En busca de la sabiduría

Dejó su hogar para emprender un largo viaje en busca de la Sabiduría. Recorrió pueblos, ciudades, bosques, desiertos, monasterios y comunidades espirituales. Buscaba sin cesar. Atrás quedaba la familia, el trabajo, la rutina cotidiana. El hombre iba de aquí para allá en busca de un maestro que le impartiera un saber transformador.

Entonces oyó hablar a unos jóvenes sobre un maestro que llevaba toda su existencia entregado a la autorealización y había obtenido un gran avance espiritual. Indagó dónde vivía y hacia allí se dirigió.

Cuando llegó hasta el maestro, le dijo:

– He viajado durante mucho tiempo para encontrar un maestro que me instruya sobre la vía hacia el conocimiento supremo. He dejado familia, trabajo, amigos…

– ¿Para qué tanto esfuerzo inútil? –le interrumpió el maestro– ¡Qué gasto de tiempo y energía!

El hombre se quedó estupefacto y lleno de desencanto.

– Pero, señor…

– ¿Tan ofuscada está tu mente que dejas un tesoro fabuloso y te dedicas a dar vueltas de aquí para allá? Nada puedo entregarte que no puedas conseguir en tu vida cotidiana. No tienes que dejar hogar, ni trabajo, ni amigos; lo que tienes que dejar es tu sentido de posesividad, tu apego, tu visión incorrecta y los engaños de la mente. Eso puedes hacerlo perfectamente estando en tu casa. Deja de dar vueltas, regresa a tu casa y emprende allí el trabajo hacia fuera y hacia adentro. Ve en paz.

Un comentario sobre “En busca de la sabiduría

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s