Una secta rusa mantuvo a sus miembros y a una veintena de niños durante casi 20 años bajo tierra

El anciano líder de la secta, en el momento de ser detenido

Un trágico y funesto descubrimiento acapara la atención en distintos medios internacionales. Un importante diario ruso ha revelado la existencia de una secta que ha mantenido durante casi dos décadas a sus 70 miembros repartidos en celdas bajo tierra, en la República de Tatarstán, en Rusia. Entre ellos, había 27 niños: la mayoría de ellos, no conocía la luz solar y se encontraban muy sucios al ser descubiertos. No contaban con electricidad y habían perdido todo nexo con el exterior.

Todos ellos vivían bajo la tutela de un ex predicador musulmán de 83 años llamado Fairsrajman Satarov, quien decía ser profeta de Mahoma pero se opone a algunos preceptos del Islam. Fue él quien ideó toda esta barbarie: ordenó a sus discípulos construir un gran sistema de celdas bajo su casa –de unos 700 metros cuadrados- y dispuso que ninguno de sus seguidores saliera. Los amenazaba con el fin del mundo, según el diario ruso “Kosomolskaya Pravda”.

No se ha detenido a estos habitantes subterráneos, que se hacen llamar ‘muammin’ (creyente en árabe), aunque son conocidos como Fayzarahmanistas, por su profeta.

El hallazgo fue casual. Tras una denuncia, un comando especial asaltó el recinto del ‘profeta’ por sospechas de terrorismo cuando se investigaba el asesinato de un religioso islámico.

Ubicada en Kazán (capital de Tatarstán) -a orillas del río Volga y a unos 800 kilómetros de Moscú-, la secta sólo permitiría a unos pocos miembros salir al exterior para trabajar en un mercado local. Otro dato sorpresivo es que Satarov, quien fue imán de una provincia vecina, había declarado su casa como “un estado islámico independiente”.

La casa que ocultaba las cuevas fue construida ilegalmente, según comunicó la policía de Tatarstán, república federada rusa.

 Un gran búnker subterráneo

Los 70 miembros de una secta en Rusia vivían sin contacto con el mundo exterior a las afueras de Kazán, capital de la república federada rusa de Tartaristán. Una casualidad hizo que las autoridades se toparan con un gran búnker subterráneo, donde vivían sin luz ni electricidad. Entre ellos había más de 20 niños.

El fundador, se declara a sí mismo como un “profeta” en contradicción con los principios del Islam, según declaraciones de la fiscal adjunta de Kazán, Irina Petroca.

De acuerdo a los medios, Satarov tuvo su primera visión en 1964 y se autocalificó profeta a fines de los años 80. En 1996 compró un recinto de unos 700 metros cuadrados a las afueras de Kazán.

La vivienda de la secta tenía una fuente de agua propia e incluso un dispensador de combustible. Las mujeres dieron a luz a sus hijos en este complejo y las clases las impartía el propio “profeta” Satarov.

Fairsrajman Satarov, el líder de la secta

 “Soy un servidor de Satán”

En una entrevista que dio en 2008 al diario Komsomolskaya Pravda, Satarov señaló que se había peleado con otros clérigos y autoridades en la era comunista, cuando la KGB lo envió a naciones musulmanas con historias acerca de la libertad de religión en la oficialmente atea Unión Soviética.

“Así es como me hice siervo de Satán, un traidor”, fue citado Satarov. “Cuando entendí eso, me arrepentí y empecé a predicar”, señaló el diario The Guardian.

“Para los denominados ‘faisrachmanistas’ cualquiera que no vive según el Corán es un enemigo”, dijo un portavoz del gobierno en la república federada de Tartaristán en declaraciones al diario “Kommersant”.

“La comunidad tenía su propia jerarquía”, agregó. Las clases las daba el “profeta” personalmente y algunas madres incluso llegaron a dar a luz bajo tierra. Las tumbas estaban escondidas.

Los menores que fueron rescatados acudirán a orfanatos. Mientras tanto, sus padres, quienes han sido acusados por abuso de menores, han amenazado con el apocalipsis si no se los devuelven.

Además, han anunciado que opondrán resistencia contra la demolición de la vivienda de su “profeta”, construida de forma ilegal.

“Vendrán con excavadoras y armas de fuego, pero tendrán que demoler esta casa sobre nuestros cadáveres”, señaló el miembro de la secta Gumer Ganiyev al canal de televisión Vesti. Medios locales afirman que Satarov lo ha nombrado como su representante.

 Momento del traslado de algunos niños de la secta

Los niños, trasladados a orfanatos

Las autoridades en Rusia enviaron a orfanatos a los niños que vivieron durante años bajo tierra en una secta musulmana desmantelada en Kazán, capital de la república de Tatarstán y que lideraba el autoproclamado profeta Faizrahman Satarov, un anciano de 83 años.

Por lo menos una quincena de niños, hasta 27 según algunas fuentes, fueron rescatados esta semana de las profundidades de una vivienda a las afueras de esa ciudad rusa, donde vivían sin ver la luz del día y algunos desde hace más de diez años.

