Osho, el gurú del sexo y la promiscuidad

osho-01

Ronald O. Clarke, graduado en psicología y filosofía en la Universidad de Bristol y con un Máster en Psicología Clínica, analizó el perfil psicológico de Osho en el libro “Osho Rajaneesh and his disciples: some western perceptions”, en el cual trata de demostrar que su proclamación de haber disuelto su Ego y haber trascendido cualquier deseo y apego mundano es simplemente el producto de un sistema delirante asociado con un desorden narcisista de la personalidad, el cual viene descrito por los siguientes criterios:

Los sujetos con este trastorno tienen un sentido grandioso de autoimportancia. A menudo están preocupados por fantasías de éxito ilimitado, poder, brillantez, belleza o amor imaginarios. Los sujetos con trastorno narcisista de la personalidad creen que son superiores, especiales o únicos y esperan que los demás les reconozcan como tales. Generalmente, los sujetos con este trastorno demandan una admiración excesiva. Las pretensiones de estos sujetos se demuestran en las expectativas irrazonables de recibir un trato de favor especial. Esta pretenciosidad, combinada con la falta de sensibilidad para los deseos y necesidades de los demás, puede acarrear la explotación consciente o inconsciente del prójimo.

Los sentimientos de auto-importancia y singularidad demostrados por Bhagawan, el “bendito”, son para Clarke señal inequívoca de su exacerbado narcisismo y egolatría. En sus discursos buscaba que sus seguidores lo identificaran con las más grandes figuras religiosas, como Lao Tse, Cristo o Buda.

Osho, “el gurú del sexo”

A Rajneesh también se lo conoce como el Maestro Tántrico porque escribió mucho sobre esta rama del hinduismo. El gurú dice: “Para el tantra uno tiene que usar la energía del sexo. No luche en contra de ella: transfórmela. No piense en términos de enemistad. Es su energía, no es dañina, no es mala. Toda energía es simplemente natural. Puede usarse en beneficio o en contra de uno.”

En From Sex to Superconsciousness (1979), Rajneesh enseñó que “la lujuria que se encuentra en cada uno de nosotros puede convertirse en la escalera por medio de la cual se puede llegar hasta el templo del amor, que el sexo dentro de cada uno de nosotros puede convertirse en un vehículo para alcanzar la superconciencia.”

Rajneesh odiaba el matrimonio y planteaba la liberación total. Decía: “En realidad el matrimonio es una institución fuera de época que ha destruido casi todas las posibilidades de felicidad a millones de personas… El matrimonio no es algo que sucede en el cielo; sucede aquí, gracias a los astutos sacerdotes.” Y como si no fuera claro agrega: “En nombre del amor la gente lleva el cadáver del otro, esto es lo que llaman matrimonio. Y para llevar cadáveres debes ir al Registro civil para hacer de esto una unión legal. El amor no puede permitir el matrimonio.”

Sobre el sexo expresa lo siguiente: “Ahora hay dos caminos: o reprimes el sexo -como ha sido hecho por todas las así llamadas religiones tradicionales- o lo transformas”… Si tú aceptas tu sexualidad, si tú la abrazas con profundo amor y gratitud hacia Dios, sabiendo que es un regalo, por lo que debe haber algo en ella que debe ser descubierto… Rechazarlo te va a hacer no creativo. Y la persona no creativa permanece una persona miserable. Por eso nuestros santos se ven tan tristes, con caras tan largas, casi muertos y hediondos.”

Dentro del sexo uno de los temas que preocupaban a Rajneesh era el de la duración del acto sexual. “Cuando más prolongada sea la relación sexual, más posibilidades hay para convertir al sexo en una puerta hacia el samadhi.”

