Continúa en Argentina la investigación sobre la secta destructiva del ‘maestro Mehir’

La prensa de Córdoba (Argentina) continúa informando sobre la búsqueda y el intento del procesamiento judicial al gurú conocido como Maestro Mehir. Del boletín de la Red de Información y Estudio sobre las Sectas (RIES), seguimos recogiendo la información más destacada.

Abogado de la acusación: es una secta destructiva

El abogado rosarino Héctor Navarro, que el pasado mes de junio denunció penalmente al gurú instalado en la ciudad de Villa Carlos Paz, Maestro Mehir, afirmó que se trata del líder de una “secta destructiva” que “ha lavado el cerebro” de sus víctimas. Según explica el periodista Sergio Carreras en La Voz del Interior, Navarro viajó a Córdoba para presentar ante el fiscal de instrucción Roberto Mazzuchi la denuncia penal contra el Mario Darío Indij, nombre real del Maestro Mehir.

Se sabía que la acusación incluye la supuesta comisión de los delitos de asociación ilícita, estafa y reducción a la servidumbre, pero Navarro contó a este diario que también incluyó en la presentación la denuncia por abusos deshonestos. Esa última calificación hace referencia a las denuncias realizadas por jóvenes mujeres ex-discípulas del Maestro Mehir. Tal como informó este diario, el gurú manipula psicológicamente y convence a las mujeres de tener relaciones sexuales con él como una forma de crecimiento espiritual.

Esa práctica de Mehir, contaron ex-discípulos suyos, lo ha convertido en padre de 17 hijos, de 4 a 27 años, debido a que no usa métodos de anticoncepción en las relaciones con sus numerosas devotas. El gurú mantiene una muy activa vida sexual pese a que el libro principal en el cual se fundamentan las creencias del grupo, titulado Brujas, degrada a las mujeres, a las que considera seres inferiores que sólo pueden salvarse espiritualmente gracias a la compañía de Mehir.

Navarro, uno de los pocos abogados argentinos conocedores de la temática sectaria, dijo que pidió al fiscal que en lo posible se protejan las identidades de los ex-discípulos denunciantes. “Hay que tener en cuenta –señaló– que aquellas personas que han estado en una secta destructiva han sido llevadas a situaciones que son muy vergonzosas para ellas. Por eso le pedí al fiscal la reserva de la identidad de las mujeres que fueron abusadas, obligadas a tener relaciones diciéndoles que lo estaban haciendo con la reencarnación de Jesucristo, y todo ese tipo de cuentos que van insertándole en la mente a esta gente que cae en una de estas espantosas asociaciones sectarias”.

Los ex-seguidores de Mehir contaron que el gurú se presenta ante sus seguidores como una reencarnación de Cristo, como un ser especial que está llamado a salvar a la humanidad. Navarro aclaró que si bien en esta primera denuncia aparece representando a cinco ex-discípulos de Mehir, en realidad “los que están en condiciones de declarar en esta causa son muchos más”. También agregó que no representa solamente a ex-devotos del gurú, sino también a familiares de ex-devotos y otras personas que también habrían sido afectadas por el accionar de Indij.

“Es importante que en estas denuncias estén mencionadas las familias –dijo el abogado a este diario– porque cuando alguien ingresa en una secta no sólo termina afectada esa persona en particular, ya que toda secta destructiva hace lo que está a su alcance para cortar los vínculos con la familia. Saben que la familia es el ancla que los ata a la realidad y que si cortan el vínculo es un triunfo que obtienen”.

Después de la publicación de este diario el pasado mes de junio, el fiscal Mazzuchi allanó seis domicilios del valle de Punilla vinculados al gurú. Mehir no pudo ser encontrado en esos domicilios y algunos cercanos suyos especulan que abandonó el país.

Las doctrinas del grupo

Ya es conocida la historia que el Maestro Mehir hacía vivir a sus mujeres: llegaban “brujas”, podían aspirar a convertirse en “dignas” estando con él pero casi nunca llegarían al estado de “sacerdotisas”. También había una historia particular para los varones del grupo. “Después de que hacías los siete seminarios, te ibas transformando en un discípulo de confianza”, recuerda un muchacho de Capital Federal que abandonó el grupo luego de un episodio traumático que Mehir le hizo vivir a su pareja.

“Cuando entrabas en ese grupo de confianza –continúa otro ex-discípulo, de provincia de Buenos Aires, actualmente bajo asistencia psicológica–, Mehir te insistía con su discurso de que él es un elegido, si bien nunca te lo dice abiertamente sino que te lo va dando a entender de diferentes maneras. Nos dijo que se venía un gran cambio para la humanidad y que había creado un grupo de guerreros llamado ‘La Regla de los 100’”.

Mehir tenía una frase que usaba siempre cuando hablaba de estos guerreros elegidos: “100 hombres conscientes pueden cambiar la Tierra”. Se las hacía creer a todos sus seguidores, a quienes los convencía de esforzarse para integrar ese grupo privilegiado, al que además le exigiría especialmente que cumpliera con las retribuciones económicas mensuales.

El siguiente es, por ejemplo, uno de los mensajes que los guerreros recibieron de Mario Darío Indij, nombre real de Mehir, que muestra lo obsesionado que vive por el miedo a tener traidores dentro de su grupo: “A partir de octubre, va a aumentar la cuota por la enseñanza. El aumento de la cuota va a ser proporcional a la magnitud de la traición. Para los que se pregunten ‘¿por qué la traición recae sobre nosotros?’, la respuesta es: ‘Porque cualquiera de ustedes puede ser un discípulo o un futuro traidor’”.

