Yo canto al cuerpo eléctrico (Walt Whitman)

¡Oh, cuerpo mío!, no me atrevo a abandonar a tus semejantes en otros hombres y otras mujeres, ni a los semejantes de las partes que te componen;

Creo que tus semejantes perdurarán o morirán con los semejantes del alma (y que son el alma),

Creo que tus semejantes perdurarán o morirán con mis poemas, y que son mis poemas,

Poemas del hombre, de la mujer, del niño, del muchacho, de la esposa, del esposo, de la madre, del padre, del joven y de la joven,

Cabeza, cuello, pelo, orejas, lóbulo y tímpano de la oreja,

Ojos, pestañas, iris del ojo, cejas y la vigilia o sueño de los párpados,

Boca, lengua, labios, dientes, paladar, mandíbulas y articulaciones de las mandíbulas,

Nariz, aletas de la nariz y tabique,

Mejillas, sienes, frente, mentón, garganta, nuca, forma del cuello,

Fuertes hombros, barba viril, omóplatos, espalda, y el ámbito del pecho,

Brazo, axila, junta del codo, antebrazo, músculos del brazo, huesos del brazo,

Muñeca y coyunturas de la muñeca, mano, palma, nudillos, pulgar, índice, articulaciones de los dedos, uñas,

Amplio pecho, rizado vello del pecho, esternón, costados,

Costillas, vientre, espinazo, vértebras,

Caderas, articulaciones de las caderas, fuerzas de las caderas, redondez cóncava y cónvexa, testículos, raíz del hombre,

Muslos, que son la firme base del tronco,

Músculos de la pierna, rodilla, rótula, piernas,

Tobillos, empeine, planta del pie, dedos del pie, talón,

Todas las actitudes, todas las bellezas, todos los bienes de mi cuerpo o el tuyo, o del cuerpo de cualquier otro, varón o mujer,

Las celdillas de los pulmones, el estómago, las entrañas dulces y limpias,

El cerebro y sus pliegues dentro del cráneo,

Simpatías, válvulas del corazón, válvulas del paladar, sexo, maternidad,

Lo femenino y todo lo que pertenece a la mujer, y al hombre que nace de la mujer,

El seno, los pechos, los pezones, la leche del pezón, las lágrimas, la risa, el llanto, las miradas de amor, la amorosa inquietud, las erecciones,

La voz, la articulación, el lenguaje, el susurro, el grito,

El alimento, la bebida, el pulso, la digestión, el sudor, el sueño, caminar, nadar,

Porte de las caderas, saltar, recostarse, abrazarse, brazos que se curvan y aprietan,

El continuo movimiento de las comisuras de los labios y de los ojos,

La piel, la mejilla tostada, las pecas, el pelo,

La sensación curiosa de la mano al rozar la desnuda carne del cuerpo,

Los ríos incesantes del aliento, de la inspiración y la exhalación,

La belleza del talle y de las caderas, y más abajo, hasta las rodillas,

Las mínimas partículas rojas que llevo y que tú llevas, los huesos y la médula de los huesos,

La sensación deliciosa de la salud;

Afirmo que estas cosas no sólo son los poemas del cuerpo, sino también del alma,

Afirmo que son el alma.

(Extraído de: ‘Canto de mí mismo y otros poemas’, Walt Whitman).

 

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s