La compasión y el desapego (texto Zen)

En una ocasión, dos monjes budistas, Tanzan y Ekido, caminaban juntos por un camino enfangado. Había estado lloviendo torrencialmente. Al doblar una curva, encontraron a una bella muchacha, vestida con su kimono y zapatillas de seda, que no podía cruzar el camino.

“Ven, muchacha”, dijo enseguida Tanzan. Luego la tomó en brazos y la dejó al otro lado del camino, evitando que se empapara y ensuciara en los charcos.

Ekido no dijo nada hasta que al atardecer hubieron llegado a un templo en el que pasar la noche. Entonces ya no pudo contenerse, y le dijo a su compañero: “Nosotros, los monjes, no nos acercamos a las mujeres -dijo a Tanzan- y menos aún a las que son jóvenes y hermosas. Es peligroso. ¿Por qué lo has hecho?”.

Tanzan le respondió: “Yo he dejado a aquella muchacha al borde del camino. ¿Tú todavía la llevas contigo?”.

Fuente: Textos de la tradición Zen

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s