Los lazos de “Muévete Chile” con grupos internacionales de ultraderecha

salvador salazar muévete chile

Salvador Salazar, presidente de ‘Muévete Chile’

Se declaran en contra del aborto, la píldora del día después y el matrimonio homosexual. Dicen que son miembros sin militancia política pero su presidente, el mexicano Salvador Salazar, está inscrito en los padrones del Partido Acción Nacional (PAN), colectividad que tiene una estrecha relación con El Yunque, una organización secreta ultraconservadora con una fuerte presencia en México. Son los denominados “Neocon” y ya la están revolviendo en Chile. Dios nos libre.

Por Claudio Pizarro y Ana Rodríguez

Es una organización secreta, operan como una suerte de pirámide invertida, abajo existen células básicas compuestas por 10 ó 12 miembros, y arriba son muy difíciles de penetrar. Generalmente tienen presencia pública a través de diversos membretes como agrupaciones pro-vida, profesionales católicos, ligas anticomunistas, organismos de acción cívica, y están adiestrados para el combate político pues se definen como soldados de dios”, cuenta Álvaro Delgado, periodista de la revista mexicana Proceso y autor del libro “El Yunque: La ultraderecha en el poder”.

Delgado, Premio Nacional de Periodismo en México, se ha dedicado por varios años a desentrañar a una de las redes más poderosas e influyentes del país azteca, nacida hace 50 años, y que ha extendido sus tentáculos desde la década de los 70 a diversos países como España, Filipinas, Colombia, Paraguay, Perú, Argentina, el exilio cubano en Estados Unidos y, hace pocos años, también a nuestro país, a través del movimiento ultraconservador “Muévete Chile”.

Las noticias vinculadas a esta organización, nacida en el año 2006, han sido profusamente destacadas en los medios de comunicación donde han dejado en evidencia su postura en contra del aborto, el matrimonio homosexual y la píldora del día después. También la ha emprendido contra los spot del Sida, la exhibición de Papaville en MTV, la distribución del manual “Educando en la Diversidad”, que pretendía ser repartido en los liceos de Puerto Montt y, últimamente, con una campaña en contra de nuestro pasquín, luego de publicar una portada de Benedicto XVI disfrazado de profiláctico.

-Generalmente estas organizaciones participan en campañas de censura en contra de programas de televisión, radios, o en contra de medios de comunicación escritos, son censores por antonomasia, juramentados servidores de El Yunque -aclara Delgado.

Para el periodista mexicano, no es un misterio que el Yunque Mexicano -nacido hace más de 50 años como una sociedad de carácter clandestino, influida por el franquismo español, y convencida de la existencia de una conspiración entre judíos, masones y comunistas para acabar con los valores de la iglesia, la familia y la cultura occidental-, haya instalado a su gente en Chile y esté promoviendo secretamente su mecanismo de influencia en las esferas de poder. A Delgado no le cabe ninguna duda. “Las personas que llegaron a Chile forman parte del plan de expansión internacional de El Yunque”, sentencia.

El presidente

La foto fue subida al flicker de “Muévete Chile” el 19 de febrero del año 2009 y muestra a un grupo de jóvenes posando, estilo equipo de fútbol -la mayoría con camisa celeste y pantalones pinzados color crema- en el frontis de la Universidad de los Andes. La etiqueta de la imagen reza: Encuentro de jóvenes de “Muévete Chile” con Acción Juvenil del PAN (Partido Acción Nacional) de México. La foto, en rigor, no tiene nada de especial. Pero lo curioso del asunto va por otro lado. Muévete Chile, un movimiento considerado “sin militancia política”, se reunió con miembros del actual partido gobernante en México, que tiene como máximos dirigentes a varios jerarcas de El Yunque.

-El Yunque ha logrado infiltrar el PAN y ha contado con tres de los presidentes más recientes del partido: Luis Bravo Mena, Manuel Espino y César Nava. Todos ellos son militantes activos de El Yunque -cuenta Álvaro Delgado.

De ahí que el encuentro “bilateral”no pueda tomarse como una simple anécdota. Pero hay más razones para sospechar. En la misma imagen, acuclillado con las manos en las rodillas, aparece el mexicano Salvador Salazar Díez de Sollano, gerente de Procesos y Sistemas de la Universidad de los Andes, presidente de “Muévete Chile” y militante del PAN mexicano.

Vamos por parte. Salvador Salazar es hijo de Francisco Javier Salazar Sáenz, actual Vice-presidente de la cámara de diputados en México, ex secretario del trabajo bajo el gobierno de Vicente Fox, militante panista, y fundador de El Yunque en la ciudad mexicana de San Luis de Potosí, a principios de los 80, bajo el seudónimo de Capablanca. Salvador Salazar es el tercero de sus 8 retoños. Al igual que otros hijos de antiguos jerarcas de “El Yunque”, Salvador nació en la década de los 70, pasó por colegios privados, fue adiestrado en política desde la adolescencia y adoctrinado en el catolicismo más conservador. Sus estudios superiores los cursó en el Instituto Tecnológico de Monterrey, una institución formada por El Yunque, donde estudió ingeniería en sistemas computacionales. Luego hizo un postgrado en filosofía en la Universidad de Notre Damme y posteriormente Ciencias Políticas en la Universidad Católica de Chile. En la actualidad, como ya explicamos, se desempeña como gerente de Procesos y Sistemas Académicos en la Universidad de los Andes, ligada al Opus Dei.

