El ‘profeta de Peñalolén’, en problemas

Foto: Hugo Muñoz, el profeta de Peñalolén y tres de sus esposas e hijos.

En Chile tenemos sectas de todo tipo. Algunas oficializadas por el Estado, pues tienen tal capacidad económica y de aceptación, que es muy difícil estudiar su reales orígenes, y otras que son iniciativas individuales de personas que van desde el “avispado común”, hasta enfermos con delirios místicos, y otros despabilados que ven en estas convocatorias religiosas un simple negocio.

Hugo Muñoz, más conocido como el Profeta de Peñalolén, es reconocido no tanto por su mensaje bíblico, sino por el harem de esposas que tiene, muchas de ellas hermanas entre sí, y las cuales le han dado casi una veintena de hijos.

Hoy en día, este “profeta” está en apuros, pues dos de sus esposas (antes devotas de él) se han atrevido a hablar ante las cámaras de la televisión, y decir que esta persona es un enajenado místico, que todo lo atribuye a la palabra DIOS, es maltratador de sus esposas e hijos, y vive rodeado de un número de seguidores, muchos ellos verdaderos matones y delincuentes. Además han agregado un grado de alcoholismo en esta persona, que nunca falta en estos personajes.

Increíblemente, pese a todo lo mencionado, hay personas que siguen a estos individuos y pagan un respectivo diezmo que hacen que estos seudos religiosos vivan gratis y sin grandes problemas.

La biografía de estas esposas arrepentidas nos hace ver un desarraigo social total, falta de solidez familiar, e ignorancia agregada en los momentos que estos “iluminados” entran en su vida y las convierten en sus seguidoras silenciosas, que son capaces de darles hijos y aceptar este veradero harem conviviendo durante largos años.

El “profeta” aludido  ya era conocido en medios policiales, pero las denuncias casi no existían pues eran retiradas ante las presiones de los componentes de la propia secta y sólo hoy día ha existido una real denuncia ante estos abusos de poder ante personas sencillas, y que generalmente se acogen a estas agrupaciones en busca de esperanza ante un mundo social adverso que los ha visto nacer.

En nuestro país estas agrupaciones crecen cada día más. Muchas personas son llevadas a estos delirios místicos por irresponsables y sinvergüenzas. Hablar de “desprogramación” ante el lavado de cerebro que sufren estas personas es un tema con un vacío legal imperante en las leyes vigentes en Chile.

Lo expuesto no es nada nuevo, a lo largo de toda nuestra historia el nombre de Dios ha sido utilizado por desaprensivos, gobiernos represivos  y enfermos mentales…. Estamos seguros que este Nirvana que ofrecen estos individuos es totalmente desaprobado por la propia Divinidad, la cual debe estar hasta la misma coronilla de estos “falsos profetas” que proliferan como setas y hongos en un bosque.

Fuente: Artículo de Willy Pine en redmagdala.blogspot.com

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s