El diablo ha de pedir permiso a Dios para tentarnos

«Nada puede el diablo contra los siervos del Dios vivo, si no es por permiso de Dios, el cual, o quiere destruir al diablo por medio de la fe de los elegidos que sale victoriosa en la tentación, o quiere mostrar que son del diablo aquellos que se pasan a sus filas.

«Así, tienes el ejemplo de Job, a quien el diablo no hubiera podido atacar con tentación alguna si no hubiera recibido el permiso de Dios.

«Y de la misma manera el diablo tuvo que pedir permiso para tentar a los apóstoles. Pues el Señor dice a Pedro en el evangelio: “Miren que Satanás ha pedido para sacudirlos como el trigo: pero yo he rogado por ti para que no desfallezca tu fe”; es decir, que no se permitirá al diablo llegar hasta tal extremo que su fe fuese puesta en peligro.

«Ni siquiera sobre aquel rebaño de cerdos tuvo la legión del diablo poder alguno hasta que no lo consiguió de Dios: mucho menos tiene poder sobre los que son ovejas de Dios».

(Tertuliano,197 d.C.)

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s