Un delirio religioso y un fanatismo extremo llevaron a la madre de Dayana a ahogarla, creyendo que la niña “estaba poseída”

dayane-madre-canal13

Silvia Andrade, madre de la niña a la que ahogó, puede padecer de delirio religioso. (Foto Canal 13)

La obsesión extrema o el fanatismo exacerbado con cualquier religión se denominan “delirio místico religioso”. Esto es lo que pudo suceder en el trágico caso de la niña de siete años Dayana Escobar, que fue ahogada por su madre, en presencia y con la complicidad de otros familiares, en el marco de un “ritual de sanación” para librarla de una aparente “posesión diabólica”.

El subprefecto Pedro Calderón, jefe de la Brigada de Homicidios de la PDI de Rancagua, confirmó que la policía está investigando a un pastor evangélico cercano a la madre de la niña de siete años que el sábado murió en Machalí en medio de un aparente ritual de sanación. La niña recibió sepultura este miércoles en medio de grandes muestras de consternación de los vecinos de la comuna.

“Nos falta la ubicación de algunas personas, entre ellas un pastor que asesoraba a esta gente, les daba su opinión respecto a algunos temas de la iglesia”, dijo Calderón a Cooperativa. Si bien el religioso “directamente no participa en este hecho, podría tener relación con las circunstancias que llevaron al deceso de la menor”, explicó el oficial.

Dayana Escobar Andrade, de siete años, fue presuntamente golpeada por su madre y hermana mayor para “limpiarla” de una “posesión”. Posteriormente fue sumergida en la tina de su casa, donde murió ahogada.

Calderón agregó que encontraron una capilla en el lugar, por lo que se está indagando si hay fanatismo religioso en este crimen: “Hemos encontrado algunas cosas como biblias y otros elementos que son carácter religioso. Estamos analizando y viendo la posibilidad de ubicar otros antecedentes que pudiesen decirnos si efectivamente ocurría algún tipo de rito en ese lugar”.

La cercanía de la madre de la niña, Silvia Andrade Cabezas, con el pastor Raúl Palominos, fue señalada por los vecinos del sector El Cajón de Machalí.

Palominos: “No tengo que golpear al prójimo”

En declaraciones a Canal 13 Palominos confirmó que conocía a la familia, pero aseguró que “nunca” aconsejó bañar a Dayana en una tina ni golpearla: “A mí la palabra del Señor me dice que no tengo que golpear al prójimo”, aseguró.

La Brigada de Investigaciones Policiales Especiales (BIPE) de la PDI ha continuado con las diligencias en la vivienda de la familia en las últimas horas, empadronando el lugar y tomando declaración a vecinos.

El Sename se querella: “Caprichosa creencia”

El Servicio Nacional de Menores (Sename) se querelló contra los cuatro adultos detenidos por la Policía: los dos padres de la niña, su hermana mayor -Daniela Escobar, de 25 años- y la pareja de ésta, quienes fueron formalizados este miércoles por la mañana en el Juzgado de Garantía de Rancagua.

Los dos primeros enfrentarán cargos como autores del delito de parricidio y la pareja el de homicidio.

Hasta el mismo tribunal llegó  la directora nacional del Sename, Marcela Labraña, y el director regional del Servicio, Pedro Pablo Miranda, para hacer la presentación del recurso legal.  La directora del Sename, Marcela Labraña, condenó el “asesinato” de Dayana, que atribuyó a “una caprichosa creencia”.

“Por una caprichosa creencia de un adulto se ha puesto término a la vida de una niña y ha habido, en este caso, un asesinato. Lo que buscamos es que se tomen acciones judiciales respecto a los padres y a los adultos que estuvieron presentes”, dijo Labraña, quien destacó el retiro de la casa de una bebé de un año, hija de la hermana de Dayana, quien también “corría el riesgo de que se le pueda dar muerte”.

dayane-machali-entierro

El entierro de la niña tuvo lugar en la tarde de este miércoles

“Esto escapa de cualquier rito”

La detención de los cuatro presuntos responsables del hecho quedó ampliada hasta este miércoles mientras se efectúan algunos peritajes como exámenes toxicológicos que, según la fiscalía, podrían revelar el consumo de psicotrópicos al momento del supuesto ritual de sanación.

