Regresión: buceando en el pasado

Como ya señalamos en el anterior artículo sobre esta interesantísima y muy útil modalidad de hipnosis, la terapia regresiva es una técnica mediante la cual se consigue, a través de la inducción a una relajación profunda, que el paciente pase a un estado de ondas cerebrales en el que existe un alto grado de emotividad y el cual es idóneo para provocar la libre asociación del inconsciente. De esta forma, la persona puede buscar en las informaciones de su pasado, que están todas ellas guardadas para siempre en el inconsciente, hasta llegar a encontrar los orígenes de su problema o de su dolencia (generalmente algún episodio traumático no resuelto), que ha ido produciendo una tensión física y una carga patológica creciente la cual, con el transcurso del tiempo, ha dado lugar a un desequilibrio interno que ha provocado ese daño -psíquico e incluso físico- y que es la causa de los problemas actuales de dicha persona.

La hipnosis regresiva nace como rama de la hipnosis clínica, donde se emplea la técnica hipnótica para retroceder en los recuerdos de un sujeto para hacer posible que reviva hechos de su pasado, de una forma relajada y controlada. Esta regresión puede llegar hasta la etapa intrauterina. Dicha modalidad de hipnosis se utiliza, con gran éxito, para el tratamiento y curación de determinados trastornos psicológicos. Como ya hemos también explicado, consiste en una técnica de relajación profunda, que permite al hipnotizador acceder al inconsciente del paciente, llegando así ambos, paciente y terapeuta, al origen del problema que afecta al primero. Como en la terapia psicoanalítica, al entrar en contacto con las razones que provocan el conflicto, el sujeto puede comprender los motivos por los cuales dicho conflicto lo afecta, y sus efectos desaparecen.

Esta terapia sirve para cambiar actitudes, comportamientos e incluso creencias arraigadas que condicionan nuestro comportamiento e incluso nuestra existencia cotidiana. La regresión permite a la persona revivir la carga emocional no resuelta de los hechos significativos de su pasado, y a la luz de la nueva interpretación, poder superar dicha carga emocional. La terapia regresiva se aplica sobre todo para controlar enfermedades psicosomáticas, adicciones, fobias, angustia, crisis de pánico y ansiedad, entre otras. A diferencia del sueño, este estado es intermedio: ni se está dormido ni se está despierto, sino sumido en un estado de sugestión profunda. En él, el paciente puede escuchar todo lo que se dice alrededor suyo, y está muy proclive a la sugestión externa o estimulación de alguna clase que el hipnotizador le haga. La persona hipnotizada imagina de forma agradable e inofensiva aquellas situaciones que lo afectan y puede llegar, poco a poco y siguiendo las indicaciones de su hipnotizador, al origen de su problema o conflicto emocional, casi siempre ‘enterrado’ en el fondo de su mente inconsciente.

¿Vidas pasadas?

Hay quienes creen en la reencarnación, y por tanto en la posibilidad de que, a través de la hipnosis regresiva, se puedan recuperar recuerdos de las vidas anteriores. Quienes intentan explicar este fenómeno desde un punto de vista racional, lo atribuyen a un posible efecto de recuerdos inducidos por el terapeuta o hipnotizador. También hay teorías científicas; por ejemplo, una de ellas afirma que estos ‘recuerdos de otras vidas’ se basarían en la memoria genética; es decir, que cada uno de nosotros ha recibido una información mediante los genes que nuestros antecesores nos han ido transmitiendo. En realidad no serían vivencias de una vida anterior nuestra, sino simplemente de otro ser humano que nos precedió en un pasado más o menos lejano.
Otra hipótesis, defendida por los más incrédulos, explicaría el fenómeno identificándolo como simples fantasías que nosotros exteriorizamos, asumiéndolas como propias. Si alguien, por ejemplo, se ha sentido fascinado en su infancia con Julio César, Napoleón o Cleopatra, esta persona en estado hipnótico asumiría ese determinado personaje. Otra explicación recurre a la teoría del inconsciente colectivo. Se afirma que el inconsciente colectivo es una especie de gran almacén psíquico o alma colectiva, donde estarían integradas todas las vivencias de la humanidad, desde que apareció el primer ejemplar de la raza humana sobre la Tierra hasta que desaparezca el último de nosotros sobre este planeta. En un estado alterado de conciencia como es la hipnosis, recabaríamos esa información allí almacenada y al igual que el caso anterior, la asumiríamos como propia.

Y la última teoría -y quizás para la mayoría de personas la más consistente- es que efectivamente existe la reencarnación y ¿por qué no?, lo que nos narra el individuo hipnotizado corresponde a algo vivido en una vida anterior suya, encarnado en otro cuerpo, quizás en un sexo distinto, en un tiempo y lugar diferentes al actual. Particularmente no nos definimos por ninguna de las hipótesis anteriormente expuestas, porque por ejemplo, en nuestra experiencia de muchos años como hipnotizadores, nos hemos encontrado en varios casos en los cuales distintas personas nos afirmaban -y estaban plenamente convencidas de ello- que habían sido el mismo personaje histórico. Pero también y al mismo tiempo, no podemos olvidarnos de dos cosas muy importantes: la primera, que el Universo es cíclico: después de la noche siempre llega el día y después del invierno siempre llega la primavera, por poner sólo dos ejemplos fácilmente comprensibles para todos. Y segunda cosa importante, hay una ley física demostrada e inmutable, según la cual la energía nunca desaparece, ni se crea ni se destruye: sólo se transforma. Nosotros mismos somos energía; y si creemos en la reencarnación, seguramente nos será mucho más fácil comprender muchas de las cosas que suceden a diario a nuestro alrededor.

Para información sobre hipnosis y terapias regresivas o para solicitar cita para una sesión, consultar sin compromiso al teléfono fijo de Santiago 22 839 29 39.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s