Delgado asegura que la estadía de Salvador Salazar en Chile responde al carácter de una organización que se define como “jerárquica, consultiva, primordial y reservada”. En rigor se trataría de gente que se esforzaría en cumplir a la perfección el “perfil del militante adulto”, detallado en documentos privados de la organización.

-Uno de estos manuales dice expresamente: “el militante no tiene dudas que en la política encontrará la gracia de Dios y su camino de salvación”. En otro párrafo sostiene: “la vocación de la política se alimenta de la vida sobrenatural y se ejercita para alcanzar la virtud de la prudencia”- sostiene Delgado.

Pero la influencia de “Muévete Chile” no sólo estaría en el plano de la educación sino también a nivel de partidos políticos. Varias veces han invitado a José Antonio Kast a exponer sobre catolicismo y política. También se han reunido en privado con Carlos Larraín, presidente de Renovación Nacional y hoy senador.

-Salvador Salazar una vez me invitó a su casa con unos amigos de él, unos chicos universitarios, hace como tres años. Tengo la impresión que es una buena persona, un hombre de origen mexicano, casado con una chica chilena. Es un tipo que tiene ánimo constructivo y no le hace mal a nadie. Vive en un departamento chiquitito de los más humildes- dice Larraín.

Escuela de Líderes

En agosto del año 2008 llegó a Chile Rocco Buttiglione, el líder del movimiento ultracatólico italiano “Comunión y Liberación”, invitado a exponer en el encuentro “Católicos y Política”, organizado por “Muévete Chile” y la pastoral de la Universidad Católica. Al evento asistieron el ex presidente Patricio Aylwin, el Presidente de Renovación Nacional Carlos Larraín, los diputados José Antonio Kast (UDI) y Jorge Sabag (DC), y el empresario Ricardo Claro. En la oportunidad, Buttiglione, ex consejero del Papa Juan Pablo II, declarado antiabortista y famoso en Europa por catalogar la homosexualidad como pecado, comentó a la concurrencia sobre la importancia de la participación del laico en la vida pública. “La política es testimonio y requiere una actitud misionera”, dijo.

Salvador Salazar, presidente de Muévete Chile”, sostuvo al finalizar el encuentro que “el llamado a la santificación de la cosa pública es transversal a las fuerzas políticas”, cita similar a la que aparece en el manual que alude Delgado. Las palabras de Salazar, en rigor, sonaban a declaración de principios. Y lo eran. En la página web del movimiento, fundado en el año 2006, reconocen buscar personas que aporten a la construcción de un nuevo orden social. Es precisamente este anhelo proselitista el que ha despertado las dudas en torno a la agrupación.

Según explica Álvaro Delgado, esto responde a que el objetivo estratégico de la organización El Yunque, como asociación secreta, es “influir en las instancias de toma de decisiones, ya sea en los partidos políticos o en los gobiernos para así impulsar la agenda conservadora, muy identificada con la Iglesia Católica”.

-Promueven una visión bastante maniquea para luchar contra lo que ellos califican las fuerzas de satanás y se sienten llamados a defender la civilización cristiana occidental. Su objetivo es instaurar el reino de dios en la tierra- agrega Delgado.

En Chile, como en México, también buscan influir en ámbitos educativos. Por eso, no resulta tan extraño que Salvador Salazar trabaje en la Universidad de los Andes, vinculada al Opus Dei, y que “Muévete Chile” tenga su propia instancia formadora, como es la Escuela de Líderes Católicos, de la que José Antonio Rosas -también mexicano y académico de la Universidad Miguel de Cervantes- es coordinador ejecutivo.

-Es ahí donde la organización secreta busca prospectos para guiarlos. Es muy frecuente que en los ámbitos intermedios de la educación sea donde reclutan a sus militantes, de manera que esto no es casual- dice Delgado.

El periodista asegura que en México el Partido de Acción Nacional adoctrinó incluso a niños, en las llamadas “PAN- dillas”, donde se formaron pequeños de cinco o seis años. Si bien esta escuela ya no existe, sí hay otras afines al PAN todavía vigentes.

Es un hecho que en los colegios, El Yunque, tal como lo hace “Muévete Chile” en nuestro país, encuentra una posibilidad de semillero para reclutar nuevos adherentes.

-Ellos en primer lugar se preocupan de si la gente profesa la religión católica, si son capaces de guardar un secreto y en tercer lugar, si tienen valor para participar en choques violentos -dice Delgado.

