Las dos mentes y los sueños

LAS DOS MENTES Y LOS SUEÑOS

Los místicos de todas las épocas han afirmado que poseemos dos mentes: la mente consciente, que utilizamos en nuestras actividades diarias, y la mente subconsciente, que asume el control durante el reposo.

La mente consciente es hábil a la hora de sumar cantidades, leer, formular teorías, ordenar al cuerpo que realice tareas de precisión, conducir un automóvil y otras actividades. Despierta cuando despertamos, y reposa durante el descanso nocturno. Se ocupa del mundo material, de la comunicación oral y escrita, de las cuestiones económicas y de otras tareas de la vida diaria. (Por ejemplo, mientras escribo este pequeño texto para ustedes, estoy utilizando mi mente consciente).

La mente subconsciente (y con ella la inconsciente) es mucho más misteriosa. Su esfera es la del reposo, los sueños, la espiritualidad, las videncias y la intuición. Normalmente, la mente subconsciente sólo sale de su reposo diario cuando estamos acostados y quietos durante la noche (aunque se cree que, por ejemplo, ciertas corazonadas pueden ser mensajes que proceden de este plano de la mente).

Cuando estamos despiertos, la mente consciente bloquea la comunicación con la mente subconsciente. Sencillamente, no permite que la información que procede de la otra mente irrumpa en nuestra vida de vigilia.

Algunas personas son capaces de utilizar la mente subconsciente e inconsciente durante la vigilia: los videntes, los muy sensitivos, los místicos, los artistas y los escritores. No cabe duda de que la mente subconsciente también actúa durante los rituales espirituales y religiosos. No obstante, normalmente ni siquiera somos conscientes de su presencia, salvo en nuestros sueños.

Solemos considerar que los sueños son irracionales o fantásticos debido precisamente al hecho de que no están sometidos al control de la mente consciente. El estado onírico no tiene limitaciones de tiempo ni de espacio; opera dentro de una realidad alternativa. En nuestros sueños se nos pueden aparecer los muertos, podemos visitar lugares lejanos, movernos a través del agua como peces o volar como pájaros.

Libre de todas las leyes físicas, la mente subconsciente nos hace emprender viajes profundamente simbólicos. Gran parte de esos «viajes» se corresponden con las denominadas experiencias astrales, desdoblamientos o salidas fuera del cuerpo.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s