No se puede engañar a la Muerte

Un día la tan temida muerte se acercó a un hombre y le dijo:
-Hola! Hoy es tu último día. Hoy morirás!
A lo que el hombre respondió:
-Pero aún no estoy listo para morir, me quedan algunas cosas por hacer.
La muerte le contestó:
-Tu nombre es el primero que está en mi lista.
El hombre respondió:
-Bueno, ¿por qué no nos sentamos y nos tomamos un café antes de irnos?
La muerte aceptó.

El hombre dio a la muerte una taza de café con pastillas para dormir.
La muerte se la bebió entera y cayó en un sueño profundo.
Situación que el hombre aprovechó. Tomó la lista y borró su nombre del principio y se puso al final del todo.

Cuando la muerte despertó vio al hombre y le dijo:
-Como te has portado tan bien conmigo, voy a comenzar desde el final de mi lista. Para de esta manera darte un poco más de tiempo, que hagas todas las cosas que te faltan por cumplir en tu vida.

Moraleja:
Lo que está escrito en tu destino, nunca nada ni nadie lo podrá cambiar. El destino es la fuerza invisible que nos da y que nos quita. En el momento justo, ni antes ni después.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s