La fiesta de San Andrés en Rumanía: entre ajos, lobos y terribles vampiros

En las tradiciones populares rumanas, la noche del 29 al 30 de noviembre marca el paso del verano al invierno, de la luz a la oscuridad, y los rituales conservados de la civilización geto-dacia (las ramas del Norte-Danubio de los tracios) sugieren que la noche también representó el comienzo de un nuevo año. Hasta hoy, la noche del 29 al 30 de noviembre, además de ser la noche de San Andrés en el calendario moderno, es la noche en que los malos espíritus cruzan de un mundo a otro, atormentando a los vivos.

San Andrés, el patrón de Rumanía, es visto por los rumanos como el Apóstol que cristianizó las tierras al norte del Danubio, y según la tradición se dice que pasó veinte años evangelizando a los paganos de esta zona. Hay muchas tradiciones sin significado religioso relacionadas con la fiesta de San Andrés el 30 de noviembre, algunas de ellas tienen su origen en las celebraciones romanas de Saturno. El Año Nuevo de Dacia tuvo lugar del 14 de noviembre al 7 de diciembre y este fue el intervalo en el que el tiempo comenzó su curso.

La Noche de los Lobos

La fiesta de San Andrés, acompañada de la fiesta de San Jorge y la Pascua, fue reconocida como una de las épocas más temidas del año en Rumanía. La fiesta de San Andrés era en honor a San Andrés, patrón de los lobos y dador de ajos. Anteriormente, los dacios en este momento celebraban otra divinidad: el Santandrei o el maestro de los lobos. El 30 de noviembre marcaba también el final del otoño y el comienzo del invierno, así como el día en que los lobos formaban manadas de doce para cazar y prepararse para el duro invierno. Por lo tanto, el Día de los Lobos era muy importante y los rituales estaban íntimamente relacionados con ellos.

Dicen las antiguas tradiciones que San Andrés, siendo amo y protector de los lobos, en la víspera de su fiesta desciende a la Tierra a medianoche para repartir con cada lobo las presas del invierno. Incluso hoy en día, en ciertas regiones remotas, la gente cree que en esta noche, los lobos se vuelven tan ágiles que incluso pueden girar la cabeza para ver su propia cola, y que ninguna presa puede escapar de su persecución. Si el ganado comienza a mugir a medianoche, significa que los lobos se están preparando para la caza.

Durante esta noche de San Andrés, los lobos pueden comer todos los animales que quieran. Se dice que también pueden hablar, pero cualquiera que los escuche morirá pronto. Para protegerse, la gente prepara cruces de cera y las pega en el cuerno derecho de las vacas. A nadie se le permite trabajar, peinarse o pronunciar la palabra “lup” (lobo en rumano), ya que esto podría atraer a los lobos sedientos. Hasta el día de hoy, la fiesta de San Andrés se considera una fiesta laboral en Rumania.

Regresan los espíritus

Pero la víspera de San Andrés no se trata solo de lobos. Según creencias más antiguas, los espíritus de los muertos ahora pueden volver a entrar, solo por una noche, en el mundo de los vivos. Como el orden cósmico ahora está profundamente perturbado, otras fuerzas maléficas podrían colarse. Entonces, junto con los lobos y los espíritus, los vampiros (strigoi) y los moroi también disfrutan de este momento de caos, bailando y acechando en casas abandonadas, atormentando a personas y animales.

Fue en la víspera de San Andrés, en ciertas partes de Rumania, cuando se creía que el vampiro era el más activo y peligroso, también se creía que los vampiros continuaban su actividad durante todo el invierno y descansaban en Epifanía (6 de enero). Como era de esperar, las personas toman fuertes medidas para protegerse, especialmente en el campo, así que no te preocupes si ves a personas frotando puertas y ventanas con dientes de ajo, colgando ajo alrededor de su casa o preparando diferentes platos a base de ajo.

La Vigilancia del Ajo

Una tradición interesante, más parecida a una fiesta, es la Vigilancia del Ajo. Cada niña que participa en el ritual trae tres cabezas de ajo que se colocan en un florero. El jarrón es entonces custodiado por una anciana mientras los jóvenes bailan y comen y disfrutan de la fiesta hasta la mañana. Luego, el ajo se comparte con todos los participantes y cada uno lo guarda durante todo el año en el lugar más sagrado de la casa, cerca de los íconos, para usarlo solo en momentos de necesidad, ya que el ajo ahora está investido de propiedades mágicas y curativas.

En las ciudades, este ritual fue adaptado y transformado en una fiesta bastante similar a Halloween, que en realidad no se celebra el 31 de octubre sino más bien el 29 de noviembre, por lo que de los pueblos a las ciudades, esta fiesta mantiene despierta a toda Rumanía, y se conoce como «la noche de los vampiros».
El ganado también estaba en riesgo de ataque, por lo que también se tomaron precauciones con ellos frotándolos con ajo. En las aldeas remotas de Transilvania, la gente todavía cree que los strigoi (vampiros que nunca nacieron, sino que fueron creados por otros vampiros) salen y comienzan una pelea. Si no encuentran otros strigoi con los que pelear, se enojan y cazan a un humano y le chupan la sangre.

