El perfil de la desconocida secta de Colliguay acusada de quemar un bebé recién nacido

secta-castillo-01

Foto de archivo de Ramón Castillo Gaete, líder de la secta ‘Antares de la Luz’

Hace unos cuatro meses se inició una investigación, entre la PDI y la Fiscalía Sur, debido a que existía la posibilidad de que en el sector de San José de Maipo se estuviesen registrando delitos. Fue así que las indagatorias llevaron a conocer un hecho que ahora impactó a la opinión pública. Arrojaron a una hoguera a un bebé de tan sólo dos días y la explicación fue porque se trataba del “anticristo”.

Luego de darse a conocer esta información y tras la audiencia de formalización contra cuatro sujetos, entre ellos, la madre del menor que entregó voluntariamente a su hijo para el “sacrificio”, se conocieron detalles del funcionamiento de esta secta que integraba a 12 personas.

El 21 de noviembre pasado nació un bebé de sexo masculino, hijo de Natalia Guerra (35) en la clínica Reñaca de Viña del Mar, fruto de las relaciones sexuales que mantenía con el líder de la secta, Ramón Castillo Gaete, alias “Antares de la luz”, quien además tenía supremacía sexual sobre todas las mujeres de la agrupación, en total cinco mujeres.

En el momento en que Castillo Gaete, aún prófugo de la Justicia, supo del embarazo de Guerra, la encerró en una vivienda en la ciudad de Los Andes, donde otras dos mujeres debían vigilarla  e impedir que tuviera contacto con el exterior.

La mujer, sin embargo, mandaba a su familia -para  evitarles  preocupación- fotos a un correo electrónico de distintas partes de Sudamérica, haciéndoles creer que estaba de viaje.

La mujer ‘Tres’

La madre del bebé, llamada por el líder de la secta como “Tres”, entregó a su hijo con dos días de nacido, el que fue arrojado desnudo y con una cinta en la boca, desde un cerro a un agujero de varios metros, donde lo incineraron.

Ocho de los miembros de la secta -cinco mujeres y tres hombres- participaron del rito, durante el cual estaban drogados con ayahuasca, droga que el líder compraba en Perú y que también los hacía consumir en medio de rituales sexuales.

Por otro lado, cuando uno de los miembros mostraba una actitud poco amable, “Antares de la luz” lo golpeaba con un palo 45 veces y, si lloraba, tres veces más.

Millonarias donaciones

Castillo además le pedía regularmente dinero a cada uno de los profesionales miembros del grupo. De hecho, uno de ellos vendió una parcela y le entregó 12 millones de pesos al líder, mientras que una mujer que trabajaba en un banco de una multitienda, pidió un préstamo por $3 millones, dinero que también lo entregó a Castillo.

Estas cuantiosas sumas de dinero, Castillo las gastaba en el arriendo de distintas propiedades en el Valle del Elqui y Zapallar, donde viajaba para descansar.

En tanto, cuando los familiares de los miembros de la secta comenzaron a sospechar de que algo pasaba al interior del terreno, el líder los invitó a un asado, dejando en claro que nada malo les podía suceder a sus hijos.

El líder era una ‘divinidad’

Ramón Castillo Gaete de 35 años se autodenominó “Antares de la luz”, y era la divinidad al interior de la secta que funcionaba en Colliguay, Región de Valparaíso, y sería el responsable de la muerte de un bebé de tan sólo dos días, por considerarlo un “anticristo”.

La secta tenía aproximadamente 12 miembros, quienes recibían 45 golpes en el cuerpo con un palo, cuando su divinidad consideraba que tenían “vibraciones positivas en un nivel bajo”.

Si el integrante a la secta lloraba luego de estos 45 golpes, “Antares de la luz”, los volvía a azotar tres veces más.

Castillo Gaete profesaba que ante el posible fin del mundo, las personas pertenecientes a la comunidad debían realizar sacrificios, hecho en el cual el bebé de dos días aparece en escena y es arrojado, con permiso de su propia madre, al fuego.

La agrupación funcionaba desde el 2009, y todos sus miembros consumían una droga llamada ayahuasca, que tiene propiedades psicotrópicas que afectan directamente a la conciencia, o la capacidad de explicar el entorno, el tiempo y la propia percepción del cuerpo.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s