“Nos decía –continúa el primer discípulo– que la regla de los 100 era un proyecto altruista. Cuando me hizo entrar al grupo, ya iban como 40 elegidos. No era fácil entrar; había que ser meticuloso con el pago de las cuotas, estudiar mucho I Ching, y era obligación cada tres meses viajar a Córdoba, a un encuentro especial”.

También los obligaba a comprar espadas para rituales, tambores y bibliografía. Aseguraba que cuando los 100 guerreros elegidos se reunieran, se juntarían en el “Teatro Mágico” (que Mehir construyó al norte de Tanti) y ese día pasaría algo terrible. “Nosotros nos imaginábamos que hablaba del fin del mundo. Y lo creíamos”, agrega el discípulo bonaerense.

Pero después el maestro se encontró con el problema de que los guerreros elegidos eran más de 100. Y que, además, si se quedaba sólo con 100, vería reducidos sus ingresos económicos. “Entonces, mágicamente –recuerda el segundo ex-discípulo con una sonrisa–, el grupo cambió de nombre y pasó a llamarse La Regla de los Hsien, que se pronunciaba igual pero significaba otra cosa, algo relacionado con una leyenda china de los inmortales. Al no ser 100 los guerreros, porque cambió el nombre, empezó a sumar a muchos”.

“Para que crezcan”

Los discípulos elegidos se esmeraban con mejores regalos para Mehir. Le compraban vinos y perfumes caros, a los que es muy afecto. “Él aceptaba todos los regalos. Nos decía: ‘Yo podría darme los más grandes lujos, vivir siempre en hoteles cinco estrellas, pero estoy acá en la montaña al lado de ustedes, para asegurarme de que crezcan’”. Mehir también preparaba otra ceremonia exclusiva para los hombres del grupo cuando venían al campo cerca del río Yuspe: los Días de Machos. Los discípulos se reunían en círculo para un combate de artes marciales.

“No eran encuentros tan violentos”, los describe uno de los ex-integrantes. “En general, se peleaba bien. Él iba llamando a los que quería pelear y, por supuesto, nunca le pegábamos. Pero a veces él sí pegaba, y fuerte, porque decía que así le sacaba el karma negativo al que le tocaba. A uno de los ‘hermanos’, una vez le rompió la nariz porque lo contradijo en una tontería y le gritó que era un traidor. Le gusta mucho humillarte delante de los otros, y cuando hace eso utiliza toda la información personal que conoce sobre vos y te expone frente a los demás”.

Un capítulo aparte era cuando los discípulos elegidos podían acceder a leer el libro Brujas, sobre las mujeres. “El libro –cuenta otro ex-discípulo, actualmente fuera del país por temor a represalias del grupo–es de carácter obligatorio para todos los hombres y para las mujeres que ya poseen talismán y que, además, pagan la cuota. Se aclaraba que el libro era un material que estaba completamente prohibido compartir con personas ajenas a la escuela”.

“El libro –cuenta– nunca se podía leer de noche ni en días sombríos; debías conjurar los demonios antes de leer y debía hacerse cuando uno estaba ‘muy luminoso’, es decir, cuando ya estaba entrenado en la lectura de textos sagrados”.

Extractos del libro ‘Brujas’

Chiquitita. “La mujer es definidamente bruja desde muy chiquitita. Desde una edad impensable para las convenciones culturales se ponen en marcha estos mecanismos que hacen de ella una pequeña bruja”.

Dinero. “Por ausencia de energía e idealismo, la mujer es banal y consumista materialista. Su relación con el dinero es oscura y llena de móviles ­ocultos. Es deshonesta por naturaleza”.

Caldo. “La naturaleza femenina es caldo de cultivo de todas las formas de perversión”.

Embarazo. Luego del embarazo, la mujer “se derrumba físicamente, y se torna más carente de energía, indolente, perezosa, infiel y perversa”.

Vampiras. “Los músculos de la vagina y del cuello del útero están capacitados para succionar el ching o el esperma al hombre en pos de procrear y cumplir con su designio biológico. A partir de allí todas las conductas de la mujer no son más que conductas vampíricas parasitarias para con el hombre que tienen al ­lado”.

Trampa. “Para un hombre, el hogar actual es haber caído en la trampa de la procreación y la condena a atender deberes tediosos toda la vida, como tener que mantener hasta la muerte a una bruja perversa y mentirosa que lo entrampó”.

Comida. “¿Cómo enamorarse de una mujer que se come una pata de pollo, una tira de asado, o una morcilla? Son aberraciones culturales malsanas”.

Mentira. “La bruja no dice la verdad bajo ningún punto de vista. Está acostumbrada a mentir, a fingir, a actuar. Y actúa, finge y miente a favor de sus bajas pasiones, de sus historias egoístas y de sus móviles oscuros ocultos.

Lesbianismo. “El fenómeno de la polarización entre ellas es notable. Se peinan entre sí, se sonríen seduciéndose, hablan en secreto a solas, se tocan, se abrazan, se buscan, se hablan de cerquita, se toman de las manos, se besan efusivamente al saludarse. Ni qué hablar lo que sucede en los baños o vestuarios femeninos”.

Fuente: Info/RIES-La Voz del Interior

Anuncios

Una respuesta a “Continúa en Argentina la investigación sobre la secta destructiva del ‘maestro Mehir’

  1. Esta operación está basada en mentiras, calumnias y falsos testimonios vertidos en la prensa amarillista.
    No tienen la menor prueba contra este maestro, pero la policía ya tiene retenida a una persona inocente sin procedimiento judicial legal, y con un expediente extraviado. Una vergüenza.

    Por favor no copien noticias sin haber comprobado antes la veracidad de su contenido, de otro modo ustedes pasan a formar parte de la calumnia, siendo cómplices de un acto poco ético que lesiona la honorabilidad de terceros.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s