Servicio de Caridad Espiritual

Para saber cómo están y tener noticias de los seres queridos fallecidos

Como información para las personas que así lo han solicitado, aquí explico cómo es el Servicio de Caridad Espiritual que ofrezco.

Para empezar quiero dejar muy claro que no soy médium, ni contactado, ni tampoco soy canalizador. Solamente, en determinadas ocasiones, se me concede la gracia de poder traspasar durante unos instantes el velo que separa este mundo nuestro de tres dimensiones del mundo espiritual e inmaterial que está al Otro Lado; y se me permite poder preguntar y poder obtener, casi siempre, algunas respuestas.

Yo fallecí dos veces. Y quiero pensar que por eso, al margen de mis muchos años de estudios y experiencias, el Buen Dios me ha otorgado la gran dicha de tener esta capacidad, don, facultad o como le quieran ustedes llamar, para poder ayudar a quienes lo necesitan.

Para aclarar dudas y evitar confusiones y malentendidos, por la manera y las circunstancias en que se realiza, este servicio no es ni puede ser gratuito. Pido únicamente una cantidad que considero justa y necesaria para remunerar el intenso esfuerzo que para mí significa realizar un contacto con el mundo espiritual y por el tiempo que dedico a ello, cuando una persona que ha perdido a un ser querido lo solicita porque realmente lo necesita.

Cómo realizo este Servicio

En la noche me desdoblo, si es factible (no siempre lo es) y mis guías, a los que previamente pido ayuda, me llevan hasta donde está el espíritu de la persona con la que deseo hablar. La localizo (no siempre se puede) y le pregunto lo que su ser querido me encarga que le pregunte.

A veces responden, a veces no. Depende de distintos factores: de cómo haya fallecido la persona, del tiempo terrestre que haya transcurrido (porque los espíritus no tienen tiempo), del estado en que se encuentre el espíritu o del momento en que se halle (sólo por poner un ejemplo, no es lo mismo si está en tránsito hacia la Luz que si está en el Purgatorio).

Los espíritus a veces tardan días en darse cuenta de que se les habla -como digo, según como hayan fallecido cada caso es distinto-;  primero hay que hacer que se den cuenta de su estado y después, establecida una mínima confianza, preguntarles.

Mi manera de trabajar es así, resumidamente. Con ayuda de Dios, tengo éxito en un buen porcentaje de casos,  pero en otras ocasiones no logro nada o apenas puedo obtener del espíritu del difunto unas pocas palabras o reacciones.

Deseo ser muy claro también en esto: No puedo mentir ni engañar a nadie. El contacto con los espíritus es algo muy serio, muy agotador, exige mucho esfuerzo espiritual y nunca se puede tomar irresponsablemente y a la ligera. Al contrario, siempre hay que enfocarlo con mucho respeto, tanto para el espíritu de la persona fallecida como para el familiar que desea saber dónde dicho espíritu está y cómo está.

Dicho esto, espero se entienda que este servicio no es ni puede ser gratuito. El valor es de 40.000 pesos.

Las solicitudes se reciben por escrito en el whatsapp:
+56 9 9669 5835.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s