Verdades Esenciales

Imagen reproducida con autorización de su autor, Jeff Coles. Web: http://www.jeffcoles.co.uk 

Mientras más grande es la Verdad, más simple es entenderla.

El sol siempre sale y se eleva por el Este.

Quienquiera que nace siempre ha de morir.

Tal como afirma la Biblia, todos nosotros somos Templo de Dios.

Hay personas que tienen a Dios en su interior pero hay otras en las que Él no está presente; su casa, su Templo Interior, está vacía.

Frecuentemente las religiones se juzgan las unas a las otras, al pensar una determinada que Dios está solamente con ella y no con las otras restantes. Los conflictos nunca terminarán mientras ésto no deje de suceder y todas las religiones se unan en Una Sola.

Existen diferentes religiones y diferentes razas. Pero todos los seres humanos, con independiencia de su raza o de su religión, debemos aceptar que hay una Esencia Divina en cada uno de nosotros.

Decir que todos tenemos y llevamos dentro la Esencia Divina, no debe significar que nos volvamos arrogantes o que nos sintamos muy importantes. Lo que ello significa es que todos recibimos la vida de Dios.

Hay muchas religiones en el mundo. Y la mayoría de ellas fallan al tratar de enseñar la verdadera naturaleza de Dios, porque fallan a su vez en la transmisión de la verdadera fe.

Muchas personas profesan fe en Dios, pero muchas otras sólo creen en un Dios adaptado a sus intereses y conveniencias. Rezan o dicen: “Dios, hágase tu voluntad en la Tierra como la haces en el Cielo”. Pero en su corazón lo que de verdad están pensando y sintiendo es: ”Permite que mi voluntad sea hecha aquí en la Tierra tal y como yo deseo”.

Muchas personas tienen fe y le piden a Dios respuesta a sus plegarias. Le solicitan muchas cosas a Dios, y cuando sufren le piden que les quite ese dolor o ese sufrimiento. Y si no mejoran, piensan que Dios no los escucha, o que los olvida y los abandona. Piensan que ese Dios no es bueno, que no existe, o piensan que podría haberlos ayudado de haberlo querido. Y al sentir que no lo ha hecho, pierden su fe.

La realidad, es que estamos constantemente trayendo a Dios a nuestro nivel humano y terrenal para que cumpla nuestros deseos. Una persona con verdadera fe lo que hace es estar buscando la voluntad divina, preguntándose “¿Qué es lo que Dios quiere de mí?”

Hay muchas personas que sufren hoy en día algún tipo de trauma. La psicología nos enseña que los traumas provienen de nuestra infancia. Pero muchos de esos traumas tienen su origen en el apego. Las personas se apegan y se vuelven prisioneras de sus sentimientos de sufrimiento. Estar aprisionados por esos sentimientos es lo que llamamos apego. Muchas veces cargamos con esos sentimientos durante toda nuestra vida sin poder resolver ese problema. Y de todos esos apegos, el más fuerte es el del dinero.

Una de las primeras lecciones espirituales que debemos aprender es la eliminación de los apegos. Si no podemos liberarnos nosotros mismos de ellos, no podremos evolucionar.

Hay personas ricas que hacen ofrendas y ayudan a otros. Pero muchas veces solamente lo hacen para deducir impuestos, por orgullo, o por mostrar y demostrar a los demás que ellos están haciendo caridad. Con esos sentimientos, no lograrán nada.

Cuando afrontéis problemas u os encontréis con dificultades, decid: “Gracias, Dios mío”. Cuando seáis bendecidos con cosas buenas, decid: “Gracias, Dios mío”. Sin importar las circunstancias, decid “Gracias”. Debemos comprender que Dios siempre nos ama, que nunca nos abandona. Dios está siempre cuidando de sus hijos y cuando nosotros pasamos por tiempos difíciles, es porque vamos a ganar fuerza y crecimiento espiritual y vamos a evolucionar para mejor.

Anuncios

2 Respuestas a “Verdades Esenciales

  1. Thank you for using my image on your website under the terms of the licence you must credit me Jeff Coles the artist and provide a link to my website http://www.jeffcoles.co.uk Thank you

  2. Esto que dices es completamente cierto, yo creo que no podemos tomar a nuestro ser superior como un genio de la lampara maravillosa y eso es justo lo que hacemos. Uno de los grandes apegos que yo creo que tenemos son nuestros problemas porque nos enfocamos tanto en nosotros y orar por nuestros porblemas que nos olvidamos que tambien otros buscan que oremos por ellos sean quienes sean, y sobre todo agredecer que amanece y estamos vivos, que respiramos, agradecer por quienes nos rodean y por las circunstancias en las que vivimos.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s