Simbolismo sagrado del aceite

El aceite tiene virtudes naturales aptas para simbolizar conceptos sagrados. En la simbología del Antiguo Testamento, es uno de los elementos esenciales de la vida junto con el pan, el vino y el agua. El aceite tiene transparencia luminosa como manifestación de la donación de Dios. El olivo, fuente del aceite, es un signo de prosperidad y vitalidad (Dt. 11, 14-16; 7,12-13); es también un alimento indispensable; una medicina que suaviza las heridas, una fuente de luz en las lámparas.

Los hebreos ungían a sus reyes y derramaban óleo abundante sobre el altar, tabernáculo y en la cabeza de los sacerdotes. Jesucristo es el Ungido por excelencia, pues las palabras aramea mesiah y griega cristos significan exactamente eso: ungido, ya en su Encarnación y, de modo definitivo, en su bautismo en el Jordán: “El Espíritu del Señor está sobre mí, porque me ungió para evangelizar a los pobres” (Lc. 4, 16-22).

El término aceite es sinónimo de “óleo” y procede de la palabra latina oleum. Esta palabra se utiliza especialmente en los sacramentos de la Iglesia Católica y en la pintura (para pintar óleos se mezcla la pintura con aceite de oliva). El aceite de oliva y el olivo forman parte de la simbología y la mitología. El aceite de oliva se ha usado para ungir reyes, papas, santos, y a muchos cristianos (se les signaba con aceite de oliva sagrado y revelaban la condición de su dignidad, o recibían algún sacramento). También tiene propiedades medicinales, ya que contiene ácido oleico, que es anticanceroso. El aceite representa la salud y la satisfacción por su poder de sanar, purgar el agua y expulsar malos espíritus.

Para la Iglesia Católica, representa la Gracia divina. El olivo simboliza la paz, la abundancia, la gloria y la purificación. El tallo del olivo representaba para Noé, después de ocurrir el diluvio, la paz y la victoria. Muchas ramas de olivo se han utilizado para hacer coronas a reyes, simbolizando el poder y la gloria. El actual Papa Benedicto XVI (Joseph Ratzinger) se halla bajo el símbolo del olivo, según las predicciones de San Malaquías. Cristo y después los apóstoles, según numerosas citas de la Biblia, ungían con aceite a muchos enfermos y los sanaban.

En Occidente, la unción con aceite de oliva también se hacía sobre la frente del bautizado diciendo: “Recibe por esta señal el don del Espíritu Santo”. En iglesias donde se celebra el rito bizantino, la unción se realiza en diferentes zonas del cuerpo a la vez que se recita la frase: “Sello del don del Espíritu Santo”. Para los católicos, con el óleo de los enfermos éstos son aliviados de sus enfermedades, tanto del alma como del cuerpo, para erradicar el mal y así poder conseguir el perdón de los pecados, por eso se le denomina Sacramento de la Unción de enfermos (antes era llamado Extremaunción). Este sacramento se aplica sólo a las personas que están muy enfermas, ungiéndolas en la frente y en las manos con aceite de oliva bendecido y pronunciando esta frase: “Per istam sanctam unctionem et suam piissimam misericordiam adiuvet te Dominus gratia spiritus sancti ut a peccatis liberatum te salvet atque propitius allevet” (“Por esta santa Unción y por su bondadosa misericordia te ayude el Señor con la gracia del Espíritu Santo para que libre de tus pecados te conceda la salvación y te conforte en tu enfermedad”).

En el Antiguo Testamento  se menciona que en cada iglesia debe arder continuamente una lámpara llena de aceite de oliva. Esto no sólo se usa como ornamento del altar, sino también con intereses de culto. Tiene como finalidad rememorar a los creyentes la presencia de Cristo y también simboliza honor. Generalmente, la luz cuelga de una cadena ante el Sagrario y ha de quedar bastante alta y separada de los escalones del altar para no molestar a los que se encuentran en el santuario. También se puede colocar en algún fundamento cerca del altar, siempre que esté delante de él y dentro de la zona del santuario. La lámpara del altar puede ser de cualquier metal y tener diferentes formas. Por razones alegóricas, se determina que el aceite de la lámpara que arde ante el altar tiene que ser de oliva, ya que representa pureza, veneración y paz. El aceite de oliva no puede ser reemplazado ni por gas ni por luz eléctrica. En la iglesia deben arder ininterrumpidamente tres luces ante el altar mayor y otra ante los demás altares, por lo menos durante la Misa y las Vísperas. Ante el Santísimo Sacramento también debe arder incesantemente una lámpara de aceite.

Anuncios

4 Respuestas a “Simbolismo sagrado del aceite

  1. quiero saniad emleo propseridad en mi vida

  2. Además aparece en el texto hebreo original del Antiguo Testamento utilizado como incienso, como parte integra de la celebración religiosa y como embriagador (Benet, 1975). El humo del incienso fue considerado parte del culto agradables a Dios en templos asirios y babilónicos (Meissner, 1925: 84) (como por ejemplo en Proverbios 27:9 se dice que los humos del incienso “regocijan el corazón”).

  3. el cannabis aparece en el Antiguo Testamento como ritual y sagrado. El cannabis se consumía en los pueblos vecinos; babilonios, asirios, escitas. El cannabis era parte de la liturgia religiosa-chamanística desde el mesolítico.

    En el Antiguo Testamento encontramos diversos textos en los que algunos autores afirman que se representa al cannabis aunque no tiene referencias directas (Abel, 1980). Para el investigador y médico británico C. Creighton afirma, en su obra Indications of the Hashish vice in the Old Testament (Las indicaciones del consumo de hachís en el Antiguo Testamento), que es posible que los judíos conocieran el cannabis, pero que siempre se alude de forma secreta, sutil, ingeniosa y alegórica. En el Antiguo Testamento existen media docena de pasajes donde existen referencias secretas al hachís (Creighton, 1903: 241-246). En concreto, su resina llamándola “miel” (“Debash” Desh-dalet, bet, sin), “panal” (iar-iod, ain, reix) o “rocío” (Cantar de Cantares 4:11 y 5:1; Proverbios 19:10 y 16:24; en Samuel 14:25-45), por sus propiedades embriagadoras. Creighton también sugiere que la locura de Saúl, la fuerza de Jonatán y Sansón y las visiones de Ezequiel (en el 592 a.C.) sea causa del cannabis. El investigador alemán Immanuel Löw en su obra “Die Flora der Juden” (1926) identificó varias referencias hebreas antiguas al cannabis, como incienso, como comida y como t

  4. Hola!!!
    Una pregunta:
    ¿En que sacramento se usa aceite?

    En tres: bautismo, orden sacerdotal y unción de enfermos (antes llamada extremaunción).

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s