La desolación

Un principio espiritual universal afirma que cuando experimentamos desolación, es el momento que más le gusta al demonio para atacarnos con diversas tentaciones.

Desolación, en general, es cuando te sientes débil espiritualmente. Con sentimientos de tristeza, depresión, desánimo, desesperanza, con un deseo de darte por vencido en la vida.

Cuando piensas o dices: “A nadie parezco importarle», «No valgo mucho», «Esto no tiene remedio»… estás experimentando el estado de desolación.

Y de ello se aprovecha el Maligno, siempre alerta para hacerte caer en la tentación de todas las formas y maneras posibles.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s