Sucesos paranormales estuvieron presentes durante la filmación de ‘Gritos del bosque’, la primera película chilena en 3D

La deuda que el cine chileno tenía con la popular tecnología 3D será saldada a fin de año con el estreno comercial de “Gritos del bosque”, el último desafío del director Jorge Olguín.

El proyecto fue beneficiado el año pasado con un Fondo de Cultura, aunque nació en 2010. Desde su creación, no ha estado exento de obstáculos. El último fue el robo del computador de la guionista Carolina García, con la totalidad del relato escrito.

“Fue bueno porque nos permitió reestructurar la historia, que ha ido cambiando”, cuenta el director, mirando el hecho con positivismo.

Toda la semana pasada, hasta el sábado, se dedicó a exhibir un adelanto del filme de horror en los alrededores del lugar donde filmó: los bosques de Cañete. Ahí estuvo grabando el año pasado junto a un equipo de 40 personas y un elenco que incluye a Fernanda Urrejola, Felipe Contreras (Nahuel de la teleserie “La Doña”, de CHV) y Paulo Brunetti (“No”), entre otros. El rodaje duró un mes y requirió de un cuidado especial, tomando en cuenta las complejidades del 3D.

“Tuvimos que cuidar mucho el tipo de lenguaje y los encuadres en el rodaje”, cuenta el cineasta. “Y el trabajo de posproducción es igualmente complejo. En el 3D todo es doble. Si tenemos una imagen para trabajar, hay que hacerlo dos veces, con doble corrección de color, doble composición, doble efecto…”.

El realizador agrega que la elección del elenco también respondió a las complejidades del proyecto. “Vivimos situaciones límites y era importante que hubiese una relación muy estrecha entre los actores. Todos tenían mucha motivación en involucrarse en esta película y meterse en el género. Y con Fernanda Urrejola tenía muchas ganas de trabajar. Nos habíamos encontrado en varios lugares, tenemos amigos en común pero nunca habíamos hecho nada juntos. Lo conversamos y al poco tiempo ya estábamos rodando”.

“La materia prima para la fantasía es la realidad”

Por estos días, el director está completamente concentrado en la posproducción de la película, trabajo que lució en un largo trailer que asombró a los lebulenses, elegidos para apreciar una obra que habla de sus paisajes y creencias. En un par de intensos minutos, se pudo apreciar bellas y siniestras postales de una naturaleza salvaje que funciona como gran protagonista, insectos que se salen de la pantalla, criaturas y momentos de horror.

“Los cuentos anglosajones y nórdicos han influenciado al cine. Hollywood los ha transformado en películas. Nosotros tenemos muchas historias que son completamente visuales”, analiza el cineasta. “Después de hacer «Caleuche» quedamos entusiasmados con la idea de trabajar con nuestros mitos. Creo que tenemos material de sobra. Si bien mi influencia ha sido el cine europeo y norteamericano, era evidente que en algún momento iba a tener que conectarme con mi historia”.

La inspiración inicial de “Gritos del bosque” fue un hecho contingente. “En la película hay un geólogo norteamericano que fue contratado por una multinacional para analizar el río y ver si ahí se puede construir una represa”, cuenta Olguín. “Dos hermanas de origen mapuche lo guían. Una de ellas tiene un llamado que la hace conectarse con un indígena del bosque, que va a intervenir. Nos basamos en cosas que están pasando en Chile. Creo que la materia prima para la fantasía es la realidad”.

-¿Por qué en 3D?

-Queremos recrear la sensación de un sueño en pantalla. Y pensé que, en vez de hacerlo en un set, era mejor ir al bosque. Es interesante cómo se siente que la naturaleza se empieza a apoderar del telón.

Prolífico como pocos, Jorge Olguín -que el año pasado trabajó paralelamente en “Caleuche” y “Gritos del bosque”- ya está pensando en su próximo filme. Aunque no quiere entregar mayores detalles, adelanta que se “basa en un hecho que ocurrió en Chile” y que se escapa del género del horror, que ha venido desarrollando desde que debutó con “Angel negro” en el año 2000.

Sucesos paranormales marcaron el rodaje

Primero, la idea era que la próxima película de Jorge Olguín, filmada en los bosques de la Araucanía llevara por nombre “Voces del Bosque”, pero la intensidad que tomó la cinta hizo que mutara a “Gritos del Bosque”.

Y es que Olguín logró capturar la fuerza de la naturaleza de tal manera que el espíritu creado para la historia, terminó siendo tan real que marcó la realización con una serie de eventos paranormales.

“Estar presentes ahí, de noche en los bosques fue una experiencia única” cuenta el cineasta chileno a Terra y agrega con voz de misterio que “ocurrieron muchas cosas”.

“Yo estaba muy concentrado en sacar los planos, sobretodo trabajando con este nuevo formato (3D), pero de a poco me fui enterando de experiencias que fueron sufriendo los actores” relata Olguín.

Así, actores como Fernanda Urrejola, Paulo Brunett o Felipe Contreras, percibieron presencias que no estaban incluidas en la producción.

El director explica que “estuvimos con apoyo de gente, con machis y todo. Estuvimos en lugares sagrados donde nos obligaron a todos a pedir permiso a los boques  y a seres que existían ahí para  tener la posibilidad de meter las cámaras. Cuando no lo hacíamos, sentíamos ruidos extraños”.

“Gritos del Bosque”, contará la historia de un geólogo estadounidense que llega al sur de Chile para ver la posibilidad de construir una represa. En su investigación, será guiado por dos hermanas de origen mapuche con quienes terminará desafiando a un espíritu guerrero que protege el sector.

Fuentes: terra.cl./ la segunda.com

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s