La acción tentadora del demonio crece en intensidad

En estos tiempos, y más ahora que se acerca una nueva Navidad, es necesario tener en cuenta que la acción tentadora del demonio, en todos los ámbitos, se hace más intensa; y hay que constatar, asimismo, que el trabajo del exorcista no se detiene tampoco.

Expulsar un demonio o un mal espíritu del cuerpo de una persona es algo mucho más común de lo que el común de la gente piensa. Este trabajo de caridad espiritual llega a ser, y realmente es, extenuante y agotador.

El proceso de exorcismo o de liberación no es sencillo, y muchas veces es necesaria más de una sesión. Y en no pocas ocasiones, la persona afectada llega a nosotros después de haber visitado distintos especialistas médicos, que no han podido encontrar respuesta a su situación ni a su problema.

Algunos de los síntomas que muestran una posesión o contagio, suelen estar relacionados con visiones, pesadillas, problemas diversos de salud (física, mental o espiritual), situaciones anormales y extrañas en sus propias casas, etcétera.

Un exorcismo es un ritual muy serio y profundo, en el que son requisitos fundamentales la fe y la oración. En no pocos casos, hasta que no se inicia el ritual, o en otros hasta que la sesión está bien avanzada, no se tiene la certeza de si la persona está poseída o no.

Y además se requiere -no nos cansamos de recordarlo- que un médico haya previamente descartado que la persona pueda sufrir cualquier tipo de enfermedad.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s