Adictos y hechiceros se adueñan de un cementerio

Como un centro de venta y consumo de drogas y guarida de delincuentes y hechiceros funciona el Cementerio de Villa Mella, en Santo Domingo Norte (República Dominicana).

Definitivamente a eso se presta por el estado de abandono, el apiñamiento de las tumbas y la maleza que las cubre. Aunque el camposanto superó los dos siglos de existencia, de acuerdo a vecinos nativos del lugar, y a pesar de que en su interior se encuentran sepultadas personalidades de la cultura universal, como Sixto Minier, de la Cofradía de Los Congos de Villa Mella, este lugar no cuenta siquiera con puertas y caminar por su interior es una odisea.

El propio Panteón de Minier, que fue sepultado hace apenas dos años, está cubierto de maleza, y para llegar al lugar donde se encuentra hay que hacerlo saltando entre tumbas. Aunque en ese cementerio casi no hay espacio ni para caminar, con frecuencia se sepultan personas que han perdido la vida en medio de enfrentamientos a tiros con patrullas de la Policía Nacional o entre bandas de delincuentes, lo que aprovechan seguidores para patrocinar desórdenes y disparar sus armas. Todo eso genera temor entre los vecinos.

Nilda Alcántara, quien vive muy cerca del cementerio, muestra su preocupación porque el lugar es un centro de venta y consumo de drogas, además de actos de brujería, lo que atribuyó a que no cuentan con policías municipales. Ana Delia Martínez, vecina del sector Villa Nueva, cerca del camposanto, solicita la intervención del Ayuntamiento de Santo Domingo Norte, porque los parientes de los difuntos temen entrar a ese lugar por temor a ser víctimas de los delincuentes. Enclavado en el corazón de Villa Mella, los panteones se observan pegados uno de otro, sin pintar y rodeados por yerbas de toda clase, humedad y abandono total, como si a nadie le dolieran quienes descansan en el camposanto.

Bienvenido Rodríguez cree que el cementerio debía estar en otras condiciones, ya que es más que el cementerio de Ciudad Nueva, y forma parte de la cultura de Villa Mella. “Aquí vivimos con sobresalto, con el problema de las drogas, violaciones y el bullicio que se genera en ese lugar a cualquier hora de la noche”, subraya. Sin embargo, parte de las paredes están en el suelo, no hay control, por falta de puertas, lo que aprovechan algunos vecinos hasta para tender ropa.

Daniel Contreras, administrador del cementerio, quien apenas lleva un mes en el cargo, explica que tratan de limpiarlo, pero que su estado es tan tétrico que tendrán que recibir refuerzos para rescatarlo. Admitió que encontró osamentas, como cráneos y huesos humanos, rodando sobre las tumbas como muestra de las barbaridades que se cometen en ese lugar.

Fuente: hoy.com.do

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s