“Charlie Charlie” no es ningún juego, sino una manera muy peligrosa de invocar espíritus

charlie-charlie

“Charlie Charlie”, el ‘juego’ paranormal muy parecido a la tabla Ouija que ha revolucionado las redes sociales, no es tan inofensivo como algunas personas creen. Y tampoco es solamente una campaña de publicidad muy bien orquestada por una productora cinematográfica para promocionar una película de terror próxima a estrenarse.
 El reto o desafío de “Charlie Charlie” se basa en los mismos principios de la Ouija, aunque en este caso es mucho más sencillo y rudimentario, ya que en vez de utilizarse todas las letras del alfabeto, supuestamente el espíritu sólo responde a las preguntas que se le hacen con un “Sí” o con un “No”.
Por ello y a pesar de su aparente sencillez, es al igual que la Ouija una manera de abrir un portal o un umbral hacia el más allá y de permitir la entrada del espíritu o los espíritus que en apariencia se están invocando. Este ‘juego’, que no es tal sino una muy peligrosa manera de invocar entidades, y al realizarlo sí se consiguen invocar espíritus que pueden perturbar a las personas que lo jueguen.
La preocupación en el mundo entero por la práctica de este juego (todos quieren probar si funciona o no) ha llevado a que en muchos colegios y centros de enseñanza las autoridades escolares hayan prohibido tajantemente a los alumnos de edades tempranas, niños y adolescentes, el realizarlo dentro de los recintos escolares, y ha generado en otras muchas personas un gran temor. Pero por otra parte, muchas otras personas se burlan de él y se niegan a creer que sirva para establecer contacto con seres del más allá.
Quienes llevamos muchos años trabajando en este campo de lo paranormal y hemos realizado numerosos exorcismos para expulsar entidades del bajo astral, desencarnados e incluso demonios que estaban contagiando o se habían apoderado del cuerpo de muchas personas, podemos tajantemente afirmar que el “Charlie Charlie” sí supone, efectivamente, una invocación de espíritus, los cuales pueden acosar y perturbar a muchos de quienes hagan este “reto”.
No necesariamente todos los que lo ‘jueguen’ serán poseídos por el espíritu invocado, pero sí hay muchas posibilidades de que ese ente, quienquiera que sea, se quede por un tiempo rondando, merodeando y ‘vigilando’ a los que lo hayan ‘jugado’.
Y aquí está precisamente el riesgo de practicar este tipo de ‘desafíos’: todos quienes realicen de manera frecuente este ‘juego’ y crean que el llamar o invocar espíritus es un entretenimiento o una diversión inocente, están muy equivocados; ya que corren un serio riesgo de sufrir consecuencias muy serias o mucho más graves, hasta el punto de poder ser incluso poseídos por demonios.
Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s