Fenomenología demoníaca y posesiones voluntarias

La circumdatio es la situación en la que un demonio asedia de forma continuada a una persona.
La influencia es el fenómeno por el que un demonio ejerce cierta influencia sobre el cuerpo de una persona.
La posesión es el fenómeno por el que un demonio en determinados momentos posee el cuerpo de una persona, pudiendo moverlo o hablar a través de él.
Debemos observar que en la tentación el demonio va y viene, viene y se va. Mientras que en la circumdatio el demonio está una y otra vez al lado de la víctima, pero fuera de la persona. En la influencia está dentro, pero no lo posee.

Posesiones voluntarias

En nuestros días existen más posesiones voluntarias que antes.
Personas que, a través de los tableros ouija, con ritos oscuros o con rituales chamánicos, en los cuales no falta la ingesta de drogas alucinógenas, buscan evadir la realidad y alcanzar estados de conciencia alterados para así poder interactuar con el mundo espiritual y canalizar las energías trascendentes.

Estas actitudes y comportamientos irresponsables, esta ‘búsqueda’ de estados superiores de conciencia, lo que hace en realidad es invitar al poder maligno a que entre en la persona, en la errónea creencia de que así obtendrá ‘habilidades especiales’, que no lograría si no es bajo posesión, obsesión o influencia diabólica.

Muchas veces hemos señalado que el fenómeno de posesión es la actividad menos común del demonio. Es más común la opresión y especialmente la tentación. Mientras la opresión y la posesión se consideran formas extraordinarias de actuación del maligno, la tentación se considera una acción ordinaria del demonio.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s