En medio siglo de existencia, los miembros de El Yunque en México han hecho campañas de desprestigio que han llegado incluso a la violencia. No son pocos los adherentes que se han manifestado públicamente como partidarios de dictaduras militares en el cono sur. “En la década de los 70 profesaban admiración, incluso a Augusto Pinochet, y regímenes militares de Argentina, Paraguay y Brasil”, agrega Delgado.

Actualmente, la situación sería diferente. “Ya no es fácil que recurran a la violencia física, pero sí a través de ciertas campañas de difamación”, explica Delgado. Estas campañas incluyen, tal como sucede en Chile, bombardeos de cartas a medios de comunicación enviadas por jóvenes expresando su descontento con temas como la despenalización del aborto o el matrimonio entre personas del mismo sexo.

“Los neocon”

En Chile, la mayoría de los integrantes de “Muévete Chile” pasan por la Escuela de Líderes Católicos para ser formados por José Antonio Rosas, otro mexicano que reside hace cinco años en Chile. En el blog de la Escuela de Líderes, “Toño”, como le dicen sus cercanos, explica que su vocación por el servicio público la descubrió “como fruto de mi encuentro con Cristo y del apostolado al que me invitaron”. Cuando todavía vivía en Puebla, México, estuvo a cargo de los programas de formación de líderes en la Pastoral Universitaria, coordinó grupos de formación en Doctrina Social de la Iglesia, las redes universitarias para la campaña de Vicente Fox y formó las juventudes nacionales del PAN. A su llegada a Chile, estudió un Magister en Gestión y Políticas Públicas en la Universidad de Chile. En el país, además de formar líderes católicos para, según sus palabras, “transmitirles los valores y principios que debe defender un líder que sea leal al Magisterio de la Iglesia”, es cercano a la DC de Gutenberg Martínez, quien es rector de la Universidad Miguel de Cervantes, pero que niega conocer las actividades que relacionan a Rosas con “Muévete Chile”.

Los jóvenes que pasan por la Escuela de Líderes Católicos estudian en su mayoría en universidades como la de los Andes y la Universidad Católica. Muchos de ellos, además, realizan pasantías de verano en el Phoenix Institute, de la Universidad de Notre Dame, en Indiana, Estados Unidos, una asociación internacional que busca proveer a sus alumnos “conocimiento profundo y práctico sobre los principios fundamentales de la Cultura Occidental en cuanto base para la pronta y eficaz solución de los más urgentes problemas de la humanidad”, según la descripción que entrega “Muévete Chile” a través de su sitio web.

Los programas funcionan desde 1988 y actualmente se realizan en Estados Unidos y Austria, aunque también hubo algunos en la Universidad de Guanajuato, en México. De hecho, sus tres directores son de nacionalidad estadounidense, austríaca y mexicana. En Chile, el coordinador nacional del programa es el mismo Salvador Salazar, quien también pasó por el Phoenix.

El diario El País de España publicó a comienzos de enero un reportaje que denunciaba que El Yunque se había extendido incluso hasta allá. En “Los secretos del tea party español”, dan cuenta de una nueva masonería blanca inspirada en la organización secreta mexicana que podría estar “amamantada en el extremismo ideológico neocon del Phoenix Institute de Arizona”, un think thank neoconservador dirigido por el presidente de la Universidad de Texas, John Hamm y John X. Evans, profesor emérito de la Universidad del Estado de Arizona. Ignacio Arsuaga, presidente de la agrupación HazteOir.org, un símil de “Muévete Chile” en España, es otro que pasó por el Phoenix Institute.

De “Muévete Chile”, varios han sido instruidos en la Escuela de Líderes Católicos y el Phoenix Institute y figuran como representantes del movimiento a lo largo de Chile. En Concepción está Cristián van Rysselberghe, hermano de la intendenta de la región, licenciado en astronomía de la Universidad Católica y magíster en Economía. Actualmente es subdirector administrativo del Duoc y participa en la Pastoral de Educación Superior. En una antigua entrevista a The Clinic sostuvo que “está comprobado que la homosexualidad es un tema que se puede remediar. Conozco siquiatras que han tratado homosexuales y han vuelto a ser heterosexuales”, argumentó.

Los profesionales de “Muévete Chile” son coordinados por Eduardo Guerrero, ingeniero comercial y magíster en economía de la Universidad Católica. Guerrero formó parte de la Escuela de Líderes Católicos y se desempeñó como Ingeniero de Estudios en Copec. Además de integrar el cuerpo docente de la Fundación Jaime Guzmán, es profesor en la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales de la Universidad de los Andes.

Para la realización de este reportaje The Clinic se comunicó con “Muévete Chile” pero ninguno de sus miembros quiso conversar con nosotros. Salvador Salazar se arrepintió a última hora el día miércoles 26 de enero. Un par de horas más tarde el servidor de la Escuela de Líderes Católicos se cayó. En la página web de “Muévete Chile” aseguraron que el sitio había sido hackeado.

Fuente: theclinic.cl

 

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s