Bolivia: Usan hueso molido y tierra de fosal para abrir puerta al más allá

El sonido de cadenas arrastrándose por los pasillos y vajilla cayendo al suelo rompió el silencio que reinaba en una rancia vivienda qhochala, hace algún tiempo.

Los cuerpos de las personas que moraban en esta casa desprendieron un sudor frío cuando constataron que los aterradores sonidos no eran causados por personas.

Lo que ocasionaba el recurrente ruido era un ente maligno. Averiguar quién y cómo lo había desatado fue el trabajo que se planteó un grupo de parapsicólogos que ofrece sus servicios desde hace más de una década en Cochabamba y otros departamentos del país, Joao.

El director de Joao, Iván Londoño, lanzó algunas hipótesis sobre lo que estaba sucediendo en la vivienda. Una de ellas era que en este lugar, hace varios años, había sucedido algún asesinato macabro y el alma de la víctima estaba aún presente pidiendo cristiana sepultura.

También supuso que ahí realizaron algún ritual o jugaron a la güija, ambas acciones son para invocar al diablo.

“Quienes se involucran en hechos espiritistas que no son capaces de dominar, terminan haciendo lo que le venga en gana al ente maligno”, advirtió Londoño.

La posesión diabólica de una persona, un inmueble o un objeto es una de las consecuencias de prácticas espiritistas como la magia negra, amarres, macumbas, entre otras.

Dichas ceremonias se realizan con materiales tétricos y no muy fáciles de conseguir, como huesos molidos de cadáveres humanos, tierra de cementerio, sangre de animales muertos e incluso de seres humanos fallecidos.

Londoño explicó que los que participan de estos ritos arrojan estos materiales a la vivienda o negocio de alguien a quien quieren estropear su futuro.

Otros, en vez de pedir al demonio que interceda para que alguien fracase, le piden éxito personal y a cambio le dan permiso para que éste influya en su ser.

Sea cual sea el pacto, en el peor de los casos conlleva a una posesión diabólica.

PRÁCTICAS PASADAS

Otra acción que puede derivar en la posesión se practicaba antiguamente. Se dice que las personas del área rural del país acostumbraban a guardar cuidadosamente su dinero u objetos de valor en casa y encargaban el cuidado de los mismos a espíritus.

Según Londoño, a la muerte de la persona, el espíritu continuaba resguardando las mercancías, por eso es habitual que varias casas antiguas tengan cierta influencia diabólica.

En este tipo de casos, la función del parapsicólogo es averiguar dónde están escondidas las alhajas o dinero del difunto, solo así la casa será liberada del espíritu.

También es recomendable hacer una celebración eucarística o un ritual de desamarre, comentó el parapsicólogo.

NO SE ENFRENTAN

Londoño aclaró que los parapsicólogos evidentemente estudian los fenómenos paranormales, pero no están preparados para enfrentarse a ellos por medio del exorcismo.

A pesar de que exorcizar no es su función, el grupo Joao atiende entre 8 a 10 casos diarios solo en Cochabamba, y algunos de ellos están relacionados con lo mencionado previamente.

“Hay casos en que la persona (cliente de Joao) se infunde sus problemas psíquicos. Esa gente solo requiere un consejo”, indicó el parapsicólogo.

Por eso, agregó Londoño, el grupo Joao está presto a aconsejar a personas con este tipo de influencias, mas no puede exorcizarlas.

Esta predisposición del grupo Joao se debe a que estas víctimas que claman ayuda, estén influenciadas o no por el demonio, habitualmente tienen pocos o casi nulos recursos económicos.

Londoño aseveró que es muy poca la gente adinerada que recurre a servicios espiritistas.

“Aquel que se encuentra holgado económicamente no tiene por qué pedir poder o dinero al demonio”, justificó el parapsicólogo.

OFERTAS POR DOQUIER

Más allá de la clase de personas que están involucradas en este tipo de ceremonias, es necesario mencionar a los que ofrecen estos servicios espiritistas a cambio de dinero.

Solo basta con verificar algunos medios de comunicación (impresos, televisivos, radiales o digitales) para darse cuenta de la gran cantidad de publicidad que se difunde de estos espiritistas.

“Regresa con tu pareja en 24 horas, hechizos de amor efectivos”. Con estas afirmaciones promociona sus servicios la “experta en toda la rama de la ciencia oculta”, Judith Mori, en un portal de internet.

Asimismo, en esa página especifica que esto lo hace por medio de magia negra, roja y blanca. Con esto, según dice, “tu amado confiará en ti y no tendrá ojos para otra persona”.

Otra santera, que le hace competencia en el mismo portal, dice llamarse Oriana. Lo más llamativo es que ella incluso especifica en cuántas horas hacen efecto sus hechizos.

“En solo seis horas y con toda seguridad lo domino cuerpo, alma y voluntad por más rebelde o alejado que esté”, asegura.

Por más increíble que suene, hay muchas personas que, ante una decepción amorosa, contratan este tipo de servicios sin imaginar que esto tiene un efecto boomerang. «Mal que no quieras para ti no se lo desees a nadie», concluyó Londoño.

www.opinion.com.bo

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s