La sabiduría de los esenios

Los esenios, los primeros integrantes de la Iglesia Primitiva, tenían una gran sabiduría. Fueron los más cercanos en el tiempo a Jesús y a sus enseñanzas.

Otros, de manera interesada, han tratado después por distintos medios de que esos conocimientos fueran tergiversados o mal interpretados, o se olvidaran y no pudieran llegar hasta nosotros.

En los tiempos de Jesús, la comunidad de los esenios era la única Escuela de Misterios activa. Los gnósticos, los primeros iniciados cristianos, mantuvieron vivos los misterios después de la muerte del Nazareno.

Los esenios tenían una manera muy especial de orar, que desde El Templo de la Luz Interior estamos tratando de recuperar. No pedían que algo les llegara o se les concediera, sino que daban las gracias porque estaban seguros de que ese algo se les iba a conceder.

Este es un pequeño y hermoso ejemplo de una oración esenia:

«Madre Tierra, yo te ofrezco mi agradecimiento con todo mi corazón, y a través de él, del corazón de todos los hombres y las mujeres. Que todos los seres que llevas en tu seno protejan, nutran y bendigan todo lo que crece.”

”Madre Tierra, elimina todas mis enfermedades y mis faltas según tu voluntad, para que pueda recibir la bendición del espíritu divino y transmitirla a todos los seres vivientes, según tu voluntad».

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s