Buenos reikistas, malos reikistas y contagios espirituales

(Artículo publicado en 2017 en mi perfil de Facebook. Lo subo aquí porque este conflictivo tema sigue estando de plena actualidad y no ha perdido ni un ápice de vigencia).

Comenzaré aclarando que tengo la maestría reiki, aunque no ejerzo esta disciplina, ya que sólo utilizo la imposición de manos con un enfoque cristiano y combinada con la oración, para las terapias de sanación y liberación espiritual.

En mi humilde opinión, reforzada por mi experiencia de más de 40 años trabajando en este campo de la sanación espiritual y la liberación de espíritus negativos, un reikista bueno, serio y profesional (hombre o mujer, sin distinción) debe ante todo estar bien equilibrado física, psíquica, moral y emocionalmente, y tener nociones si no elevadas sí al menos suficientes, de lo que es el mundo espiritual, el mundo de las energías y de cómo transmitirlas correctamente y de la mejor manera para ayudar al paciente.

No se puede «abrir canal» a la ligera y de manera inconsciente e irresponsable; no se puede hacer una sesión a nadie si el reikista no está bien protegido espiritualmente y no tiene muy claro qué tipo de energías está manejando.

Al abrirse como canal, el terapeuta se puede contagiar fácilmente de bajos astrales, larvas, cascarones energéticos y otras energías negativas del plano astral, el más cercano a nuestra dimensión física; cuando no, peor aún, se arriesga a ser influido y/o poseído por entidades malignas e incluso demoníacas.

Por ello es tan necesaria la preparación, el estudio, la práctica constante. Y por esa misma razón rechazo de lleno esos «cursillos» de fin de semana en los que se imparten dos e incluso tres niveles en un par de días.

La persona sale de esos cursillos, por los que ha pagado buenas sumas de dinero, luciendo con orgullo su diploma, pero no tiene ni idea de los peligros a los que se va a enfrentar cuando comience a hacer canal con el mundo espiritual y con las energías.

Por estas razones, de conocimiento elemental que debería ser obligatorio para todo quien desee practicar esta disciplina, insisto e insistiré las veces que sea necesario en la necesidad imperiosa de que todos ustedes sean muy prevenidos ante los seudo reikistas y falsos terapeutas.

Porque muchos/as que hemos conocido no están bien preparados, se contagian y contagian a sus pacientes (víctimas) con suma facilidad. Y luego, en no pocas ocasiones, tanto ellos como sus atribulados pacientes vienen a nuestra consulta casi como último recurso para que les limpiemos y saquemos esos espíritus negativos y entidades que irresponsablemente han «invitado» a entrar en ellos.

Y asimismo, todo quien necesite una de esas terapias, debe comenzar exigiendo al reikista que le muestre el linaje de sus maestros. De no tenerlo o no querérselo mostrar, desconfíen inmediatamente de esa persona.
©TLI

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s