El estremecedor caso real del exorcismo de Anneliese Michel

Las 10 siniestras fotos que se muestran en esta crónica sobre el exorcismo verdadero practicado a Anneliese Michel son una evidencia de que ni la fe ni la ciencia pudieron hacer nada en este terrible caso. (Advertencia: imágenes sensibles).

Las escenas de la película son macabras. Emily Rose, de extremidades atadas a la cama, gritando desesperadamente mientras los sacerdotes vierten agua bendita sobre su cuerpo y hacen esfuerzos inhumanos para que sus propios rezos se escuchen por sobre los siniestros gemidos del demonio que ella tenía dentro. Pero, a pesar del terror que todos sentimos cuando vimos el largometraje, siempre existió la calma propia de quien sabe que la joven poseída es una actriz, que los sacerdotes son actores y que el exorcismo no es más que un mero montaje cinematográfico. Ahora bien, los episodios narrados en la película no salieron de la imaginación de un guionista, ni de la capacidad teatral de un director, sino de una historia tan verídica como tétrica que le ocurrió a Anneliese Michel durante la segunda mitad del siglo XX. En ese caso, las convulsiones, los gritos, la sangre y los sacerdotes fueron absolutamente reales.

Anneliese nació el año 1952 en Alemania. Fue criada por sus padres y vivió una infancia como cualquier otra niña de su edad; estudiaba, asistía a la iglesia, tenía amigas y le gustaba caminar por los alrededores de su casa. Pero todas esas conductas normales cambiaron drásticamente cuando, ya a los 16 años, sintió que perdía el control sobre su cuerpo. Le temblaban las piernas y se le hacía difícil mantener la concentración, así como también seguir el hilo de las conversaciones con sus hermanas.

1. Anneliese Michel

Cuando aquel extraño síntoma de convulsión comenzó a aparecer con mayor frecuencia, sus padres Josef y Anna decidieron comunicarse con el neurólogo de la Clínica Psiquiátrica de Wurzburg, Alemania, quien la diagnosticó con el “gran mal” de la epilepsia. A causa de los fuertes ataques epilépticos y a la depresión sufrió producto del descontrol, Anneliese fue admitida para tratamiento en el hospital.

2. El rápido deterioro y la aparición de imágenes diabólicas

Pero la internación en el hospital estuvo lejos de ser exitosa. Luego de que Anneliese comenzara a ver imágenes diabólicas durante sus rezos, ella mismo perdió las esperanzas en la medicina. Sólo una vez le dijo a los médicos que creía estar poseída y que oía voces internas decirle que se iba a “achicharrar en el infierno”. Entonces, el tratamiento fue alejándose cada vez más de la ciencia y dando grandes pasos hacia la religión. En el verano de 1973, sus padres se comunicaron con varios sacerdotes para exorcizar a Anneliese. Pero el obispo alemán rechazó la petición señalando que dicha práctica religiosa era permitida en casos muy específicos, cuando la víctima mostraba sufrimientos sobrenaturales, como aversión por imágenes católicas o hablar en idiomas que nunca había aprendido. Entonces eso comenzó a ocurrir.

3. El primer exorcismo

Anneliese comenzó a mostrar conductas realmente extrañas. Insultaba, golpeaba y mordía a los otros miembros de su familia. Se rehusaba a alimentarse porque los demonios se lo prohibían. Dormía en el suelo de piedra, comía arañas, moscas y carbón, y ya había adoptado el hábito de beber su propia orina. Era común escucharla rompiendo crucifijos, rosarios y pinturas de Jesús por todos los rincones de la casa. Entonces, en septiembre de 1975, el Obispo de Wurzburg, Josef Stangl, le ordenó al Padre Arnold Renz y al Pastor Ernst Alt a practicar un “gran exorcismo” a Anneliese.

4. La decisión de los sacerdotes

Se determinó que Anneliese debía ser salvada de varios demonios, incluyendo a Lucifer, Judas Iscariote, Nerón, Caín, Hitler y Fleischmann, un cura del Siglo XVI, y algunas otras almas atormentadas que se manifestaban a través de ella. Entre septiembre de 1975 hasta julio de 1976 se le practicaron una o dos sesiones de exorcismo por semana. Los ataques de Anneliese eran tan fuertes a veces que debía ser sostenida por tres hombres e incluso hubo que encadenarla.

5. Fue inútil

Pero, a pesar de lo que muchos hubieran esperado, los exorcismos no surtieron efecto. Sin embargo, los curas continuaron practicándolos.

6. El desgaste y la desesperación

7. Medidas extremas

8. Escenas desgarradoras

9. Su cuerpo no soportó

Luego de 11 meses y 67 sesiones de exorcismo, el cuerpo de Anneliese simplemente no soportó más. Tenía neumonía y se había roto dos ligamentos en la rodilla, pero la autopsia reveló que la causa de muerte fue malnutrición y deshidratación. Murió pesando 30 kilos a la edad de 23 años.

10. La última fotografía

El debate quedó a la vista luego de que Anneliese muriera. ¿Se debió haber continuado con el abandonado tratamiento médico? 

El caso fue llevado a tribunales y los sacerdotes que participaron en los exorcismos fueron condenados únicamente a tres años en libertad condicional. Sus padres, autores intelectuales, no tuvieron que enfrentar cargos debido a que según la ley, ellos ya habían sufrido suficiente.

Fuente: http://www.upsocl.com

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s