El gran engaño de la Nueva Era

enganos-nueva-era

La Nueva Era, o New Age, es el conjunto de todas aquellas vías místicas que comprenden filosofías, búsquedas y prácticas para el despertar de la consciencia y la evolución espiritual del ser. Esto incluye todo tipo de búsqueda relacionada con lo místico, psíquico, esotérico, secreto, oculto, astral, ascensional, energético-vibracional, cósmico-holístico, cuántico-científico, etcétera.

Esta nueva era de luz o era de acuario, según afirman diversos practicantes, marca el inicio de una expansión cósmica de la consciencia y del ser, una expansión individual de conocimiento, luz y revelación sin límites para un nuevo despertar de búsqueda y avance espiritual.

Es así como este movimiento holístico está haciendo que  el ser humano se concentre más en el auto bienestar espiritual. De ahí que su estructura se apoye en sistemas como el yoga, el reiki, el vegetarianismo, el naturismo, el feng shui, la ciencia (sobre todo la física cuántica), la tecnología, la astrología, la numerología, la música new age, la bioenergética, la metafísica, el magnetismo,  el control mental, etc., y además de todo esto sintetiza todos los sistemas religiosos en uno solo llamado sincretismo (volviéndose en un sistema holístico que integra toda ciencia y sabiduría tanto actual como ancestral), extrayendo de cada uno lo que mejor le conviene para liberar a las mentes humanas del estupor y estancamiento de la ignorancia y de la desilusión y así conducirlo a una evolución, auto despertar, avance superior de la consciencia y de la espiritualidad. Sin embargo, para muchos, a pesar de que sus intenciones aparentan ser a primera impresión lo más positivas, edificantes, coherentes y convincentes, existe un tremendo daño y peligro espiritual en todo esto.

No cabe duda de que ciertas vías como el autocuidado físico, el vegetarianismo y el naturismo son de gran ayuda en la recuperación y mantenimiento de la salud. Pero aquí no radica el problema, sino que el problema está  en todos los sistemas místico-energéticos que van de la mano con muchas tendencias de la nueva era que atesoran, incorporan y mezclan toda clase de conocimientos, sobre todo de tipo científico.

La medicina occidental actual emplea la energía y la vibración para el diagnóstico y tratamiento de las miles de enfermedades que aún siguen en estudio, como la resonancia magnética nuclear, la tomografía, el ultrasonido, la radioterapia, etcétera. Asimismo, estamos utilizando y modificando el código genético del ser humano mediante la medicina genética, la biología, la fisiopatología, la física nuclear, la física molecular, la física cuántica, la fotónica, la farmacocirugía, etcétera. Todo ello, para producir energía y activar los procesos de curación del organismo, para ayudar al ser humano a través de nuevas investigaciones avances y horizontes médicos de esperanza en la salud humana y no por esto estamos haciendo brujería o hechicería, ni nos estamos involucrando con las fuerzas oscuras o fuerzas del mal.

El problema son las terapias energético vibracionales insustentadas científicamente y que se asocian con temas espirituales de la nueva era anticristiana como los cuarzos, las gemas, los imanes, el péndulo (radiestesia), el reiki, la cosmobioenergía, las sanaciones cuánticas, los códigos sagrados… o todo lo que prometa sanación o curación e involucre simbologías o simbolismos místico cósmicos, más ritualismos de diverso tipo.

Todas estas seudoterapias, todo tipo de prácticas que incluyan el control mental, sonidos, simbologías, visualizaciones y posturas para el despertar del potencial físico, mental y espiritual del hombre y que prometen armonizar y sintonizarlo con la energía del universo, a toda esta corriente místico-modernista y sensacionalista se le llama “Nueva Era”.

La Nueva Era afirma buscar la evolución del ser humano y ascenderlo a niveles superiores de luz, de consciencia, de evolución y de espiritualidad. Muchos afirman buscar, despertar y desarrollar su ser crístico para tal efecto. Esto suena fascinante, pero es un gran engaño.

La Nueva Era asombra a muchos, porque mezcla conceptos espirituales evolutivos con conceptos científicos profundos de alta vanguardia (así es como la nueva era usa la ciencia para convencerte de una falsa verdad) y es donde se crean muchas terapias y prácticas holístico-energéticas que buscan la sanidad y evolución espiritual del ser humano.