En un texto de uso interno obtenido en el Centro Osho de Buenos Aires llamado ‘El miedo a la intimidad’, una mujer está preocupada porque tiene más de un orgasmo y Rajneesh le responde entre otras cosas:

“El orgasmo múltiple en la mujer es un don de Dios y el hombre en el matrimonio nunca se lo da. Visto científicamente, el sexo no debería tomarse seriamente y se invitarían amigos para darle a la mujer todo su rango de orgasmos, o debería usar algún vibrador. Por con ambas soluciones habrá problemas. Si usas un vibrador, le pueden dar tantos orgasmos como la mujer sea capaz; pero una vez que la mujer haya conocido… entonces el orgasmo con el hombre le resultaría tan pobre que ella puede que elija un instrumento científico, un vibrador más que un amante. Si le permites a varios amigos reunirse contigo, sería un escándalo social- que estás entregándote a orgías.”

“Hombres y mujeres no deberían estar en un contrato, como el matrimonio. Deberían enamorarse pero conservando sus libertades. Y la vida sería más móvil. Una mujer contactándose con muchos amigos, un hombre contactándose con muchas mujeres, sería simplemente la regla. Pero es posible solo si el sexo se toma como un juego, como una diversión. No es pecado, es diversión.”

“Pero no solo el matrimonio es culpable, también lo es el Dios bíblico: ese Dios es machista. En la trinidad cristiana no hay lugar para una mujer. Todos son hombres: en el hombre, el hijo y el espíritu santo. Es un club ‘gay’ de hombres.”

“El matrimonio creó la prostitución. Y esta horrible institución, la prostitución, no desaparecerá del mundo a menos que el matrimonio desaparezca.”

“Haz de tu amor algo realmente festivo. Baila, canta, escucha música y no dejes que el sexo sea cerebral. El sexo debe ser espontáneo.”

“La experiencia orgásmica es la experiencia de fusión, de no-ego, de no-mente, de no-tiempo. Yo llamo a esto meditación auténtica.”

Magia negra sexual

Osho fue admirador de dos grandes ocultistas y satanistas: Gurdjieff y Ouspensky. Esto explica su inclinación por el yoga tántrico, que no es otra cosa que magia negra sexual.

El yoga tántrico, enseñado por Osho, provoca gravísimos trastornos psiquiátricos en quien lo practica. No lo dice un “ultra-católico”, sino los mismos conocedores del yoga, tal como leemos en el siguiente párrafo, extraído de un sitio especializado en yoga tántrico:

“El despertar de la kundalinī”: El gran objetivo de las prácticas yóguicas y tántricas es el desbloqueamiento de los nadis (‘ríos’) y el despertar de la energía kundalinī.

No obstante, los instructores de yoga advierten sobre el peligro que acarrea un despertar prematuro de la serpiente. En este sentido, todos los grandes maestros espirituales, advierten a este respecto, la necesidad de no forzar nunca en absoluto esta energía.

Tanto el tantra como el kundalinī yoga, son consideradas técnicas peligrosas. Por ejemplo, Swami Prabhavananda advierte acerca de los peligrosos efectos físicos que pueden resultar de los ejercicios de respiración del kundalinī yoga: «A menos que se hagan correctamente, hay una buena posibilidad de dañar el cerebro. Y las personas que practican este tipo de respiración sin una supervisión adecuada pueden sufrir una enfermedad que ninguna ciencia o médico conocidos pueden curar»” (cfr. http://www.planetaholistico.com.ar/Tantra.htm).

Osho hablaba de que existen múltiples vías para el despertar espiritual, y califica su sistema como de “multimétodo”, o sea, que asimila cualquier otro sistema espiritual apto para el desarrollo interior.

El desenfreno sexual propiciado por Osho confronta radicalmente con la cosmovisión que el cristianismo tiene del matrimonio, de la fidelidad, del amor conyugal, de la femineidad y de la masculinidad. Por eso, Osho intenta destruir todos estos conceptos, elaborando a su vez un  nuevo paradigma de mujer, en la que la sexualidad de ésta no encuentre “barreras” de ninguna clase. Osho propicia, así,  la esclavización sexual de la mujer.

Para saber más: “Osho-Víctimas de las sectas” (documental de TVE)

https://t.co/HWopf7ZKuN

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s