¿Qué hay realmente detrás de los cursos de exorcismo que se organizan cada año en el Vaticano?

Algunos de ustedes me han preguntado por interno si acaso no me interesaba acudir a los cursos sobre exorcismo que tienen lugar cada año en el Vaticano. Me sugerían ustedes que quizás me servirían de refuerzo o perfeccionamiento de la actividad que, como exorcista laico, realizo hace casi 40 años.

Mi respuesta a esas sugerencias, sin duda bien intencionadas y que por ello agradezco, fue, es y será siempre un rotundo NO. Jamás acudiré a esos cursos. Ni aunque me pagaran por ello.

¿Por qué?, me preguntarán. Por las razones siguientes, tan evidentes como incomprensibles:

Por muchos expertos de distintas áreas que dicten las charlas y conferencias de esos cursos, profesionales cuya experiencia y conocimientos no pongo en duda, el hecho de saber quién está realmente detrás de ellos, me produce una intensa desazón y preocupación.

Los cursos sobre exorcismo en el Vaticano están organizados por el Instituto Sacerdos, una entidad perteneciente al Pontificio Ateneo Regina Apostolorum, que a su vez es una institución universitaria con sede en Roma.

¿Y saben ustedes quiénes dirigen y controlan el Regina Apostolorum, y por tanto el Instituto Sacerdos?: los Legionarios de Cristo.

Los Legionarios, sí. Uno de los grupos con más poder e influencia en la Iglesia. Incluso más radicales y ultraconservadores que el Opus Dei.

Los mismos Legionarios que fueron fundados por ese monstruo inmoral y pervertido que fue Marcial Maciel, organizador de una enorme red pedófila y pederasta bajo el amparo de la Iglesia.

Los mismos a los que pertenece Norberto Rivera Carrera, arzobispo primado de México, quien ha dicho públicamente barbaridades como ésta: «En ningún versículo de la Biblia dice que violar niños sea pecado», y quien sigue siendo encubridor y cómplice de dicha red de abusadores y violadores de niños.

Los mismos legionarios que hacen con esos cursos un suculento negocio, lucrando, y lucrando mucho, cobrando cifras astronómicas en esos cursos de pocos días de duración, cerca de medio millón de pesos sólo por la entrada, traducciones aparte, alojamiento y manutención aparte…

Por estas razones, nunca acudiré a uno de esos cursos de exorcismo en el Vaticano. Es más: por todo lo ya mencionado, pongo seriamente en duda que lo que se enseñe en tales cursos sea realmente efectivo para combatir al Maligno.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s