El obispo Emiliano Soto aseguró que este tipo de actos escapa de cualquier rito evangélico: “Esto de que algunas guaguas sean metidas al interior de una tina y pueda llegar a la muerte, está absolutamente fuera de lo que dice la biblia”.

“Esto escapa de cualquier rito que los evangélicos podamos tener con respecto al tema de la sanación”, manifestó.

“Tenía signos de estar poseída por el demonio”

Eso fue parte de lo que dijeron a Carabineros la madre y la hermana de la Dayana Escobar Andrade, la niña de siete años que falleció en Machalí, cuando la policía uniformada llegó hasta la casa donde ocurrió el crimen, según quedó expuesto en la audiencia de formalización este miércoles.

Según las investigaciones todo ocurrió en medio de un ritual de sanación hecho por ambas imputadas. La fiscal Nayalet Mansilla formalizó en el Tribunal de Garantía de Rancagua cargos por parricidio en el caso de los padres y homicidio en el caso de la hermana y su esposo.

Según la fiscal, los imputados creían que a la menor “se la había llevado el demonio” y que “la niña había estado poseída por el diablo”, por lo que “desde hacía una semana le estaban practicando rituales de sanación”.

También se leyó parte del informe entregado por el Servicio Médico Legal, donde se ratificó que Dayana falleció por asfixia por aspiración de agua y que, además, presentaba quemaduras en diversas partes del cuerpo que, según Javier Rivas, esposo de la hermana de la niña fallecida que renunció a su derecho de guardar silencio, se debieron al uso de un secador, en el intento de secar a la menor.

El padre de la niña, Víctor Escobar, también habló en la audiencia y ambos aseguraron que llegaron a la vivienda cuando Dayana ya estaba fallecida.

Durante la declaración, el padre de la menor expuso que todos estos comportamientos extraños comenzaron cuando la familia conoció al pastor evangélico Raúl Palominos.

“Ritual de sanación”

El deceso de Dayana Escobar Andrade ocurrió a vista de sus familiares en su casa ubicada en elsector El Cajón de la comuna de Machalí, en la Región de O’Higgins.

Según informó la PDI, la menor “aparentemente sufría diversas dificultades”, razón por la cual sus padres decidieron realizar “un tipo de sanación religiosa” que habría incluido golpes y sumersión en la tina del baño.

Dayana murió de asfixia por inmersión estando presentes sus padres, su hermana mayor y la pareja de ésta última. Al ver que la menor no presentaba signos vitales llamaron a los servicios de emergencias.

Los cuatro familiares afrontaron en la víspera la audiencia de control de detención por el delito de parricidio, ocasión en la que el Ministerio Público “solicitó ampliar la detención por tres días, el máximo legal; plazo para desplegar diligencias investigativas y recabar la mayor cantidad de antecedentes”, explicó el fiscal de Rancagua, Camilo Umaña.

dayane-machali-casa

En esta vivienda de Machalí ocurrió el trágico suceso

El tribunal accedió a esta petición de la Fiscalía y también a la realización de un examen toxicológico, pues se presume un eventual consumo de sustancias sicotrópicas por parte de los imputados. Además se autorizó que asistan al funeral de la niña.

El abogado defensor Roberto de Los Reyes no quiso detallar a la prensa “en profundidad la versión de los detenidos”, pero sí confirmó que el deceso se produjo en el marco de un ritual.

“Ellos participan de una congregación evangélica y, al parecer, los episodios que marcaron el fallecimiento de la menor se dieron en un contexto de esta naturaleza, de un proceso de sanación”, señaló.

