El Ego espiritual

Mucha gente confunde la búsqueda de la espiritualidad con llenarse de conocimientos; teoría, información y enseñanzas que de poco o nada sirven si después no se aplican o no se ponen en práctica.
Mucha gente, lamentablemente, cree que se hará más espiritual o logrará alcanzar un mayor grado de «espiritualidad» leyendo mucho o asistiendo a talleres y cursillos de fin de semana de diversas terapias o disciplinas, cuantos más mejor.
En la mayoría de esos lugares sólo te dan un diploma o certificado de asistencia; el cual no acredita, ni mucho menos, que hayas adquirido esos conocimientos o aprendido esas técnicas. Sólo te dan un bonito cartón en el que dice que has asistido o participado. Nada más.
No se comprometen a nada más, y eso es porque en muchos de tales lugares, ni los propios responsables están seguros o tienen la certeza de que lo que imparten o pretenden enseñar sea realmente efectivo. Sólo les interesa ganar dinero. Es duro decirlo, pero es así.
Mucha gente está mal o deficientemente informada, y piensa o cree a pies juntillas que crecer espiritualmente es acumular conocimientos, asistir a talleres y cursos o leer muchos libros sobre diversas técnicas o terapias, algunas de ellas muy en boga actualmente: registros akásicos, apertura del tercer ojo o glándula pineal, comunicación o contacto con ángeles o seres de luz (¡muy peligroso!), falsa alquimia, falsa metafísica, falsa gnosis y qué sé yo cuántas cosas más…
El Ego espiritual perturba y hace mucho daño a muchas personas.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s