Qué es realmente ser médium

Tener el don de la mediumnidad ayuda, pero además se debe aprender a desarrollarlo y mejorarlo. Básicamente, es tener la intención y la actitud y estar siempre enfocado hacia la Luz.


La principal protección que se debe hacer es limpiar toda oscuridad que tengamos, traumas pasados, conflictos, bloqueos, etc. Una vez libre toda la energía negativa, la vibración del médium subirá y será más difícil que los malos espíritus le molesten.


El primer consejo es saber diferenciar las energías. Si vibramos en una energía negativa o baja, sólo atraeremos problemas y entes no muy buenos. Por eso, las personas con el don de la mediumnidad deben aprender a protegerse y a mantenerse en todo momento en la Luz.


Ver o hablar con espíritus no es un juego, y no siempre es divertido. Muchas veces es todo lo contrario, una dura carga.
El o la médium deben tener especial cuidado con los familiares fallecidos, ya que no siempre son nuestros guías ni tampoco son nuestros ‘ángeles guardianes’. Puede que no hayan hecho todavía la transición a la luz y en vez de favorecer, el contacto con ellos puede perjudicar.


Ser médium es tener facultades psíquicas, no tiene por qué ser solamente hablar con espíritus, sino que ello incluye también la videncia, la sanación, las premoniciones, la intuición… hay médiums de varios tipos.


El buen médium tampoco es un teléfono al más allá. El médium es un medio, un canal. No se puede escoger con quien hablar normalmente, ni los espíritus pueden comunicarse ni estar a su disposición cuando el médium quiera.


Hay médiums con facultades más y menos fuertes, o que tienen desarrolladas unas habilidades más que otras. Por eso hay que estar constantemente trabajando con esas facultades, para conocerlas más y mejor y seguir trabajándolas día a día.


La luz siempre es más fuerte que la oscuridad, pero una vez se toca la oscuridad, deshacerse de ella cuesta mucho.


Por dicha razón, un buen médium jamás debe abrirle puertas a espíritus de bajas vibraciones. Me refiero a esos espíritus que incitan a la codicia. la vanidad, la presunción, el orgullo… y a otros defectos que llevan a la persona a alejarse de su espiritualidad.

Como pueden ver ustedes, ser buen/a médium es bien distinto y se aleja mucho de lo que ciertos personajes dicen ser o pretenden ser y hacer.

Una respuesta a “Qué es realmente ser médium

  1. Julio Alberto Carreras

    Clara e interesante instrucción. Muchas gracias.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s