Qué les ocurre a los suicidas

Muchas personas me han preguntado qué les ocurre a las personas que deciden acabar con su existencia.

El destino del suicida es generalmente horrible. Él se ha separado a sí mismo de su cuerpo físico al usar métodos mecánicos o artificiales que afectan al cuerpo, pero que no pueden afectar ni dañar a la verdadera esencia del ser humano.

Entonces, el suicida es proyectado al mundo astral, porque tiene que seguir existiendo en algún lado. Las implacables leyes que rigen en ese mundo, y que actúan por su bien, lo obligan a esperar hasta que pueda morir adecuadamente.

En ese lugar debe esperar, medio muerto medio vivo, los meses o años que, en el orden natural, habrían pasado sobre él antes de que el cuerpo, el alma y el espíritu se pudieran separar correctamente.

Allí se vuelve igual que una sombra. Existe en el reino astral, devorado por sus propios pensamientos, y repitiendo continuamente en vívidos pensamientos el acto por el cual trató de detener el transcurso de su vida física.

Desde su lugar en el astral, sigue viendo las personas y los lugares que dejó, pero es incapaz por completo de comunicarse con alguien, excepto que en algún momento la infinita misericordia de Dios se lo permita.
-Revelaciones-

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s