Sin embargo, es extremadamente raro que los strigoi realmente chupen la sangre de los vivos. Más común es utilizar hechizos para robar la belleza de las personas, o la leche de las vacas, el poder de los toros y traer consigo enfermedades que afectan a los humanos, animales y las futuras cosechas, o que aterrorizan y atormentan a sus parientes aún vivos si estos parientes les hicieron daño en vida. La mayoría de las leyendas dicen que los strigoi pueden transformarse en lobos, robar y luego comerse a los animales de las aldeas.

Si los strigoi rodeaban las casas en la víspera de San Andrés, y si alguien los reconocía, había formas de asegurarse de que los strigoi pudieran cruzar completamente al otro mundo. Un joven caballo blanco sería llevado al cementerio por la mañana. Si el caballo se negaba a pisar una tumba, se exhumaba el cuerpo. La leyenda dice que los cuerpos de los strigoi todavía parecen estar casi vivos, solo que tienen el pelo y las uñas largas y, a menudo, se colocan en una posición diferente a la del entierro. Si se descubría eso, se clavaba una estaca de madera en el corazón del strigoi, asegurando así que el no-muerto muriera de verdad.

Una noche aterradora

La Noche de San Andrés o Noche de Strigoi es una noche aterradora, ya que se cree que los espíritus de los muertos salen de las tumbas y, junto con los Strigoi, luchan en las míticas fronteras, cruces de caminos y otros lugares inmundos. Hay duelos sangrientos; las batallas duran hasta que el gallo canta, anunciando el amanecer. Al amanecer la tierra se siente purificada, los espíritus de los muertos son devueltos a sus tumbas y los espíritus de los Strigoi vuelven a sus cuerpos abandonados. La gente usa el ajo para protegerse del ataque de los strigoi y moroi que intentan robarles el alma.

Como ya comentamos, en esta noche se lleva a cabo el ritual de «guardia del ajo», es decir, la gente vigila entre trenzas de ajo, una planta que se cree que es capaz de ahuyentar a los muertos vivientes, las malas influencias y la mala suerte. Las cruces en las ventanas están hechas de ajo, los cuernos del ganado se untan con aceite de ajo y la comida se condimenta abundantemente con ajo. En la creencia popular, se cree que el ajo es un hombre: tiene cabeza, viste ropa y los hilos de ajo se llaman dientes. El poder de defender y expulsar el mal proviene de llevar la señal de la cruz.

También en la noche de San Andrés, los rumanos germinan trigo para saber si tendrán un año próspero, buena suerte y salud o un año marcado por las dificultades. En Año Nuevo comprueban si los granos de trigo son altos, rectos, fuertes y densos. En este caso, habrá un año próspero con buenas cosechas. Los rumanos también creen que San Andrés es el patrón de los lobos, como un avatar de una diosa pagana que murió y renació simbólicamente en la Noche de los Strigoi. Según el historiador Mircea Eliade, el nacimiento del pueblo rumano estuvo bajo el signo de la fusión de dos pueblos que extraían sus orígenes del mítico lobo: los dacios y los romanos. De hecho, el Año Nuevo de Dacia comenzó en esta noche, con el símbolo del lobo mítico.

El cristianismo colocó a los lobos bajo el control de los dos hermanos, Pedro y Andrés, creyendo que ellos «tienen el poder de cerrar la boca de los lobos», para suprimir las tentaciones del paganismo. En el contexto de la fe cristiana, el lobo cambia su significado positivo, un tótem favorable a la población pagana, convirtiéndose en un hombre lobo, empeñado en la venganza. Es por eso que el día de San Andrés también se llama el Día de los Lobos, y se cree que solo en este día del año el lobo puede girar la cabeza.

Strigoi y Moroi

El moroi es una criatura legendaria del folclore rumano, asimilada a los vampiros.
Se cree que cuando un niño muere antes de ser bautizado, se convierte en moroi. Pero un moroi también designa a un hijo de padres vampiros, o al espíritu maligno de una persona asesinada por un vampiro.

El moroi es mortal y el strigoi inmortal, pero si un moroi es asesinado por un strigoi, a su vez se convierte en strigoi. Estas criaturas míticas, cercanas a la pesadilla y herederas de las estrigas y brucolacos de la antigüedad griega y romana, fueron consideradas por el cristianismo como avatares del diablo que acechan a los humanos por la noche para robar gradualmente su fuerza vital. Solo podrían ser destruidos si sus cuerpos fueran desenterrados, una aguja se clavara en sus frentes y sus corazones fueran perforados con una estaca de madera antes de ser quemados.

Sin embargo, la Iglesia Ortodoxa Rumana afirma que se trata de supersticiones paganas y que solo el exorcismo cristiano, que no profana a los muertos, es eficaz y aceptable.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s