Druidas, monjes e iniciados

En la antigua Escuela de los Misterios de Egipto, según Porfirio, Pitágoras estudió 22 años. Demócrito vivió 5 años entre los sacerdotes egipcios, y también Platón, junto con Eudoco, vivió 13 años en Heliopolis. La élite de los Misterios egipcios era cuidadosamente seleccionada y aun hoy sigue llenando de admiración a todos cuantos estudian esta temática.

También podemos mencionar a los sacerdotes druidas, grado entre los antiguos celtas al que no se llegaba con facilidad; los jóvenes que aspiraban a ello debían practicar largos estudios y ser sometidos a numerosas pruebas, y sólo los mejores alcanzaban esta dignidad. Sabemos hoy que los druidas Iniciados creían en un Dios Único, en la Trinidad, en la resurreccion e inmortalidad del alma, y asimismo creían en la Diosa y Virgen Madre Tierra, que debía dar a Luz a un dios encarnado.

A la llegada del cristianismo, más que choque hubo una fusión. La Orden Benedictina recogió a numerosísimos druidas. El centro de reunión druídica era cerca de Saint Benoit-Sur-Lore, que fue uno de los primeros centros benedictinos; estos monjes, en su escudo presentaban un roble truncado, el árbol sagrado de los druidas. A San Benito, Patriarca de la Orden, se le representa en numerosas ocasiones sosteniendo un vaso roto, del que se escapa una serpiente, símbolo de la luz creadora que une al cielo y la tierra.

También sabemos que San Bernardo, miembro de la Orden, fue quien restableció el culto a la Virgen, con los términos “Nuestra Señora”; al hacerlo dio continuidad al culto a la Madre, la matriz creadora. Cuando se dice María o la Santa Virgen se indentifica a una persona bien definida, la Madre de Jesús; pero al decir ‘Nuestra Señora’,  ¿acaso no engloba el término a la Virgen Maria, a la Tierra- Madre de los druidas, a la diosa Isis de los egipcios, a la Madre de los Iniciados ? Y es entre los siglos XII y XIII cuando se descubren y/o instalan Vírgenes Negras por todas partes de Europa. Todas las imágenes, con pocas diferencias, tienen las siguientes dimensiones: 70 cm. de altura, 30 cm. de ancho y 30 cm. de profundidad; Se repiten el 7 y el 3, dos números cargados de esoterismo.

San Bernardo, con doce monjes (12=1+2=3), creó la abadia de Clairvaux y siempre con doce monjes creaba abadias del Císter (cistercienses); doce como los doce apóstoles, pero también como el Colegio de los Doce Sabios Druidas. Parientes suyos fueron los fundadores de la Orden de los Templarios. Los templarios oían misa tres veces a la semana, comulgaban tres veces al año, eran azotados tres veces en caso de indisciplina, comían carne tres días de cada siete, pero los demás días ingerían tres comidas. No aceptaban el combate más que si eran atacados tres veces y cuando se trataba de herejes, debían batirse aun cuando el enemigo se hallase en una superioridad de tres veces a uno. Y adoptaron la Cruz Druídica asimilada a su estilo. Los templarios, en su plana mayor, eran conocedores de la ciencia esotérica.

También podemos citar entre  los Iniciados al abad Trithemo, maestro de Agripa y Paracelso. Este último también estudió ciencias herméticas y alquímicas con Basilio Valentín. Los alquimistas, siempre incomprendidos, buscaban transformar al hombre aprovechando la naturaleza; sus explicaciones de complicados experimentos tenían la clave de las purificaciones sucesivas del ser humano para que se eleve por encima de su corrupción interior. Así escribía el alquimista Basilio Valentino: “En resumen, si quieres nuestra Piedra Filosofal, no peques, persevera en la virtud, que tu espírtu sea iluminado por el amor de la Luz y de la Verdad. Toma la resolución despues de haber adquirido el Don Divino que anhelas, de tender la mano a los pobres encharcados y levantar a los que están sumidos en la desgracia”.

Podemos mencionar asimismo al conde de Saint Germain, al conde Cagliostro, a Eliphas Levi… y también, cómo no, a la Maestra H.P. Blavatsky, fundadorade la Sociedad Teosófica Contemporánea, quien dio inicio a la inquietud espiritual esotérica contemporánea. Por sobre todos destacan Gurdieff y su gran discípulo Ouspenski, quienes hicieron énfasis en el Despertar de la Conciencia, con una enseñanza clara y sin divagaciones metafísicas.

Anuncios

3 Respuestas a “Druidas, monjes e iniciados

  1. El primer libro recomiendo la Biblia, y luego escribela, es el libro más completo, yo he leído,.la Biblia es infinita, ,Mahoma, los primeros libros de religión, yoga , budismo, hinduismo, ….etc… Y sigo estudiando, sólo con fe , como un grano de mostaza, y a la vez que aprendes la.magia blanca, estará la negra a lado tuyo ignorarla, AYUNA ,ORACION, RECUERDA LLAMAMIENTO DE DIOS.

  2. Sólo concentración, no te molesta lo que hay alrededor, primero con los ojos cerrados, no tienes nada , nada , nada , espacio vacío, sólo habrá lo que tu quieres ver

  3. ser iniciado, no lo es como elegido, comunicarte con.la mente poca gente lo han hecho, pero si lo conseguíges, sin esfuerzo, es porque lo entregas todo con fe, aprovechalo ese un don no lo pierdas

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s