“Los niños tienen miedo. Después de todo lo sucedido temen lo que les pueda pasar”, dijo  Fana Sayanova, una integrante de la secta, al canal de televisión ruso en inglés RT.

Los adultos, que llevaban años sin ver a un médico, se resistieron a ser atendidos por los servicios sanitarios y defendieron a ultranza su modo de vida asceta y aislado. “Luchan contra el mismísimo Alá”, exclamó un hombre ante la cámara de televisión.

Rastiam Bakirov, médico jefe del hospital municipal de Kazán, recordó que el día que atendieron a los sectarios “una mujer tuvo un aborto, por lo que recibió asistencia en el lugar (en los sótanos del inmueble)” . “Costó mucho convencerla de que necesitaba ayuda”, reconoció.

Más de sesenta seguidores de la secta, vivían en unas catacumbas de ocho niveles construidas en forma de laberinto en el subsuelo de una vivienda.

Las autoridades contaron treinta habitaciones de seis metros cuadrados cuando llegaron para registrar la residencia de una secta cuya existencia todos conocían, pero nadie reunía la determinación de desmantelar.

Solo después del asesinato el pasado 19 de julio del mufti de Tatarstán, Ildus Faizov, tiroteado en la puerta de su domicilio, se interesaron las autoridades de la histórica región rusa de mayoría musulmana en ésta y otras organizaciones islámicas no tradicionales.

Tanto las autoridades civiles como religiosas de Tatarstán sabían que Satarov, un imán mimado por el régimen soviético, se había autoproclamado profeta del Islam para reunir a decenas de seguidores y guiarlos hacia una vida bajo tierra en un “califato” que instauró en el subsuelo de su vivienda. “Durante muchos años no pudimos acceder al interior”, reconoció al diario digital Gazeta.ru la vocera de la Fiscalía de Kazán, Irina Petrova.

Después del asesinato de la máxima autoridad religiosa regional, las fuerzas del orden se presentaron en el “califato” de la sectarios, autodenominados como “Fayzarahmanistas” en honor a su líder, al que llegaron buscando armas, pero se encontraron con una comunidad religiosa que vivía en las tinieblas.

Los adultos miembros de la secta se resistieron a abandonar el lugar

 “Un hormiguero”

Los servicios sociales, que llegaron poco después, constataron que “el hormiguero” que habitaba la secta no reunía las mínimas condiciones para la vida, sin ventilación y en la más absoluta oscuridad.

“Una letrina primitiva en el patio de la casa, falta de ventilación, un único frigorífico en la cocina, en la que se cocinaba en una caldero común del que comían todos”, señala el acta de los inspectores sanitarios.

Algunos niños jamás habían abandonado el subsuelo de la casa, donde habían nacido sin la intervención de médicos y donde permanecieron toda su vida sin ver la luz del sol.

“Satarov prohibía a sus seguidores acudir a centros sanitarios y recibir cualquier ayuda médica. Prohibía que los niños en edad escolar fueran a la escuela”, dijo Petrova.

El líder, oriundo de la vecina a Tatarstán república de Bashkiria, otra histórica región musulmana de Rusia, perteneció al “clero oficial” durante la dictadura soviética y ascendió incluso a segunda autoridad religiosa de su natal Ufa, una de las mayores ciudades rusas de los Urales.

A finales de los ochenta se autoproclamó profeta del Islam y fue expulsado del Directorio Espiritual de los Musulmanes de Bashkiria, tras lo cual se le prohibió incluso la entrada a las mezquitas, recuerda el experto en estudios étnicos y religiosos, Rais Suleymanov.

Después de vivir en varias ciudades y reunir a decenas de adeptos, Satarov se estableció en Kazán, donde con dinero de sus seguidores construyó el inmueble que se convertiría en residencia y templo de la secta.

Cientos de sectas en Rusia

En Rusia hay cientos de sectas, investigadas a menudo por las autoridades rusas. Se instalan sobre todo en regiones apartadas, a donde no llegan ni autoridades ni la Iglesia rusa. Según expertos, el boom de las sectas tras la caída de la Unión Soviética hace 20 años se debe a que muchas personas se sintieron faltos de perspectivas. Las sectas llenaron el vacío ideológico.

La mayoría de grupos que siguen a los líderes por presunta gracia divina suele ser inofensiva. Pero a menudo la ignorancia de las autoridades raya la catástrofe, consigna Dpa.

Muchos rusos tienen todavía fresco el recuerdo del “drama de Penza”, cuando cerca de esta ciudad del centro del país se escondieron a fines de 2007 unos 30 miembros de una secta apocalíptica con sus hijos en un sistema subterráneo de túneles. Pasaron varios meses antes de que abandonaran el escondite.

Tatarstán estaba considerada en Rusia el ejemplo de convivencia entre musulmanes y cristianos ortodoxos. Pero en las últimas semanas se multiplicaron las informaciones sobre radicales islamistas. Precisamente las investigaciones para capturar a los extremistas fue lo que condujo a los agentes hasta la sede de la secta.

Fuente: Varios medios

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s