Algunos demonios del amor o seres sobrenaturales

mujerdefuego

A lo largo de la historia y en todo el mundo, las personas han informado del contacto sexual con toda clase de seres sobrenaturales.

Muchas personas creen que «los demonios del sexo» nacieron de la necesidad de explicar los temas que se consideraban tabú.

Así que un embarazo inesperado, el aborto y la promiscuidad se fusionaron con la ira y la persecución. Como resultado, a la sociedad de los tiempos medievales se le ocurrieron una serie de criaturas míticas, de las cuales a continuación mencionamos algunas:

Los Nefilim

De acuerdo con la Biblia hebrea, los Nefilim eran una raza de gigantes que nació como consecuencia de los ángeles caídos que procrearon con mujeres humanas.

Traducido del texto hebreo, «Nefilim» significa «los caídos». El Génesis 6:4 nos dice: «Los gigantes estaban sobre la tierra en aquellos días. Porque después de que los hijos de Dios accedieron a las hijas de los hombres, dieron a luz a nuevos hijos »

La historia de los Nefilim se origina con una historia de Shemhazau, un ángel de alto rango que lideró un grupo de ángeles que bajaron a la tierra para enseñar a los humanos a ser justos.

Durante siglos, los ángeles suspiraron por las mujeres humanas, y, finalmente, se aparearon con ellas; así nacieron los Nefilim.

Esta unión profana fue un pecado terrible. Dios estaba tan disgustado por su existencia que ordeno al arcángel Gabriel provocar una guerra civil entre los Nefilim, que finalmente los llevó a su extinción.

Los Alp

Procedente del folclore teutónico o alemán, Alp es un pequeño duende que se convierte en una niebla fina y entra en el cuerpo a través de las fosas nasales, la boca o la vagina.

Una vez dentro, el Alp tenía la capacidad de controlar los sueños de su víctima, la creación de horribles pesadillas. Sus víctimas reportan una sensación de falta de aliento cuando se despiertan.

Esta extraña forma de ser mítico, puede haber sido una explicación a fenómenos como la apnea del sueño y otros trastornos del sueño.

El Orang Minyak

En la década de 1960 un gran número de mujeres jóvenes fueron violadas en varias ciudades de Malasia.

El atacante fue descrito como un hombre desnudo, cubierto de pies a cabeza con petróleo.

Algunas personas dijeron que el Orang Minyak podría ser invisible a las personas que no son vírgenes.

Se produjo un pánico masivo en Malasia, y muchas mujeres jóvenes de la región comenzaron a usar ropa sudada masculina, para que el Minyak Orang las confundiera con hombres.

Algunos especulan que el Minyak Orang, es sólo un criminal humano, que se cubrió con petróleo para camuflarse en la noche, y este mismo hidrocarburo lo hacía especialmente resbaladizo y difícil de atrapar.

Avistamientos del Orang Minyak se han seguido a través de las décadas; el último reportado fue en 2005.

Lilu y Lilin

El folklore judío habla de Lilu, un demonio que visita las mujeres mientras duermen.

Su contraparte femenina es Lilin. Estos demonios eran una fuente particular de ansiedad en las madres, ya que eran conocidos por secuestrar a los niños.

Ardat Lili fue otra súcubo que visitaba a los hombres en la noche para asegurar la continuidad de su raza demoníaca.

El íncubo es Irdu Lili, quien también visitaría a las mujeres humanas para asegurar su descendencia.

Íncubos y Súcubos 

Probablemente los más conocidos demonios del sexo. De ellos ya hemos hablado en otras ocasiones en esta misma sección:

http://exorcismale.wordpress.com/2009/08/22/demonios-del-sexo-incubos-y-sucubos/

http://exorcismale.wordpress.com/2008/06/19/incubos-y-sucubos/

http://exorcismale.wordpress.com/2008/06/27/la-tentacion-de-la-carne/

La súcubo es un demonio femenino que toma la forma de una mujer seductora y atractiva para seducir a los hombres.

En general se cree que la leyenda de los súcubos se produjo como resultado de la preocupación medieval por el pecado, los pecados sexuales de las mujeres en particular.

La  versión masculina de la súcubo es el íncubo. Al igual que su contraparte femenina, el íncubo se alimenta de la  fuerza y la energía vital de sus víctimas.

A diferencia de la súcubo, el íncubo impregna a sus víctimas con otra pesadilla. La víctima queda embarazada y al término, cuando la mujer da a luz el bebé, éste parece estar muerto. No tendrá ningún pulso y no mostrará signos de respiración, pero vivirá. Luego, hasta la edad de siete años el niño parece comportarse normalmente, pero por lo general va a ser muy atractivo e inteligente.

Según algunas leyendas, el mago Merlín es el fruto de la relación entre un padre íncubo y una madre humana.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s