Grýla, el monstruo navideño de Islandia

La giganta y sus monstruosos parientes

La festividad de invierno en Islandia está asociada a una giganta menos conocida y profundamente inquietante llamada Grýla. Su origen se remonta a la mitología nórdica y la primera mención escrita de ella se encuentra en la transcripción de las tradiciones orales de Escandinavia, la Prose Edda. Aunque en esa obra se la menciona en el siglo XIII como fea y malvada, como la mayoría de los gigantes de la mitología nórdica, no se la asoció con las fiestas de invierno hasta el siglo XIX. La primera mención de esta asociación se encuentra en el poema llamado Poema de Grýla, que describe a sus 13 horribles hijos, conocidos como los Muchachos de Yule.

Son los hijos de Grýla y su tercer marido, Leppaludi. Estos niños maliciosos gastan bromas y acosan a la gente durante los últimos 13 días previos a Yule. Los niños dejan sus zapatos en los alféizares de las ventanas y los Muchachos de Yule les dejan regalos en ellos. Sin embargo, si se han portado mal, encontrarán una patata en el zapato en lugar de un regalo. El número de «Yule Lads» y sus gestos varían según la región y la época. Algunos los describen como meras molestias, pero otros afirman que son despiadados y matan o devoran a los niños desobedientes. Como muchas otras figuras asociadas a las fiestas de invierno, han servido de excusa para asustar a los niños y hacer que se porten bien. Hoy se les representa como hombres agradables y alegres, pero los cuentos más antiguos los describen como monstruos. Al igual que su aterradora madre, disfrutaban con el sufrimiento de los niños y ansiaban su carne.

La historia y el motivo

Las primeras descripciones de Grýla la describen como una giganta fea y desdichada que mendigaba, engañaba o intentaba cambiar a los padres por sus hijos para poder alimentarse de ellos. Cuanto más malhumorados y desobedientes eran los niños, más disfrutaba de su sabor. Podía saciarse con regalos de otros alimentos o había que ahuyentarla. Según las historias, vivía en una pequeña cabaña cerca de las afueras de la ciudad, pero cuando la gente se cansó de tener que ahuyentarla y mantener a sus hijos a salvo de ella, la desterraron a una cueva en las montañas o a los campos de lava de Dimmuborgir, en el norte de Islandia.

Al igual que ocurre con San Nicolás, Krampus, Perchta y otras entidades asociadas a las fiestas de invierno, se dice que puede saber si los niños se han portado mal a lo largo del año. Su castigo para los niños «malos» o «traviesos» consiste en recorrer los pequeños pueblos y cabañas de los alrededores de su cueva, recoger a los niños malos de sus casas metiéndolos en su saco y llevarlos de vuelta a su casa, donde los hierve en un guiso en su caldero. Una diferencia interesante entre Grýla y otros hombres del saco o seres sentenciosos es que no castiga a los niños ni los recompensa para mantenerlos a raya; sólo quiere comérselos, y los niños malos son los que mejor saben. Se dice que atrapa a todos los niños que se portan mal y les prepara un guiso lo bastante grande como para comérselo hasta el año siguiente.

Su amigo felino

A menudo se dice que Grýla está acompañada por el Gato de Yule, que comparte el mismo gusto por la carne de los niños. Sin embargo, a diferencia de Grýla, el Gato de Yule es menos exigente con el comportamiento y el temperamento de los niños que se come. Los cuentos modernos afirman que le atrae devorar a los niños que no han recibido ropa nueva para las fiestas. La ropa vieja y hecha jirones es un condimento delicado para el terrible Gato de Yule. Este gato comparte cierta similitud con Frau Perchta de las antiguas tradiciones germánicas. Comparten una amenaza basada en la necesidad de terminar de hilar el hilo y la lana antes de fin de año. Mientras que Perchta venía a castigar a los criados y niños que no habían completado sus tareas de hilado para Navidad, si para entonces no se había hilado lo suficiente para hacer ropa nueva, el Gato de Yule venía en Islandia.

Es difícil localizar los poemas y textos más antiguos que hablan de Grýla y su heterodoxa familia, pero sus historias y las de sus compañeros han sobrevivido y han seguido formando parte de la tradición navideña islandesa. Pocos gigantes de los antiguos cuentos nórdicos han mantenido su relevancia cultural en los tiempos modernos, lo que hace que Grýla sea tan especial como aterradora. Todavía se la describe en las historias de terror navideñas de Islandia, e incluso ha aparecido en el episodio navideño de la popular serie de Netflix Las escalofriantes aventuras de Sabrina.

El Gato Yule es un monstruo del folclore islandés, un gato enorme y feroz que se dice que acecha en el campo nevado durante la época navideña y se come a las personas que no han recibido ropa nueva para ponerse antes de la Nochebuena.

Fuente: Mythology, Philosophy and Folklore, en Facebook

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s