Las velas no mienten

En uno de los rituales de descarga y limpieza que realizamos, una de las velas negras utilizadas por Aguamarine reveló con toda claridad cuál era el tipo de mal o daño que le estaban haciendo a la persona consultante.

Si se fijan en las imágenes, la vela al consumirse adoptó un llamativo color rosado y formó claramente la imagen de una pareja haciendo el amor.

A esa persona le habían realizado un amarre sexual, que las velas no solamente pusieron en evidencia sino que además, al consumirse, también lo quemaron, anularon y destruyeron.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s