes del cerebro que causan errores en el razonamiento espacial.

Otros creen que es el resultado de una visión, alucinaciones o de que vivimos en un universo paralelo, en el que todo lo que ocurre en este mundo sucede en forma similar en otra dimensión. Cualquiera que sea la verdad detrás de los doppelgängers, la creencia en el espíritu doble inculcó el miedo y asombro en la gente durante miles de años.

Fuente: Datos recogidos de Internet y elaboración propia.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s