El valor del silencio

Meditando esta mañana, no pude evitar distraerme unos instantes pensando que la vida moderna apenas tiene en cuenta y no da importancia a tres de las virtudes y valores humanos que yo considero esenciales: el silencio, la soledad y la meditación.

Estamos llenos de ruido, de gente por todas partes y en todo momento, y no nos permitimos siquiera «el lujo» de dejarnos siquiera un minuto para la paz interior.

El silencio interno es la puerta a la vida interior y se necesita abrirla diariamente, aunque sólo sea durante un pequeño periodo de tiempo. Es la actitud que tienen las personas que quieren buscarlo, para encontrarse a sí mismos y disfrutar de la soledad, interna o externa y así poder meditar.

La antítesis del silencio es el ruido, interior y exterior, el hablar por no callar. Para lograr el silencio, hace falta practicar en acallar el ruido que producen nuestros pensamientos, pasiones y sentimientos, que nos dificultan el escuchar a nuestra propia conciencia sobre los problemas, preocupaciones y otras cuestiones personales.

La sociedad moderna en la que todos estamos inmersos, desconoce lo que es el silencio. Si se pregunta a alguien al azar, cuando estuvo la última vez en un lugar donde había silencio, seguramente contestará que cuando visitó un hospital, un cementerio o un claustro, pero a veces ni siquiera eso es posible.

Trata de encontrar siempre tiempo para tu silencio interior. Sólo ahí es donde te encontrarás realmente contigo mismo.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s