Deja tu luz brillar

Nuestro miedo más profundo no es que seamos inadecuados; nuestro miedo más profundo es no saber cómo aceptar que somos poderosos sin medida.
Es nuestra Luz Interior, y no nuestra oscuridad, la que nos asusta más.
Nos preguntamos a nosotros mismos: «¿Quién soy yo para ser brillante?»
Pero yo te pregunto: ¿Quién eres tú para no serlo, para no brillar?
Tú eres un hijo de Dios. Tu estar apagado, tu no actuar, no le sirve al mundo.
No hay nada brillante en encogerte, asustarte, esconderte, de manera que los demás no se sientan seguros alrededor tuyo.
Todos estamos destinados a brillar. Nosotros nacimos para hacer manifiesta la gloria de Dios dentro de cada uno de nosotros.
Y esa gloria no se encuentra solamente en algunos de nosotros; está dentro de todos y cada uno de nosotros.
Cuando dejamos nuestra Luz Interior brillar, inconscientemente animamos e impulsamos a los demás para que hagan lo mismo. Y cuando logramos liberarnos de nuestros propios miedos, también animamos a los demás para que hagan lo mismo.
No te escondas. No tengas miedo. Deja siempre tu Luz brillar.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s