Vecinos: “La madre estaba obsesionada con la religión”

Vecinos del sector de El Cajón contaron a Canal 13 que en la vivienda de la familia detenida “hacían cultos evangélicos, cosas de alabanzas”.

“La niña no estaba poseída. Eso es mentira. La señora se metió ese bicho en la cabeza. Ella estaba muy obsesionada con la religión”, relató una residente de la zona.

Vecinos apuntaron además a un pastor llamado Raúl Palominos como la persona que habría aconsejado el ritual de sanación a la familia, cuestión que éste negó: “A mí la palabra del Señor me dice que no tengo que golpear al prójimo”, dijo a Canal 13.

Impacto en los habitantes de la comuna

Impactados. Así se encuentran los habitantes de Machalí luego que se descubiera un asesinato producto de una “sanación espiritual”,  ocurrido durante la noche del sábado en la zona rural de comuna, perteneciente a la Región de O’Higgins.

Todo comenzó en la tarde del 4 de octubre, cuando Silvia Andrade, madre de la Dayana Escobar (7), organizó una especie  de purificación en la tina de su casa porque creía que su hija estaba poseída por el demonio. Tanto la madre como el padre de la pequeña profesan la religión evangélica y se cree que la mamá había decidido, sola, iniciar un ritual de sanación que consistía en sumergir a la niña en agua, en reiteradas veces y por tiempo prolongado.

Víctor Escobar, padre de la pequeña, no estaba en el lugar mientras se realizaba este “exorcismo” y se habría enterado de todo recién cuando llegó a casa, en la noche del sábado. Al ver a su hija muerta, inició una discusión a gritos con su esposa que derivó en varios llamados a Carabineros de parte de los vecinos, a causa de los ruidos.

Cuando llegaron los uniformados, se encontraron con el cuerpo de la infante ya sin vida y con marcas de asfixia por ingesta de agua. Así lo confirmó el fiscal adjunto de Rancagua, Camilo Umaña, quien al conocer que toda la familia se consideraba  evangélica, no descartó que el hecho se tratara de un ritual sectario.

Durante el operativo, se detuvo a ambos padres, Silvia Andrade y Víctor Escobar, además de la hermana mayor de la fallecida Daniela Escobar y su pareja, Javier Rivas, quienes estaban en casa cuando llegó Carabineros.

Asimismo, se informó que otra pequeña, también miembro de esta familia, quedó a disposición del Servicio Nacional de Menores (Sename), por el riesgo que se produjera otro incidente de ese tipo.

No fue un ritual de bautismo evangélico

Humberto Lagos, sociólogo, experto en sectas, conversó con Publimetro respecto a este caso y analiza algunas posibles  causas del asesinato.

“Es común en Chile que las sectas usen el agua y el fuego para sus ritos de sanación. En el caso de Colliguay, por ejemplo, se utilizó el fuego para la purificación y en este caso, no es extraño que el elemento sea el agua”, dijo el experto.

No obstante, explicó que la sumersión es una actividad muy poco común en la iglesia evangélica, así que descarta de plano que esta creencia tengo algo que ver en la muerte de Dayana.

“Si bien los evangélicos tienen un ritual de bautismo, éste nunca se hace en una iglesia o un recinto cerrado, menos en una casa. Se practica al aire libre, donde fluye el agua. El proceso consiste en una sumersión del creyente, quien abandona su antigua vida y renace con el bautismo. Pero la sumersión que se realiza en ese caso es corta, no dura más de 5 o 10 segundos y jamás es tan prolongado como para ocasionar algún tipo de lesión”, agregó.

Otro elemento que le llamó la atención es la edad de la niña. El especialista dijo que el número 7 tiene una gran carga simbólica tanto para las religiones como para las sectas. “Corresponde a la perfección bíblica, al número de Dios”, aclaró. Y agregó que “si en este caso, el ritual se practicó a causa del número 7, puede existir una relación con un fanatismo exagerado. No obstante, hay pocos antecedentes para afirmar algo tajantemente”.

Fuentes: cooperativa.cl, publimetro y otros medios.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s