La Nueva Era utiliza conceptos y terminologías científicas como:
“Campo cuántico”, “campo biomagnético”, “curación bioenergética”, “curación biomagnética”, “curación cuántica”, “curación cósmica-universal”, o a veces mezclan la ciencia con lo espiritual como por ejemplo el término de “geometría sagrada” en donde se utiliza el concepto “flor de la vida”, un símbolo que supuestamente contiene los secretos de la vida basado en supuestos registros akáshicos (etéricos), que supuestamente son una memoria del éter o memoria cósmica omnipresente, donde se almacenan todos los conocimientos del universo desde su inicio.

Cuando se combina toda esta parafernalia, la ciencia con lo espiritual, lo místico, lo curativo, lo oculto y lo secreto, es hasta cierto punto lógico que muchas personas queden absortas primero, fascinadas después y finalmente, se sientan atraídas y atrapadas.

Toda curación proviene de Dios y no por canalizaciones de la energía del universo, ni por imposiciones o manipulaciones bioenergéticas, para reparar trastornos o bloqueos energético-emocionales que impiden tu sanación física y espiritual.

Todo ser humano que pretenda curar o despertar la auto sanación física, emocional o espiritual de otro ser humano con este tipo de técnicas,  y que además también utilice visualizaciones mentales con simbologías y canalizaciones energéticas, está cayendo en trampas del demonio. Ni siquiera los supuestos maestros, gurús, canales y avatares que enseñan y ejercen estas técnicas, saben que están siendo utilizados para ayudar a las fuerzas del mal. Lo dice muy claro San Pablo en 2 Corintios 11:14.

UNA TRAMPA EN LA QUE MUCHOS HAN CAÍDO

De todos los engaños que envuelven hoy en día a la humanidad, no he descubierto aun ninguno que haya engañado hasta la fecha a tantas personas de tantos y tan diferentes credos, visiones del mundo, antecedentes políticos o personalidad.

Desde los que saludan con el “Namasté”, sin saber qué es lo que dicen exactamente y cuál es el origen del uso, tan extendido en nuestros días, de esa palabra; pasando por los que se apuntan a talleres de Kabalah, contactos con ángeles, sanaciones cuánticas, apertura del tercer ojo y otros muchos, a los que creen que profundizan en su sabiduría si aprenden a “canalizar” a “sabios maestros del más allá”, o los que leen a Helena Blavatsky creyendo que era una santa y pura, todos han caído, en un grado o en otro, en alguna trampa de la Nueva Era, y su nueva religión mundial.

 

Lo importante es enmendar el error a tiempo, no caer más de la cuenta y ver por uno mismo los propios errores. La receta para todos nosotros es la misma:

-Habla sólo de lo que entiendas

-No pronuncies palabras que no sean en tu idioma y cuyo significado desconozcas profundamente.

-Desconfía de la novedad, las mentiras de hoy, son las mentiras de siempre, revestidas de bondad y salvación para el mundo.

-No te engañes a ti mismo.

-Si un nuevo “maestro” es anunciado por los canales de televisión, puedes estar seguro de que es una farsa, aunque mueva montañas.

–La única verdad es que todos estamos inextricablemente unidos a nuestro Creador y que no debemos decepcionarle. Para ello hay que ser astutos como serpientes y pacíficos como palomas.

-No todo lo que provenga del Tibet o la India es ‘per se‘ sinónimo de pureza, sabiduría, bondad o algo sagrado. Piénsalo; un país con tantos “sabios” por centímetro cuadrado nunca podría alojar la enorme cantidad de pobreza y miseria que hay allí.

-Las “buenas” palabras pueden encerrar pensamientos puros y pensamientos e intenciones “impuras”. Se requiere siempre un ejercicio posterior de alinear las palabras a los actos, para detectar posibles incoherencias.

 

Anuncios

Una respuesta a “El gran engaño de la Nueva Era

  1. Contactos con angeles tambien es un engano??….Bueno creo que depende que con que persona una aprende.Yo creo que nosotros mismos podemos hacerlo sin necesidad de otros….

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s